Sociedad / 18 de agosto de 2017

Wanda Nara, la nueva discípula de Mariana Nannis

Al igual que la mujer de Claudio Caniggia, la botinera tendrá un reality show para exhibir su vida de rica. Excesos y lujos. Gastatar para contarlo.

Por

Madre, esposa, modelo, manager y ahora, youtuber. La mediática Wanda Nara encontró una nueva faceta en su vida y, con un sorpresivo anuncio en Instagram, compartió la noticia con sus seguidores. “Un día con Wanda”. Mi canal YouTube llegará muy pronto”, publicó la rubia en la red social junto con un video donde se la puede ver muy sensual y rodeada de lujos.

Al mejor estilo de la botinera de los ’90 Mariana Nannis, la modelo mostrará el día a día de su excéntrica y millonaria vida en un reality show, un proyecto propio en el que trabaja desde principio de año junto a un equipo de profesionales de Milán. Aunque ambas siempre renegaron de ser parecidas, las similitudes entre ellas aparecen de nuevo. Bautizada como “la madre de todas las botineras”, Nannis fue pionera en mostrar su intimidad en una pantalla. Hace tiempo que la mujer del ex jugador de fútbol de la Selección Argentina, Claudio Caniggia, acapara todas las miradas por sus excéntricas posturas, sus exagerados gustos “sofisticados” y un afán desmedido por el lujo.

Los viajes en limusina, la adicción incontrolable a realizar ostentosas compras, así como la debilidad en bañarse con champán, formaron parte de los delirios surrealistas que ubicaron a esta diva frívola de los 90´, en el centro de la polémica de aquellos años. Frases extravagantes como “disfruto gastar plata y que la gente me envidie”, “yo las bombachas las uso una sola vez y las tiro” y “ahora sólo como caviar”, han quedado en el repertorio de las tantas provocaciones de Mariana.

Ahora, la mujer del delantero del Inter de Milán, Wanda Nara, parece ocupar su lugar. No viaja en limusina, ni se baña en espumantes, pero sí se traslada en jets privados y gasta fortunas en su gran fetiche: las carteras Louis Vuitton, valuadas en medio millón de dólares. Sus fotos junto a una Ferrari, una colección de viajes por lugares paradisíacos y postales en una mansión de ensueño, le valieron a la blonda el mote que rechaza: “La nueva Mariana Nannis”. Justamente esa delirante cotidianeidad será parte del contenido que, en breve, la botinera dispondrá en su canal de YouTube, donde el detrás de escena de un clan millonario, al igual que lo supo hacer la familia Caniggia, promete despertar curiosidad o rechazo.

Rubias paralelas

Ellas dicen ser distintas y siempre que pueden se tiran dardos: “A mi me parece grasa ella, por más que me sobre la plata, que no es el caso, jamás me bañaría en champán ni mucho menos”, lanzó una vez Wanda. Mientras que Mariana acotó: “No puedo salir en jogging y con la Ferrari porque es una ordinariez total. Es una mersa con plata”. Pero la vida que llevan ambas las une en codicia y búsqueda de fama. Por eso, sin darse cuenta, siguen los mismos pasos: las dos apostaron por un reality show para mostrarse al mundo rodeadas de lujo.

En auge

Es que este tipo de formato, los que documentan el minuto a minuto de las celebrities, son los productos audiovisuales más exitosos de los últimos tiempos.

Espiar la privacidad de polémicos famosos genera picos de rating o miles de likes alrededor del mundo. Es por eso que, celebridades como la empresaria Paris Hilton, han tenido su propio reality show, e incluso durante varias temporadas. Pero, sin duda, uno de los formatos de telerrealidad más aclamados a nivel mundial, es el de las millonarias hermanas Kardashians.

“Keeping up with the Kardashians” comenzó en 2007 y aun sigue vigente. En este programa se muestra cómo vive este prestigioso y envidiado clan estadounidense, que con esta idea ha logrado recoger ingresos anuales superiores a los 50 millones de dólares. Toda una suma redituable y tentadora para quienes como a Wanda y Mariana les gusta la excentricidad, la fama y, sobre todo, el dinero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *