Lunes 28 de septiembre, 2020

RESTAURANTES | 27-08-2020 17:40

Roux

Peña 2300, esq. Azcuénaga, Recoleta. Pedidos: 4805-6794 / 116 673 5154. Lunes a sábados mediodía y noche, domingos sólo al mediodía. Delivery propio. www.rouxresto.com. Box Premium Catena Zapata: $ 6.500.

El boom de las cajas gourmet va tomando nuevas formas, cada vez más lujosas e inesperadas. Gracias a sus alianzas con bodegas, los restaurantes de alta cocina, como Roux, lograron trasladar el servicio que los distinguía a menúes para degustar en casa. En el caso de su nueva caja premium, fue el propio chef propiétaire Martín Rebaudino quién diseñó cada compartimiento, buscó los containers adecuados (un set de cajitas de acrílico para lavar y conservar), e ideó un menú de pasos simple y sofisticado, que requiere apenas de 5 minutos de preparación.

En rigor se trata de dos cajas, entregadas en auto por los mismos camareros (a veces incluso por el propio Rebaudino), para que lleguen en perfectas condiciones, con precintos de seguridad, y coquetos moños. El unboxing –anote esta palabra, es clave en el vocabulario del nuevo delivery– es sorprendente: el interior está troquelado para contener específicamente un menú de cinco pasos (blinis de centeno con crema ácida y caviar de trucha, tataki que atún rojo, cochinillo con puré de boniato, plato de quesos, mousse de chocolate y petit fours), una botella de Malbec-Malbec de Catena Zapata y dos copas Riedel (las más caras y apropiadas para una buena cata del mercado).

Además de esta propuesta de alta gama, Roux continúa con su carta especializada en pescados y mariscos y, para acercar a los vecinos del barrio, incorporaron platos de familia a precios accesibles: vitel tonet, guiso de lentejas, sopas de cebolla y calabaza, boeuf bourguignon, y hasta conejo a la cazadora. También, puede pedir paella y empanada gallega para una familia numerosa.

¿Qué será de este pequeño y acogedor bistró en el futuro? Ya están investigando sobre distintos sistemas sanitarios –separadores entre mesas, luces ultravioletas para sanitizar cubiertos y vajilla, tótems que rocían de alcohol a los comensales– pero sobre todo esperan la autorización para poner varias mesas en la vereda. Mientras llega la ansiada reapertura, puede pasar y llevarse un buen cafecito al paso, cajas de bombones o helados hecho en la casa.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Crítica gastronómica.

Comentarios