Personajes / 7 de Enero de 2017

Carolina Herrera Báez: “De mayor podría estudiar enfermería”

La hija de la diseñadora vino a la Argentina a presentar la nueva fragancia de “CH”. Rebeldía, legado familiar y dolor por Venezuela.

Carolina Herrera Báez: "De mayor podría estudiar enfermería"

Aterrizó a las cuatro de la mañana en vuelo desde Madrid, y sigue elegantemente fresca. Carolina Herrera Báez no es sólo en los papeles la portadora real del nombre de la emblemática marca del mundo de la moda que su madre Carolina inició hace 35 años, sino que también carga con su toque salvaje, algo alejada de la almidonada camisa blanca. La tercera hija de “La Señora”, que tuvo cuna e infancia venezolana, rebeldía pop neoyorquina y madurez mediterránea, cumplió 20 años como directora creativa de fragancias de “CH”. Una carrera que nunca pensó mientras estudiaba medicina o despuntaba su amor por el cine filmando documentales sobre toreros. El motivo de su visita a la Argentina es presentar “Herrera Confidential”, un proyecto tan íntimo como exclusivo compuesto por una serie de fragancias y aceites de lujo que fueron diseñadas para los gustos de medio Oriente y lograron globalizarse. Además de aprovechar de unos días visitando amigas y a su hermana Ana Luisa, que vive en Buenos Aires. Del otro lado del océano quedaron su marido Miguel “el Litri” Báez, un ex hombre de traje de luces devenido importante empresario inmobiliario y sus tres hijos: Olympia (10), Miguel (9) y Atlanta (5), que ya se han acomodado a los avatares de una madre que sigue el camino de la suya, intentado dejar su propia huella.
Noticias: En “CH” están de festejo. Hace 20 años que su madre le pidió que la asesorara con la fragancia (la 212), que definió su carrera.
Carolina Herrera Báez: Fue toda una experiencia, porque la verdad es que no sabía nada de nada. Yo no trabajaba en esto, quería ser médica, estaba explorando en el cine. Pero fue como una situación muy orgánica que fue llevándome de a poco hacia donde estoy hoy. “Vente este verano a ayudarme con un perfume”, me dijo, y así entré como una pasantía. No fue algo planeado, de hecho hasta el 2005 yo hice perfumería y cine.
Noticias: ¿No le dio miedo fracasar?
Herrera Báez: Nunca me cuestiono nada. Soy siempre pa’lante. Obvio que los éxitos son siempre mejores que los fracasos, pero los bajones hacen bien porque uno aprende de ellos. Lo mejor es que te los olvidas. La memoria es fantástica para eso. Soy bastante positiva. No me quedo enganchada.
Noticias: ¿Dónde quedó su amor por la biología?
Herrera Báez: Sigue. Es que no fue un interés que murió. No terminé medicina porque me descarrilé. Pero yo sé que de mayor podría estudiar enfermería.
Noticias: No la veo cuidando enfermos
Herrera Báez: ¡Pero me encanta! Es que ya doctor se me pasó el arroz, como dicen por ahí. Ojo, que soy pésima enfermera de mis niños. Si me dicen “Ma, me duele la cabeza”, yo les digo “Pues tomate una aspirina”. No soy muy hipocondríaca, pero sé que sería una buenísima enfermera. De hecho estoy pensando en estudiar enfermería.
Noticias: Volviendo a su profesión actual. ¿Su madre ya le había echado el ojo, o estaba a la mano en ese momento?
Herrera Báez: Estaba en el lugar correcto, en el momento correcto. ¡No podía zafar! Era la única disponible en casa. Mis otras hermanas; una se acababa de graduar, otra estaba casada y otra vivía en Venezuela. Fue algo como, “¿Quién está aquí? ¡Ah Carolina!” No me prepararon para hacer esto, no me hibernaron.
Noticias: ¿Por qué le preguntó, si antes no lo había hecho?
Herrera Báez: Tenía sólo una fragancia: “Carolina Herrera”, y quería algo muy diferente. Algo joven con otro toque. “Mira que estamos diseñando un perfume nuevo y necesitamos ideas de tu generación, ¿por qué no te vienes a ayudar?”, me dijo. Quería mezclar el mundo de Carolina Herrera con el mundo de Pepita Pérez hija, porque podría haber sido cualquier chica de mi edad.
Noticias: Usted no era una chica cualquiera, confesó que por ese entonces era bastante desatada, que había visto de todo…
Herrera Báez: Cierto. Es que mis padres eran muy estrictos, y entonces yo era muy rebelde. La ley de las compensaciones. Tampoco es que hice locuras, pero… ¡hice lo que quería! La verdad es que me divertí mucho.
Noticias: Su madre estaría desesperada
Herrera Báez: Desesperada, tú lo has dicho. Pero era muy buena estudiante. Creo que es genética, porque mi madre lo tiene también. No me escapaba o no salía si no había estudiado o preparado mi examen.
Noticias: ¿Con sus hijos es igual?
Herrera Báez: ¡Sí! (risas) “Ay mami la perfección, que pesada eres”. En casa yo soy la señorita Rottenmeier, porque el papá prácticamente los deja fumar. Bueno, no tanto, porque cuando quiere ser estricto, lo es. Pero él siempre es el bueno, el divertido, y yo la generala, la dura. Hoy puedo tener una vida desordenada, porque de pequeña hacía las cosas cuando las tenía que hacer.
Noticias: Caracas, Nueva York, Madrid, vivió en tres culturas distintas, ¿Qué le aportó cada una?
Herrera Báez: Cada lugar es un pedazo de mí. Yo soy bastante venezolana. Es mi cultura principal, mi raíz. Nueva York es mi ciudad favorita, porque me dejó lo más divertido. Fue mi escuela de la vida. Explorar y enterarse de que el mundo era gigantesco y que había que tolerar todo. Y Madrid es mi familia, mi segunda raíz, mi florecer.
Noticias: Hablando de Venezuela ¿Qué opina de lo que pasa en su país?
Herrera Báez: No he estado como en dos años, pero me duele el alma verlo partido, tan destruido. Allí está mi hermana Adriana, parientes, amigos, y siento dolor, impotencia, rabia y tristeza de ver a lo que la han convertido. Tengo fe que esto va a acabar.
Noticias: ¿Quién marca el pulso de lo que se viene en perfumería?
Herrera Báez: Hay de todo. En Latinoamérica, el hombre le compra perfume a la mujer; en España, ella se compra su propio perfume. Con “Herrera Confidential”, el éxito fue increíble en los países de Medio Oriente. Se han peleado por llevarse hasta la caja de presentación con todas las fragancias y los aceites. Pero son intensas, y en Japón no les gustan porque ellos son muy sutiles. Aquí la lanzamos hace 15 días y la favorita fue el “oud”, la más exótica y me sorprendió. El perfume tiene un misterio que no sabes qué pasará, porque hay muchos factores que no controlas. Un olor que nos gusta, pero en otro huele fatal. El pulso lo marca el consumidor.
Noticias: ¿Trata de decir algo con sus perfumes?
Herrera Báez: En cada perfume, el statement lo dice Herrera, la casa. Cuando diseño un perfume, uso mis memorias, mis recuerdos, pero lo que tiene que decir cada perfume lo pone la marca.
Noticias: Su madre siempre da la última puntada
Herrera Báez: Hay un perfume que queríamos hacer y que se propuso muchas veces, hasta que ella dijo; “¡Sobre mi cadáver!” Así que nunca se hará. Entonces ya sabemos, si es, “no me gusta”, se puede conversar; pero si es “sobre mi cadáver”¡olvídate!
Noticias: ¿Qué la vuelve loca de su madre?
Herrera Báez: Que de repente entra y (mueve el vaso) te arregla un vaso medio centímetro a la izquierda. Una flor, un centímetro a la derecha… Pura manía obsesiva.
Noticias: Hay que reconocer que sólo ella puede llevar una camisa blanca como recién puesta.
Herrera Báez: Fui a un viaje a la India con ella y aluciné. Subimos a elefantes, taxis, trenes, bicicletas, y se puso la camisita blanca a las 9 y al final del día no se le movió un pelo. Era como si se estuviera despertando. No hace nada, le sale natural. Es como si una burbuja la protegiera de todo, que nada la toque… es raro.
Noticias: ¿Cómo se lleva con el paso del tiempo? Porque dijo que no le gusta festejar sus cumpleaños.
Herrera Báez: ¡Muy bien! Me gusta festejarlo, pero cae en una fecha fatal. A todos se les pasa, ¡hasta mis padres a veces ni me llaman! Es el 28 de agosto, al fin del verano. La gente está harta de fiestas y justo comienzan las clases. Un clavo. Una vez mi marido me lo festejó un mes adelantado.
Noticias: Hablando de su esposo, ¿cómo fue que se casó con un torero?
Herrera Báez: La verdad es que me casé con un hombre. Me fui a España a hacer un documental sobre toreros y aunque no era un personaje, terminé liándome con él. Nos conocimos en una comida.
Noticias: La Casa Herrera acaba de cumplir su 35º aniversario, ¿se han plateado quién seguirá con el legado?
Herrera Báez: Es algo que últimamente me están preguntando y me da mucha ansiedad. Si no fuera mi mamá, te diría que me lo pienso, pero al ser tu madre sientes que ella va a estar ahí toda la vida (se emociona).
Noticias: Usted tiene una colección propia de joyería (Falling Jazmín) y sus decoraciones son famosas en las revistas, ¿Nunca quiso lanzar una línea?
Herrera Báez: La decoración me encanta. Me la paso dando vuelta la casa todo el tiempo.
Noticias: Pero tiene el nombre tomado.
Herrera Báez: ¡Estoy condenada por portación de nombre! Así que si lanzo mi marca, sólo podría llamarse Pepita Pérez.
Noticias: ¿Su madre alguna vez les ha dicho “Esto lo hice para ustedes”?
Herrera Báez: Jamás. Nunca sentimos esa presión, ni siquiera de pequeñas. Ella siempre quiso que cada una hiciera su vida, como ella pudo hacer la suya. Cada una es cada una. Fue esa libertad la que nos dio la posibilidad de poder trabajar con ella. Si me hubiese presionado, ahorita estaría bailando en un caño, sólo para llevarle la contra.
Gabriela Picasso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *