SHOWBIZ | 28-11-2023 07:05

Qué series volverán tras el fin de la huelga en Hollywood

Los actores y guionistas lograron imponer sus condiciones. Pero habrá menos producciones y trabajo. El plan ajuste.

Las huelgas terminaron, pero el año perdido de Hollywood es un punto de inflexión para la industria. Seis meses después de que se formaran por primera vez piquetes frente a las puertas de los estudios icónicos, los estudios finalmente pueden regresar al trabajo. Y los escenarios inactivos desde la primavera pasada están listos para reabrir, dando la bienvenida a miles de actores y miembros de los equipos de filmación.

El acuerdo trajo un alivio palpable entre los ejecutivos de los estudios que estaban desesperados por salvar la actual temporada televisiva, en la víspera de las entregas de premios, y con las apariciones de las estrellas en festivales de cine y estrenos de lo que será el 2024 en plataformas. En la otra vereda, los líderes sindicales elogiaron el acuerdo propuesto de tres años, marcando que haría que la actuación fuera una carrera más sostenible.

Pérdidas

AMC Theatres, el operador de cine más grande del mundo, perdió US$ 561 millones en su último trimestre debido a que los ingresos colapsaron, un nuevo golpe al rubro tras la pandemia de COVID-19. Y la industria no espera recuperarse rápidamente. Y Hollywood tampoco será lo mismo que era antes del cierre. Los veteranos de la industria, incluidos ejecutivos, agentes de talentos y productores, revelan una profunda crisis en el negocio del cine, con una migración permanente de los consumidores al streaming. Algunos incluso señalan que el 2023 será recordado como un año perdido de producción y un punto de inflexión en la industria.

Actores huelguistas

“Los bolsillos de los estudios están golpeados. Definitivamente hemos superado el punto máximo del dinero fácil que supo alimentar a las plataformas de transmisión. Y ya no habrá el mismo volumen de contenido creado y ordenado, y eso significa menos empleos para el talento y para todos”, se lamentó el abogado Robert Schwartz, que representa a varios referentes de Hollywood.

Incluso antes de que los miembros del Writers Guild of America iniciaran la huelga a principios de mayo, ya había señales de una contracción importante en la industria. Walt Disney Co. comenzó a principios de este año a cesantear a miles de empleados y a recortar gastos en varios millones de dólares, un presagio de que el auge de la producción televisiva de casi una década, en una carrera para lanzar nuevos servicios de streaming, un período conocido en la industria como “el pico de televisión”, había llegado a su fin.

Escenario

La primavera pasada, los productores comenzaron a reducir los pedidos de programas de televisión y proyectos cinematográficos a medida que Wall Street exigía ganancias por transmisión. Y las “huelgas gemelas” aceleraron la tendencia: cuando los miembros del Screen Actors Guild-American Federation of Television and Radio Artists se unieron a la huelga de escritores a mediados de julio, las ficciones se cayeron casi por completo. Se estima que desde mayo desaparecieron 45.000 puestos de trabajo de las nóminas de la industria del entretenimiento y la grabación de sonido, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Aún no está claro qué forma y tamaño adoptará finalmente la recuperación. Algunas producciones se pusieron en marcha rápidamente, mientras que otras podrían no regresar durante semanas, si es que regresan. La cautela prima en los estudios.  “No será cuestión de presionar un interruptor”, sinceró David Kramer, presidente de United Talent Agency. “Hay muchas fuerzas diferentes en juego que tendrán un impacto en el volumen del negocio”.

Actores huelguistas

El comité de negociación de televisión y teatro de SAG-AFTRA estimó el valor del nuevo contrato entre productores y artistas en más de mil millones de dólares, lo que incluye salarios más altos, mayores contribuciones al fondo de pensiones y salud del gremio, bonificaciones por programas de transmisión exitosos y protecciones contra la amenaza de la inteligencia artificial, cuestiones que muchos miembros consideraban existenciales.

El contrato propuesto contribuirá en gran medida a “abordar el impacto que el modelo de negocio de transmisión ha tenido en los miembros”, concluyó el negociador jefe de SAG-AFTRA, Duncan Crabtree-Ireland. “Cuando miremos hacia atrás... diremos que esta [negociación laboral] fue un momento que realmente cambió varias cosas de la industria en una dirección positiva”, agregó, señalando que la mayor parte de los trabajadores de la industria son de “clase media”.

Presupuesto

La Alianza de Productores de Cine y Televisión, que negoció en nombre de Disney, Netflix, Amazon Studios, Warner Bros. Discovery, NBCUniversal y otros, apuntó que el acuerdo representa “el mayor ajuste de contrato sobre contrato en la historia del sindicato, incluido el mayor aumento de salarios mínimos en los últimos cuarenta años, y un nuevo modelo de negocio para los programas de streaming”.

Actores huelguistas

Pero los mayores costos laborales (concesiones obtenidas por escritores y actores a través de meses de negociaciones con la alianza de estudios) podrían pesar sobre las decisiones de gasto y provocar una contracción en la producción, apuntan con lógica los especialistas. Las empresas ya habían prometido a Wall Street que serían más disciplinadas en sus gastos después de años de invertir miles de millones de dólares en programación para servicios de streaming para competir con Netflix. Disney, Warner Bros. Discovery, Paramount Global y otros han decidido reducir drásticamente el gasto y achicar la deuda derivada de adquisiciones.

Los ejecutivos refrendan que deben reevaluar sus agendas y prioridades. Algunos están a la espera de lo que depare el próximo año: apuestan a un mercado de publicidad televisiva más fuerte y con más ingresos, con algunas plataformas permeando a la inclusión de anuncios.

“La huelga simplemente añadió más presión de costos a un negocio que ya estaba en peligro”, señaló Rich Greenfield, socio y analista de medios de la firma de investigación LightShed Partners. “La dura realidad para los actores, escritores y todos estos gremios es que hay demasiado contenido y no genera suficiente valor. Con el costo de producción, los estudios van a recortar sus proyectos”, sintetizó Greenfield.

Programas

Ciertamente la producción de shows de televisión probablemente ha marcado su punto máximo: el año pasado las cadenas de televisión y los transmisores produjeron colectivamente un récord de 599 programas, según el análisis anual de FX Networks. Durante la primera mitad de este año, antes del impacto total de las huelgas, ya se había recortado aproximadamente un 10%, en comparación con los primeros seis meses de 2022. Y el número de series disminuirá aproximadamente un 20% más el próximo año, ubicando el total en aproximadamente 480 shows.

“Es necesario que haya un ajuste de los cinturones porque el nivel anterior de producción nunca fue sostenible”, marcó Schwartz. Un ejemplo es el recorte que Warner realizó al contrato por 250 millones de dólares con el director y productor J.J. Abrams luego de la fusión con Discovery.

Y la nueva cota para las producciones más caras está entre 5 y 7 millones de dólares por episodio, un 20% menos que la media anterior, cuando shows como “Game of Thrones” podían estar por encima de los 20 millones de dólares. Ese presupuesto hoy es para toda una temporada. 

Se espera en suma que los ejecutivos cinematográficos den luz verde a menos proyectos, evitando en gran medida los presupuestos de nivel medio, de entre 30 y 60 millones de dólares, series que no terminan de inclinar la balanza. “Los ejecutivos están buscando programas menos parecidos a la épica Juego de Tronos de HBO, con dragones que escupen fuego, y más parecidos a la modesta The Lincoln Lawyer, de Netflix, que estuvo un mes entre las más vistas”, desnudó el showrunner Marc Guggenheim. Será como el productor dice, una nueva era de orden fiscal.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios