Política, Sitios Externos / 17 de febrero de 2017

Acusan a Margarita Barrientos de “discriminar a bolivianos y paraguayos”

Lo dice su ex compañera de ruta y actual adversaria en Los Piletones, Mónica Ruejas. Por qué la dirigente amiga de Macri ya no vive en su barrio.

Por

Las dos principales referentes sociales de Los Piletones son enemigas. Mónica Ruejas, presidenta de la Junta Vecinal del barrio, acusa a Margarita Barrientos de gozar de privilegios por ser amiga de Mauricio Macri, de estar enceguecida por el poder y de olvidarse de las necesidades reales de la villa.

A través de un informe emitido por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Ruejas denuncia que las obras de urbanización fueron mal ejecutadas. Acusa al Presidente de ponerlos como un ejemplo de urbanización aunque, dice, no pueden acceder a los servicios básicos.

Oriunda de Salta, Ruejas (42) se define peronista, ostenta fotos con Néstor y Cristina Kirchner y llegó a Los Piletones hace treinta años, donde vive con sus dos hijas. En diálogo con NOTICIAS, cuenta que se distanció de Barrientos, con quien comenzó a trabajar en el ’89 cuando armaron el primer comedor del barrio. Dice que, con el tiempo, Barrientos “fue cambiando”. El trabajo en común duró tres años.

Manifiesta que la dirigente cercana a Mauricio Macri fue progresando y empezó a tener cada vez más recursos. “Incrementó su poder cuando ganó su amigo Macri como presidente”, dice. Y acusa: “Cuando el comedor que habíamos emprendido juntas comenzó a crecer vinieron los problemas. Había discriminación. Por ejemplo, acá en el barrio tenemos bolivianos y paraguayos, veía actitudes de Margarita que no me gustaban y me alejé”.

Noticias: ¿Ella no quería darles de comer?

Mónica Ruejas: No sé muy bien cuál es la expresión correcta, pero había como un abuso de poder.

Noticias: ¿Cuando Macri va al barrio visita solo el comedor de Barrientos?

Ruejas: Sí. El sector donde está Margarita es la parte de atrás del barrio y él ingresa por allí, donde está el Parque Indoamericano. Es la mejor calle que tiene Los Piletones porque la pusieron en condiciones para ella. Macri nos discrimina. Nunca respectó al movimiento villero. Tiene muy poca sensibilidad. No trabaja con todos sino con las personas que él y Margarita dicen. Se manejan muy arbitrariamente.

Noticias: ¿Por qué cree que Barrientos lo apoya?

Ruejas: Por los recursos, sinceramente lo digo. Los recursos que maneja y el lugar que ocupa Margarita le dan mucho poder. Aunque en el barrio ese poder es limitado. Margarita presenta a la hija como candidata a la Junta Vecinal y siempre ha perdido. A Margarita los vecinos no la eligen. Ella nunca ganó una elección acá porque no camina por el barrio, no conoce las manzanas. Ella hace lo mismo que los funcionarios, sale y entra por la parte de atrás. No ve el barrio más allá. No camina por la zona, ni lo va a hacer ahora porque se mudó a un lugar mejor, lógico. A un dúplex en Lugano, no sé con qué lo paga. Y al marido se lo ve en una camioneta 4×4.

Noticias: ¿Sigue hablando con ella?

Ruejas: Le pedí reuniones pero no me atiende. Ella dice que está todo bien en el barrio pero qué va a saber si ya no vive acá. Margarita recibe muchas donaciones económicas. Si hubiese puesto todo el esfuerzo en el barrio y no en mejorar sus propias condiciones, hoy estaríamos mejor. Es bueno que se investigue porque ella recibe donaciones privadas y públicas y no se la controla. Doy fe absoluta de que no se la controla. Saca provecho de ser amiga del Presidente. Tiene privilegios, solamente su comedor tiene gas y servicios. Tienen todo lo que en la televisión no se ve.

La Junta Vecinal denunció que la cooperativa La Unión Limitada perteneciente al esposo de Barrientos recibió 14 millones de pesos en 2016 y, a través de reclamos y denuncias presentadas en la Legislatura porteña, está averiguando cómo se distribuyó ese monto. Ruejas dice que los vecinos tienen miedo de cuestionar a Margarita porque creen que está protegida por Macri.

Consultada por NOTICIAS sobre estas acusaciones, Barrientos sostiene que el proceso de urbanización fue muy importante, que falta culminar la obra pero que todos los servicios son gratuitos para que los vecinos puedan acceder. Afirma que “no se cobra nada a nadie” y que los que la critican “son los que no se animaron a hacer lo que yo hice”. Sobre Mónica Ruejas en particular señala que “es una mujer inservible”. Reconoce que la une a Mauricio Macri una amistad de muchos años, pero niega que el Gobierno haga preferencia con ella sobre el acceso a los servicios o el apoyo a través de subsidios. Dice que su esposo tiene a cargo tareas en el barrio a través de la cooperativa pero que nunca ha cobrado el monto que denuncia la Junta vecinal. También aclara que en Lugano no alquila un dúplex sino “un PH al fondo”, y que sigue yendo a Los Piletones por la tarea del comedor. Niega cualquier acto de discriminación: “El 70% de la gente que asiste diariamente al comedor son extranjeros”. Es cierto que su esposo posee una 4×4, pero dice que accedió a ella a través de un crédito bancario que paga con su trabajo. Barrientos cree que hay mucho por hacer en Los Piletones, pero que tiene sus esperanzas puestas en este gobierno: “Siempre lo apoyé y voy a seguir haciéndolo”.