Friday 1 de March, 2024

TEATRO | 11-10-2023 11:22

Imperdible espectáculo de cámara

“Olvídate del matadero”, de Pablo Finamore y Claudio Martínez Bel. Supervisión dramatúrgica: Mauricio Kartun. Unipersonal con P. Finamore. Dirección: C. Martínez Bel. Teatro del Pueblo, Lavalle 3636.

(CUATRO ESTRELLAS)

Se considera a “El Matadero”, el primer relato realista argentino. Fue publicado en 1871, veinte años después de la muerte de su autor, Esteban Echeverría (1805-1851), quien escogió el ámbito donde se sacrificaba y procesaban las reses para comercializar la carne y los derivados de su matanza, con el fin de contar una historia que enfatiza la barbarie
atribuida al régimen de Juan Manuel de Rosas. el principal caudillo de la Confederación Argentina y gobernador de la provincia de Buenos Aires.

En la trama, tras un diluvio que dura más de quince días y mantiene cerrado al establecimiento, el gobierno decide proveer una cantidad considerable de novillos para abastecer a los pobladores. Los que terminan disfrutando de ese
vital alimento son aquellos de más altos recursos y están ligados, de una u otra forma al poder. En cambio, la gente de los suburbios, más humilde, puja entre sí para lograr arrebatar los trozos que los carniceros descartan. La Iglesia, en
ese contexto, ayuda a prevenir una rebelión, llamando a la población a abstenerse por un tiempo del consumo de carne.

Con muy buen tino, el talentoso actor Pablo Finamore y su colega Claudio Martínez Bel, con supervisión dramatúrgica de Mauricio Kartún, imaginaron una propuesta en la que Misky, el protagonista, es el prototipo de un hombre con pocas luces. Hijo de la criada de Echeverría, aprendió a leer con voracidad cuanto papel escrito cae en sus manos. Todo lo absorbe con una fruición obsesiva, trátese de una lista de compras de su madre o del texto oculto que su patrón esconde en un cajón.

En la narración que irá desarrollando en el transcurso de apenas una hora, la complicidad con el público surge espontánea. Finamore, es un actor todo terreno, capaz de utilizar sus enormes condiciones físicas y vocales para poner
en escena la carga simbólica del cuento original.

Muy bien conducido por el director, en un espacio casi despojado, salvo por un adminículo que oficia de tranquera, carro o caballo, despliega un abanico de recursos con los que nos cuenta, muy naturalmente, que él estuvo presente el día que se faenó el ganado y la historia difiere bastante de lo escrito por Echeverría.

Surgen imágenes cargadas de fuerza y pasión en las que se acentúa la contradicción entre la civilización y la barbarie, entre federales y unitarios, la eterna dicotomía argentina que divide aguas desde aquellas épocas remotas.

En definitiva, es un imperdible espectáculo de cámara, en medio de la abrumadora cantidad de opciones que pueblan la cartelera porteña.

Galería de imágenes

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios