Menú
Cumbre G20, Política / 30 de noviembre de 2018

Cómo fue el acuerdo de paz entre organizaciones sociales y el Gobierno

Por

La realización del G20 en Capital Federal trajo consigo el fantasma de que las calles de la ciudad se conviertan en escenario de manifestaciones violentas. Incluso se llegó a deslizar que organizaciones internacionales tendrían intervención en posibles disturbios en la vía pública.

(Lea también: Qué aportaron China e Israel para la seguridad del G20)

Para tratar de evitar cualquier tipo de problema, el Gobierno nacional llevó adelante desde hace tiempo negociaciones con diversos movimientos sociales para tratar de que las marchas que se realicen no sean violentas y no entorpezcan el normal funcionamiento de la cumbre.

Quien se puso al frente de estas negociaciones fue el titular de la Unidad General de Coordinación del Ministerio de Seguridad de la Nación, Gerardo Milman . El funcionario fue el encargado de llegar a este “acuerdo de paz” con las organizaciones sociales cuyo representante fue Adolfo Pérez Esquivel.

(Lea también: ¿Cómo fueron las marchas contra el G20 en el mundo?)

El premio Nobel de la Paz, como titular del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), fue el encargado de llegar a un acuerdo con el Gobierno para que las manifestaciones sean pacíficas. En la última misiva enviada por Milman a Pérez Esquivel como cara visible de todas las organizaciones sociales y a la que tuvo acceso NOTICIAS, el funcionario hace lugar al pedido para manifestarse hoy e incluso explica cuáles son las calles habilitadas para hacerlo.

Sin embargo, exige que quienes marchen deberán hacerlo sin las caras tapadas y no deberán portar objetos que puedan ser utilizados como armas. Además, Milman sostiene que: “De ningún modo el Estado resigna la responsabilidad de la Seguridad, es en tal sentido que es preciso transmitirles que en cualquier caso que haya situaciones que pongan en riesgo la seguridad de las personas, los bienes públicos y/o privados las fuerzas de seguridad actuarán de manera inmediata de acuerdo a la Constitución y las Leyes”.

(Lea también: La ultraseguridad de Trump y sus pedidos extremos)

En diálogo con este medio, Pérez Esquivel sostuvo: “Vamos a tratar de contener y hacer barreras. Esperemos que sea en paz”, aunque no descartó que pudiera haber infiltrados que provoquen incidentes.

Desde el Movimiento de Trabajadores Exluidos (MTE) que conduce Juan Grabois explicaron que suscribieron a este “acuerdo de paz” alcanzado por la Serpaj, y también dejaron claro su deseo de que no se produjeran incidentes.