Menú
Política / 1 de marzo de 2018

El lado femenino de Macri

Por Edi ZuninoEl Presidente gambeteó los temas críticos de la economía e hizo centro en la discusión de derechos postergados para las mujeres.

Por

Fotografía de Mario De Fina

La economía, la inflación, el endeudamiento y la inversión fueron apenas menciones en el discurso del presidente Mauricio Macri en la apertura de las sesiones legislativas. Promesas de resolver lo irresuelto. Acaso cierta confusión ante la falta de resultados palpables, pero ratificación expresa del “gradualismo” como modo de actuar en la materia. La seguridad y la educación ocuparon más espacio, con propuestas más concretas. Yo diría que el público más amplio y focalizado al que apuntó MM fue el femenino:

 

· Equiparar los ingresos de las mujeres al de los varones a igual tarea.

 

· Ampliación de las licencias por paternidad, para que el padre acompañe más al recién nacido y a su madre.

 

· Alarma sobre el altísimo nivel de embarazos adolescentes no deseados, que consideró “dramático” sobre todo en los sectores sociales más vulnerables.

 

· Debatir la despenalización del aborto, con amplitud y atendiendo todas las posiciones.

 

No son los problemas más acuciantes ni cruciales del país. Sin embargo, mueven reclamos multitudinarios y provocan situaciones complejas, traumáticas, angustiantes en millones de hogares.

 

Macri ha decidido discutir temas que involucran tabúes, prejuicios y distorsiones culturales, pero que sobre todo afectan derechos. ¿Un presidente “de derecha” promoviendo derechos sociales? Tal vez debamos ir superando ciertas caracterizaciones propias del Siglo XX. El progresismo bien pensante queda boquiabierto ante tales intenciones. Se trata de temas importantes, aunque, insisto, no determinantes para los cambios estructurales que necesita la Argentina. Ni revolucionarios en sí mismos, porque hace rato que las conclusiones de la sociedad está diez pasos delante de la “autorización” dirigencial de hablar de ellos. Ni demasiado caros. Eso sí: son derechos necesarios al punto de lo perogrullesco.

 

Por otra parte, ¿el macrismo ha decidido ampliar su base social coptando el amplio espacio del #NiUnaMenos, que va mucho más allá de una marcha cada tanto? Pareciera que sí. El año que viene habrá elecciones y un par de puntos de diferencia no alcanzan para consolidar el Proyecto Cambiemos.

 

Finalmente: ¿se trata de “una cortina de humo para tapar los temas graves”, como sostienen figuras del peronismo? Es posible. Por qué no. De todos modos, hay público para ello. Lo tuvo Alfonsín para debatir el divorcio. Lo tuvo CFK para debatir el matrimonio igualitario. Macri ha expuesto su lado femenino. Progre, digamos…

 

Comentario final al margen… Mientras las cámaras de la cadena nacional enfocaban a un Luis “Toto” Caputo risueño, casi escolar en los cuchicheos con los compañeritos de banco, el Presidente anunció una nueva Ley de Integridad Pública, que, al parecer, modificaría la actual Ley de Ética Pública que el Caso Caputo violaría, acciones offshore mediante.

(*)Jefe de Redacción de Noticias