Menú
Empresas / 3 de octubre de 2018

Los grandes del e-commerce pelean para seguir creciendo en recesión

El comercio electrónico facturó 66% más en el primer semestre de 2018, pero su principal rubro, el turismo, empieza a retroceder.

Por

Las cifras hablan por sí solas: nueve de cada diez argentinos ya compraron online alguna vez en su vida. Durante el primer semestre de 2018, el e-commerce nacional facturó 97.892 millones de pesos, lo que significa un crecimiento de 66% sobre el mismo período de 2017. Los datos surgen del estudio de Kantar TNS para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) y demuestran que los usuarios son cada vez más activos en sitios de venta online: el tráfico llegó a 1.827 millones en lo que va del año. Desde el sector predicen que se trata de un segmento de negocio cada vez más maduro y confiable, con perspectivas de crecimiento ajenas a la realidad de la economía local.

“En los primeros seis meses se facturaron $536 millones por día a través del comercio electrónico y las órdenes de compra aumentaron 59% respecto del año anterior, lo que ratifica el continuo crecimiento del sector”, sostiene Alberto Calvo, presidente de la CACE. Entre los cinco productos con mayor facturación, según el informe, se encuentran: vuelos internacionales, hoteles, vuelos domésticos, televisores y paquetes turísticos. Además, se observa que la modalidad mobile va copando la escena: 59% de las búsquedas y 35% de las ventas efectuadas se realizaron desde un smartphone.

(Lea también: Ciudades globales: entre la utopía del poder y la desigualdad)

En este sentido, Sean Summer, vicepresidente senior de Marketplace (hipermercados digitales) en MercadoLibre, asegura: “Vemos que el comercio electrónico está definiendo los nuevos estándares de consumo en todo el mundo y, si bien la Argentina creció, todavía está lejos de los niveles de penetración que existen en Estados Unidos (11%) y Reino Unido (15%), por lo que hay mucho por hacer. Se estima que en 2019 el comercio en línea en América Latina alcanzará US$ 80.000 millones”.

La experiencia del usuario. “El comercio electrónico crece a tasas exponenciales en un contexto de grandes desafíos”, explica Diego Bresler, country manager de Linio Argentina, empresa recientemente adquirida por Falabella. “Por eso nos esforzamos para ofrecer mayor calidad de servicio con entregas rápidas, atención personalizada y una oferta omnicanal para integrar cada vez más el e-commerce a la vida cotidiana. Al ser un sitio que trabaja 100% e-commerce, tenemos un foco muy grande en la experiencia de compra, en la propuesta de valor que ofrecemos para cada categoría, que incluya buenas opciones de financiación en tecnología o envíos gratuitos para productos de ticket bajo, como libros o artículos de belleza”, continúa Bresler.

El objetivo de MercadoLibre es mejorar la experiencia de los millones de usuarios que integran su comunidad. Para ello, según Summer, se enfocan en seguir fortaleciendo el ecosistema de compra, venta, pagos, préstamos, logística y publicidad: “Este año nos centramos en tres puntos relevantes: fidelización de clientes con nuevos beneficios; mejoras en tiempos de entrega a través de innovación tecnológica y desarrollos en logística; y, por último, nuevas y mayores opciones en pagos digitales”.

El turismo sufre. Para Sebastián Mackinnon, gerente general de Despegar para la Argentina y Uruguay, la industria turística “es un player de gran relevancia dentro del e-commerce, dado que los usuarios tienen más acceso a las tecnologías de la información”. Los datos lo avalan ya que, según la CACE, “pasajes y turismo” es la categoría número 1 para compras online, transversales a todos los segmentos de consumidores. Los precios y promociones son relevantes a la hora de decisión de compra, según el estudio, que también recalca que las apps ganan cada vez más terreno entre los usuarios.

En Despegar, el número de transacciones móviles creció un 37% interanual, representando un tercio del total de transacciones en el segundo trimestre de 2018. Según Mackinnon, la clave del negocio está en “conocer al usuario, entender sus hábitos, la forma en que utiliza sus dispositivos y también la manera en que planifica o sueña sus viajes”.

“El turismo es el principal rubro del comercio electrónico”, ratifica Andrés Malenky, cofundador de Turismocity. Y añade: “Si bien en 2017 el sector representó 28% del e-commerce, en el caso de los aéreos hubo una baja de más del 30% en facturación durante el último mes, aunque la cantidad de pasajeros totales no disminuyó, porque la gente viaja a destinos más cercanos y porque el surgimiento de las low cost disparó el número de pasajeros domésticos”. Pese a que la modalidad de compraventa en línea crece año a año, un 52% en 2017, “el sector no está ajeno a la incertidumbre que está viviendo el país; aunque en lo que va de 2018 la cantidad de ventas generadas a través de la aplicación ya había superado el nivel del año pasado”, menciona Malenky.

(Lea también: Presupusto 2019 y el ajuste en la Obra Pública)

Summer menciona los desafíos que afronta el país para continuar creciendo en comercio electrónico: “Hay que mejorar los procesos de logística para realizar entregas en 24 horas o en el mismo día, y acompañar la mayor demanda de acceso a nuevos medios de pago digitales y a financiación. Buscamos mejorar aún más la experiencia de compra en el corto y mediano plazo”. El consumidor quiere variedad y ofertas, pero también consumir rápido y simple para no perder su mayor capital, el tiempo.