Noticias Uruguay / 9 de noviembre de 2018

Diego Naser: “Esta es la selección de los músicos y hay que motivar al equipo”

El nuevo director de la OSSODRE muestra su primer año con récords de público y conciertos, concursos y alguna polémica.

Por

DEMOCRATIZANDO LA MÚSICA. “Visito las escuelas, toco para los niños, hablamos de filosofía y muchas cosas más”. Foto: Diego Ituño

Noticias: ¿Cómo ha sido este año al frente a la Orquesta Sinfónica del Sodre?

Diego Naser: Al principio sabíamos que nos íbamos a encontrar con una orquesta que venía, a mi entender, muy mal gestionada. Los trabajadores reclamaban más conciertos y mayor participación, estaban pidiendo más trabajo, lo cual para mí es un escenario mucho más que conveniente. Como todo, tiene varias ópticas: yo elegí verle el lado positivo y es mi deber encontrar la forma más simple de poder solucionar ese deseo y satisfacer esa necesidad desde la administración, que de hecho lo hicimos. Aumentamos los conciertos sin aumentar las cargas de trabajo, sino racionalizando la cantidad de ensayos por concierto, sin sacrificar el producto.

En años anteriores, las críticas a la Ossodre no eran muy favorables pero no dependían de la orquesta, porque con la misma orquesta estamos construyendo una realidad totalmente diferente. Este año las críticas fueron excelentes y generamos una opinión internacional en Argentina, que nos ponderó más que acá. Fue la primera gira en 29 años y resultó muy importante para la orquesta, porque cuando muchos trabajadores solicitan algo y en algunos aspectos es fundado, es nuestro deber resolverlo si podemos hacerlo. Eso genera un mejor clima, redunda en mejores conciertos y en mejor rendimiento. Es como darle ánimo al cuadro, acá está la selección nacional de músicos y al equipo hay que motivarlo, las orquestas no se autogestionan. Vamos a hacer una nueva salida internacional en junio de 2019 y estamos pensando hacer más de un país, incluso el Centro Cultural Kirchner nos acaba de invitar nuevamente, porque quieren que estemos en su programación del año que viene.

Noticias: ¿Qué busca esta administración?

Naser: Se ajustaron clavijas, procesos y no escondo ni me avergüenza reconocer que lo que no está sirviendo, se está yendo. Creo que es mi deber con la ciudadanía, con las autoridades que confiaron y me designaron para el cargo y con la propia orquesta, que también busca solventar algunas situaciones con muchas ganas de progresar y crecer artísticamente. Esta gestión va a ser implacable en términos de buscar la excelencia y la eficiencia. Este no es un puesto para ganar dinero, es un puesto para hacer una obra para el país. Eso es lo que me mueve a hacer esto, es una cuestión de compromiso, dedicación y de que quiero que mi gestión trascienda como un antes y un después. Después de esta gestión, la orquesta sinfónica será otra, esa es mi apuesta.

La buena gestión no se aplaude, cuando es buena pasa desapercibida. Estar esperando el aplauso es como esperar que te festejen que hagas lo que te pagan por hacer, es ridículo. Se festeja cuando uno hace más de lo que debería, no cuando cumplís con lo que debés, lo que no quiere decir que no reconozcamos cuando el trabajo se hace bien, con amor y con cariño como lo está haciendo la orquesta. Creo que ahí radica el cambio, la orquesta está motivada y está metiendo en las notas, mucho más que las notas. Está metiendo corazón, alma y esperanza.

Este año estamos cerrando cerca de 40 conciertos, seguimos en la misma cantidad de ballet, estamos haciendo ópera y un nuevo programa educativo, que llega a aproximadamente 11.000 niños.

PRIORIDADES. “Si uno antepone su discurso o su propia reputación artística a un destino institucional no solo se equivoca, sino que está condenado al fracaso”. //@SomosSodre

Noticias: ¿En qué consiste la propuesta educativa?

Naser: Por un lado tenemos #LaOssodreHaceEscuela, que implica recibir a los niños en el auditorio a través de ANEP y CODICEN y por el otro está el programa #ElMaestroNaserVaALaEscuela, que es un programa individual en el que yo hice una donación propia y personal a ANEP de 30 conciertos. Soy uno de los dos directores más jóvenes en la historia de la orquesta junto con el primero de todos, que fue Lamberto Baldi en 1932. Quería retribuir ese voto de confianza con una actividad que siempre he hecho, que son los conciertos didácticos para niños. ANEP distribuye los conciertos donde quiere y puede, según mi agenda. Entonces, visitamos niños y nos visitan. Es un ida y vuelta, hay un relacionamiento que redunda en que la población se conecta más con la Ossodre, con los espectáculos y con la institución Sodre. Estuve en Casabó, La Teja, en el kilómetro 16 de Camino Maldonado, Florida y Rocha. Esto tiene varias aristas que son importantes, la primera es que ya no es “Diego va y toca”, ahora soy el director de la Ossodre. La envergadura del cargo hace que ese proyecto se vuelva más relevante y tenga una vinculación institucional. Visito las escuelas, toco para los niños, hablamos de filosofía y muchas cosas más. Fuera de este proyecto, tuvimos una iniciativa con el director de la cárcel de Punta de Rieles, Luis Parodi, para hacer el mismo concierto en esa cárcel. Terminamos haciendo un hip-hop con algunos de los reclusos sobre la Suite No. 1 de Bach. Estuvo muy bueno y muy interesante, aparte sonó bárbaro. Fue un lindo ambiente, silencioso y les encantó. Yo creo que la música transforma y educar en lo emocional es lo único que puede rescatar a la sociedad en todos los aspectos.

Noticias: ¿En qué otros proyectos están enfocados actualmente y de cara al futuro?

Naser: Vamos a hacer una ópera que va a dar mucho que hablar. No te puedo decir el título ahora, pero es una obra muy grande que va a dejar chiquito a todo lo que haya pasado antes, porque realmente es algo que nunca se hizo en el país. Ahora estamos con Rada Sinfónico, también activos en lo popular. Recorrimos varios departamentos y erradicado la concepción de los conciertos “clase B”, en el sentido de que todos incluyen a artistas nacionales o internacionales, independientemente de si tienen lugar en el Auditorio Nacional, en la Nelly Goitiño, en el interior o en una iglesia barrial. Tuvimos a un violinista de primera en la iglesia del Cerrito de la Victoria y en Las Piedras, ese mensaje la gente lo entiende. En la misma línea, una de las primeras acciones de esta gestión fue bajar el precio de la entrada mínima de $ 150 a $ 60.

Rubén Rada en formato sinfónico, bajo la dirección musical de Diego Naser. //@SomosSodre

Queremos brindar un servicio y tenemos la obligación de darle respuesta a quienes están pagando por él. Cuando uno es jerarca, recibe un salario de jerarca y la confianza popular para ser un jerarca, para eso hay que brindar soluciones, no problemas. El Sodre nunca tuvo tantos recursos como ahora, la situación es ideal. Yo no te puedo decir “tengo problemas con esto”, a mí me pagan para darte la solución, esa es mi concepción de gestión. ¿Es una visión muy alemana del asunto? Sí ¿muy pragmática? También. Me formé ahí y así lo voy a trabajar. El día que no guste más, me iré, pero mientras ocupe este cargo todo lo que esté bajo la órbita de mi acción, va a funcionar así.

Noticias: ¿Este nuevo curso y sus lineamientos se vieron reflejados en las boleterías?

Naser: La Ossodre hacía conciertos los sábados y es otro de los puntos que cambiamos. Hemos hecho conciertos los miércoles, jueves, domingos e incluso feriados y llenamos sala siempre. La orquesta puede tocar cualquier día y tiene su público. Rompimos el mito y, al hacerlo, pudimos optimizar la función de la orquesta. Vamos a cerrar el año con cerca de 40.000 espectadores, quizás más. Son números muy fuertes que me tienen muy contento y no puedo dejar de reconocer la disposición del gremio. Creo que la gente hablando se entiende, pero se entiende cuando hay un proyecto común, que no puede ser ni la gestión de uno, ni el bienestar de otro. Tiene que ser un proyecto institucional, esa es la clave de todo. Nosotros no peleamos por uno y por otro, peleamos por una institucionalidad. Si uno antepone su discurso o su propia reputación artística a un destino institucional no solo se equivoca, sino que está condenado al fracaso.

Durante el tiempo que yo esté en la gestión, las cosas van a ser bien claras: primero está el interés del país, después el institucional y después el personal. Nunca va a ser al revés.

Noticias: ¿Qué tan favorable es la relación con el gremio?

Naser: Tenemos conversaciones con el gremio que son muy positivas y fructíferas, porque además hay que reconocer que el director solo, no suena. Si no tengo orquesta que acompañe este crecimiento, no tengo cómo realizarlo. No me puedo asignar este crecimiento a mí, porque es compartido por todos como un proyecto del plantel, que está más motivado y viendo que se le están solucionando situaciones que ellos necesitaban.

El gremio está acompañando esta gestión desde el comienzo con muy buenos términos y excelente diálogo, aportando todo lo que puede en ideas y trabajo. Obviamente la decisión final recae en mí y si acierto o me equivoco es mi responsabilidad, pero el gremio está respaldando.

Noticias: Hubo, no obstante, episodios desafortunados, como el de las acusaciones de “digitar” los concursos de ingreso.

Naser: Cuando reivindicamos los concursos, que no se hacían desde el año 2006, eran tan transparentes y tan limpios que ni siquiera ocupamos todas las vacantes, sólo alcanzamos un 60% de las disponibles. Volvimos a hacer concursos para darle otra oportunidad a la gente, donde lógicamente algunos ganaron pero otros no accedieron al puesto que querían e impulsados por el despecho y la furia, que a veces son malos consejeros, denunciaron irregularidades. Son episodios inherentes al medio artístico, donde muchas emociones están en juego y generalmente quienes pierden un concurso, piensan que deberían haberlo ganado.

El Consejo Directivo del Sodre fue contundente en su comunicado al explicar cómo se integra el jurado, que está reglamentado. Las audiciones fueron grabadas en su totalidad, como también indica el reglamento y los delegados de la orquesta son votados por voto secreto. La conspiración debería tener una magnitud tal que creo que ni el mejor servicio secreto podría hacer, aparte sería tonto pensar que el director musical va a poner gente que no sirve para sacrificarse a sí mismo con una orquesta que suena mal.

Mi tarea es bien simple: quiero llevar a esta orquesta a niveles de excelencia que la posicionen en primera línea a nivel latinoamericano para luego salir internacionalmente a “romper todo”. Estoy dispuesto a asumir las denuncias y las broncas, pero acá va a triunfar el que mejor toca, trabaja, rinde y estudia. El día que eso deje de pasar es el día en que yo ya no esté acá, mientras esté se juzgará eso exclusiva y objetivamente. Por más que alguno grite, patalee, denuncie o invente yo lo voy a aguantar, es mi deber y para eso me pagan.

La Asociación de Funcionarios del Sodre (AFUSODRE) en su conjunto ha respaldado la transparencia de estos concursos, lo cual me deja más que tranquilo.

Noticias: ¿Se manejan mejor los recursos?

Naser: Yo no puedo hablar de la gestión que no hice, pero te puedo hablar de la situación con la que yo me encontré: duplicamos la cantidad de conciertos y redujimos el gasto, y tenemos un déficit que va a cerrar entre 40% y 60% por debajo del año anterior, haciendo el doble de actividad y con una salida internacional.

Obviamente hubo un cambio gerencial: yo entré con un equipo de gerentes y estamos apostando a la excelencia a cualquier precio, no importa otra cosa. Esto es una empresa pública y vamos por la calidad y por la cantidad de trabajo. Estamos generando una reputación internacional, hemos logrado estar en medios de Alemania, Venezuela, España y Argentina. Los hechos y los datos hablan por sí solos.

Este es un país que yo quiero mucho. Nací acá y me voy a “romper todo” para que lo que hacemos salga adelante. Me podrán decir cualquier cosa, que soy severo, exigente, que es una gestión agresiva en el sentido de que siempre vamos por más y exprimimos todo al máximo, pero ese es el país que yo quiero. Todos los países están funcionando así y a eso apunto desde mi lugar.