Saturday 20 de April, 2024

POLíTICA | 24-02-2024 09:38

Sandra Pettovello, una amiga en problemas

La funcionaria más cercana a Milei está en crisis. Internas con Posse, espionaje y amenaza de renuncia. Su chalet en Olivos.

Sandra Pettovello comparte con Javier Milei y otros funcionarios una característica distintiva de este gobierno: la mayoría de ellos hizo su debut en la función pública hace poco más de dos meses. Pero, a diferencia de ministros como Patricia Bullrich o Luis “Toto” Caputo, Pettovello es una amiga incondicional del Presidente, a punto tal que él mismo lo dijo en diferentes ocasiones: “Mis amigas son Sandra Pettovello y Gladis Humenuk”. Esta última fue candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires y hoy integra la Secretaría General de la Presidencia bajo las órdenes de Karina Milei.

Quienes conocen a Pettovello destacan dos cosas: 1) tiene una personalidad similar a la de Milei y modos parecidos, sobre todo a la hora de dejar en claro que parte de su trabajo es intentar exponer un sistema corrupto en el que referentes sociales hacen negocios con los más pobres; y 2) mantiene fuertes diferencias con el jefe de Gabinete Nicolás Posse. En estas últimas semanas trascendió de parte de interlocutores y amigos de Pettovello que ella se siente “espiada” por el jefe de Gabinete a través del interventor de la AFI, Silvestre Sívori, lo que abriría otra vez la eterna trama de espionaje ilegal en la política argentina.

La interna con Posse responde ni más ni menos que a la disputa por el beneplácito del líder. Ella es la amiga del Presidente y él es el funcionario de mayor poder y confianza. En términos de poder, Posse posee mucho más volumen que ella, pero lo cierto es que Petovello ostenta mayor cercanía con el líder de los libertarios argentinos, a tal punto que tiene a disposición un chalet en Olivos por si permanece trabajando hasta tarde y desea quedarse a dormir. Ningún otro funcionario cuenta con esa posibilidad. 

Otro detractor que tiene es Oscar Zago, el jefe de la bancada oficialista en Diputados, quien en los pasillos del Congreso ha dicho que “el ministerio le queda grande” a la ex pareja del actor Pablo Rago. Aunque la palabra de Zago no tiene mucho valor para Pettovello ya que una de las pocas tareas que tenía para este año el diputado era conseguir la aprobación de la ley ómnibus, y no pudo cumplirla. 

Pettovello tiene bajo su órbita el equivalente a cuatro ministerios: Desarrollo Social, Trabajo, Educación y Cultura. Además le sumaron la Anses, que también es un organismo con despliegue territorial en todo el país. Quienes la cuestionan parten de la base de que no tiene experiencia política suficiente para manejar tantas carteras juntas,  y de semejante magnitud. Como contraparte, la ministra de Capital Humano tiene enfrente a las Organizaciones Sociales, a la CGT, a los gremios docentes y a los jubilados.

Tras el viaje a Roma, en el que acompañó al Presidente, trascendió que Pettovello había roto en llanto en su oficina por las presiones que recibe para entregar alimentos a los comedores. En el ministerio minimizan ese rumor. Incluso habría amenazado con renunciar, un recurso que ya había utilizado cuando en la génesis del Gobierno se barajó la posibilidad de que Patricia Bullrich se quedara con el área de Desarrollo Social en vez de Seguridad. En aquel momento Petovello también dijo que si le sacaban Desarrollo renunciaría. Milei prefirió conservar su amistad.

Razones de los faltantes. El hecho de que no haya para los comedores, según fuentes de NOTICIAS, respondería a que habría faltantes de alimentos en los depósitos del Ministerio de Capital Humano. En los últimos meses de la gestión de Alberto Fernández se habrían dejado de comprar alimentos secos y el actual gobierno se dio cuenta demasiado tarde de que lo poco que quedaba en los galpones ya no era suficiente. Para justificar los retrasos en la entrega de comida, desde el Ministerio dijeron que se proponían terminar con la intermediación y fortalecer la Tarjeta Alimentar para que los beneficiarios se autogestionen sus compras en los supermercados. Una excusa para tapar la torpeza.

La primera aparición pública de Pettovello fue en un anuncio que hizo el 18 de diciembre, dos días antes de la primera marcha contra el gobierno de Milei. Allí reafirmó que “el que corta, no cobra”, en sintonía con la postura del Presidente sobre aquellos que interrumpen el tránsito mientras se manifiestan. La segunda vez que se le escuchó la voz a Pettovello fue a principios de febrero cuando, en medio de una marcha, salió del Ministerio para decirle a los manifestantes que iba a “atender uno por uno a los que tienen hambre, no a los referentes”. A los cuatro días se formó una fila de veinte cuadras con personas para anotarse. Pettovello es resistida por propios y ajenos, pero, por ahora, tiene el único respaldo que necesita, el de Milei. Con eso alcanza.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios