Opinión, Política / 25 de septiembre de 2017

Pericias Nisman: El magnicidio deseado

Fanáticos del suicidio de Nisman no hay, pero sí del asesinato a manos de una o, ahora, según el informe de la Gendarmería, dos personas.

Por

Recreación oficial e 3D realizada por la Gendarmería.

Quienes suponen que esta revista y el autor de esta nota están convencidos de que Alberto Nisman se suicidó, caen en un tremendo error. Tal vez transfieran de ese modo sus propias convicciones al respecto, estimuladas por la danza políticamente pornográfica que, desde un principio, dividió al país y a la opinión pública.

Fanáticos del suicidio de Nisman no hay, pero sí del asesinato a manos de una o, ahora, dos personas que, debido a la falta de pruebas al respecto, jamás serán identificadas.

Se dice que 28 peritos (los de Gendarmería más los de la querella suman 32) no pueden equivocarse. Sin embargo, la versión oficial da por hecho que sí pudieron hacerlo los 19 que actuaron en primera instancia y compusieron una “escena compatible con un suicidio”. Un triunfo 32 a 19 suena contundente, pero así no se deciden las cosas según el Código Penal.

Lo que acaba de hacerse no es un nuevo peritaje, sino un peritaje de los peritajes anteriores con algunos agregados, como el hallazgo de ketamina. Antes no se la había encontrado porque no se la buscó. Sí se había encontrado clonazepam. El clonazepam y la ketamina se usan combinados como entretenimiento alucinógeno, pero está “prohibido” hablar de las costumbres privadas del fiscal. El nuevo relato del poder lo necesita heroico, entero, intachable, probo, casi un prócer. Cuestionar eso (decenas de testimonios lo permiten) equivale a cierta especie de traición a la Patria.

¿Cómo es posible que allí donde peritos profesionales veían a Nisman solo, otros colegas vean que ya no una sino dos personas más compusieron una escena criminal?

No apoyan su versión en nuevas pruebas contundentes, sino en algunas fallas de las anteriores. La principal: ausencia de pólvora en la mano derecha del fiscal. Sin embargo, estudios internacionales citados en estas páginas indican que el 50% de los análisis posteriores a suicidios con pistolas dan negativos (el índice sería mayor con pistolas 22).

El apasionamiento político extremo (de a ratos irracional) de estos tiempos no necesita peritajes. Está a la vista de todos, día tras día en las acusaciones cruzadas, insultos y amenazas que pueblan el vocabulario desenfrenado de políticos en campaña permanente y periodistas ídem, esclavos del rating.

La justicia no se hace plebiscitando enfurecidos pareceres. Así se hacía el circo romano. Se trata de sopesar pruebas y arribar a conclusiones lo más científicas posibles para reconstruir hechos objetivos, no deseos partidarios. La cuestión de fondo no pasa por ganar una apuesta (ni una elección). Es darle credibilidad al sistema. Convertir en dibujo animado la noticia deseada es primitivismo posmoderno.

* Jefe de redacción de NOTICIAS.