Sunday 16 de June, 2024

POLíTICA | 04-02-2024 12:30

Pichetto, el aliado inesperado del Gobierno

El diputado justicialista trabaja para colaborar con el Gobierno. Los tres ejes que busca liderar y los funcionarios que no le gustan.

Al día siguiente de haber sido electo, Javier Milei, en una entrevista con Eduardo Feinmann, afirmó que Miguel Ángel Pichetto (73) tendría un rol clave en el trabajo parlamentario. Hoy, dos meses después de aquella frase, el presidente parece haber encontrado en Pichetto a un aliado que no siempre estuvo de su lado del mundo. Pichetto fue candidato a diputado en la lista de Horacio Rodríguez Larreta, que quedó en el camino en el primer turno electoral, es decir que estaba en el espacio político que confrontó con Milei. Luego en el balotaje se manejó con cautela, pero más cerca de de Sergio Massa que del líder libertario. Pero una vez que el nuevo Gobierno se echó a rodar, Pichetto decidió comenzar a trabajar para colaborar con el Gobierno de Milei. Formó un bloque parlamentario llamado “Hacemos Coalición Federal” de 23 diputados, que se volvió clave para el Gobierno porque si se suman los 39 diputados del bloque de la Libertad Avanza, más los 37 del PRO, más los 34 del radicalismo, la suma da 110 diputados. Es decir que no alcanzaría para reunir las 129 bancas necesarias para el quórum. Con los 23 diputados del bloque que preside Pichetto, se llega a 133. 

Pichetto es un político hábil que sigue utilizando artimañas clásicas a la hora de instalar temas en la opinión pública. A veces da entrevistas en las que plantea sus posturas, pero también mantiene conversaciones en off the record con periodistas o líderes de opinión con los que deja trascender sus ideas. En las diferentes entrevistas que dio en las últimas semanas, se refirió a sus posturas respecto del proyecto original que envió el Gobierno y mostró sus intenciones de “ayudar” o “colaborar” y se refirió a tres temas fundamentales que el Gobierno debería poner en acción: fortalecer el diálogo con los gobernadores, construir una mayoría parlamentaria y virar hacia una coalición de Gobierno. Como cualquier viejo lobo, cuando Pichetto ofrece estos consejos, también ya tiene en su cabeza un plan para ejecutarlo, porque es el diputado que tiene mejor diálogo con la mayoría de las provincias. En el pasado se lo bautizó como el CEO de los Gobernadores y también se ve a sí mismo como alguien que puede conducir la discusión parlamentaria. Un ejemplo es cuando le preguntan por el capítulo sobre las privatizaciones. Pichetto ya planteó su postura sobre que no se pueden privatizar todas las empresas del Estado, porque algunas son estratégicas, como el Banco Nación o las empresas que tienen más de 70 años desarrollando tecnología nuclear, una inversión en conocimiento que es vanguardia en el mundo. También dijo que no hace falta ir a un esquema de privatización total como fue en la década de los ‘90 sino que se podría trabajar en un esquema mixto que incluya inversores, Estado y trabajadores. Esta idea no es nueva, ya la había plasmado en un libro que escribió junto al ex ministro menemista Roberto Dromi llamado “Cómo recuperar el Desarrollo Argentino”. Dromi es un hombre de consulta permanente de Pichetto.

No todo es color de rosa entre Pichetto y el Gobierno. Sobre el asesor Frederico Sturzenegger dijo que no entiende el mundo de la política y que siempre ha fracasado. Al ministro de Economía Luis “Toto” Caputo lo criticó por no haber ido al Congreso y ya lo tenía entre ceja y ceja durante el Gobierno de Macri de quien decía que se había ido por ataques de pánico. Nicolás Posse tampoco está entre sus preferidos del Gobierno. Sobre los únicos que ha manifestado algún elogio fue sobre el asesor presidencial Santiago Caputo y sobre el propio presidente. El diputado no suele dinamitar todos los puentes.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios