Menú
Política / 13 de diciembre de 2018

Germán Lodola: el profesor K de Tinelli

Por

Le da clases de Ciencias Políticas. Fue asesor del kirchnerismo. Tuits contra Macri

Se acercaban las elecciones intermedias del 2017 y una propuesta sacó de su zona de confort al profesor de la Universidad Di Tella Germán Lodola. El conductor de televisión más conocido del país quería hacer un curso exprés de Ciencias Políticas y le habían recomendado su nombre. Antes de reunirse por primera vez, el profesor estaba listo para aceptar la propuesta. Marcelo Tinelli le manifestó sus intenciones: quería prepararse para una eventual candidatura política y necesitaba aprender desde los conocimientos más básicos de la materia. Un año y medio después de la primera clase, su mentor se enorgullece ante su entorno íntimo: “Ya está listo para lanzarse”.

Lodola preparó un programa especial para el curso intensivo de política. Lo basó en tres pilares fundamentales: instituciones, actores y procesos. Desde ese momento empezó con las clases: dos por semana, cada una de dos horas en la oficina de la estrella de la televisión.

(Lea también: ¿Marcelo Tinelli 2019?: Macri lo quiere de ministro y el PJ, de gobernador)

Apenas le contó a un puñado de personas de su nuevo y estelar alumno. No quería que el mundo académico, del que forma parte, pensara mal. “Ni siquiera le había contado a sus padres, para evitar filtraciones”, confiesan en su entorno. Les contó la curiosidad días antes de que NOTICIAS publicara una tapa sobre Tinelli en la que se revelaba que había un profesor de la Di Tella que le enseñaba de política al conductor. Pero no pudo sostener el anonimato: su nombre terminó por filtrarse.

El profesor de Tinelli fue consultor del Ministerio de Salud durante el kirchnerismo. Tiene una fuerte formación peronista, “del espacio popular del partido”, suele decirle a los suyos para diferenciarse de la centroderecha justicialista. Su pensamiento político lo convierte en una rara avis dentro de la Di Tella, una de las universidades que más nutrió de funcionarios a Cambiemos. “Son sólo diferencias de ideología, acá adentro somos compañeros de trabajo y nos tratamos con cordialidad”, asegura un colega. Y para ejemplificarlo cuenta que el martes 4, Lodola brindó por el fin de año con Lucas Llach, ex vicepresidente del Banco Central durante el macrismo. Días antes se habían peleado en Twitter por la causa judicial sobre Santiago Maldonado.

(Lea también: Por qué se quejan los vecinos del “bunker” de Marcelo Tinelli)

En las redes sociales, Lodola se anima a cruzar a Mauricio Macri, a criticar a la vicepresidenta Gabriela Michetti y a protestar por la desaparición de Santiago Maldonado. “Mirá vos, el kirchnerismo resultó más respetuoso de las instituciones democráticas que Cambiemos”, escribió en uno de sus tantos mensajes contra el oficialismo.

Sus apariciones en televisión también definen su pensamiento. Si bien prefiere el perfil bajo y suele rechazar invitaciones, estuvo en la emisión de Telesur el día que Cristina fue elegida senadora pero perdió con Esteban Bullrich en 2017, fue a TN a defender al ex presidente de Brasil Lula Da Silva cuando lo detuvieron; y criticó al PRO en C5N por la causa de los “aportantes truchos”.

Críticas. En Twitter, Lodola (círculo rojo) suele cruzar al Gobierno por sus decisiones políticas. Junto a colegas, pidió por la aparición de Santiago Maldonado.

Además, el profesor forma parte del grupo Fragata, una institución conformada por intelectuales peronistas y progresistas que suele elaborar documentos muy críticos contra el Gobierno. El último llamó a “construir una oposición para ganar” en el 2019.
Candidato. Su discípulo todavía no se define a participar de las próximas elecciones. No tiene demasiado apuro. Con un nivel de conocimiento que sólo equipara el Presidente, apenas tiene que decir si quiere o no jugar: no necesita presentaciones previas.

Sin embargo, mientras espera en la gatera, se reúne con algunos dirigentes, se escribe por WhatsApp con otros y pega por Twitter.
Durante el G20 se burló de algunas desprolijidades de la organización, como cuando olvidaron recibir al presidente Emmanuel Macron. “Amo a Michetti hablando en francés”, ironizó después. Antes había protestado por los cortes que se generaron y tuvo un intercambio público con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Estaba invitado a la gala del Teatro Colón, pero un viaje le impidió estar presente.

(Lea también: La cadena de bloopers de Gabriela Michetti en el G20)

En el equipo de siete profesionales que Lodola armó para realizar los reportes semanales de política y economía que le entregan al conductor de televisión, hay una persona encargada de ver la reacción que tienen sus comentarios en las redes sociales. Sobre cada tuit que escribe Tinelli, miden las respuestas positivas y negativas que acarrea. Cuáles son los que más repercusión generan y cuáles los que no conviene repetir. Es que saben que el fuerte del conductor está en las redes: tiene más de 10 millones de seguidores en Twitter (el doble que Macri y Cristina) y supera en Facebook e Instagram a los demás candidatos. No se puede dejar nada librado al azar.

Tanto en el oficialismo como en la oposición miran de reojo al showman, aunque son muchos los que creen que sus aspiraciones se van a desinflar más temprano que tarde. Sin embargo, Tinelli sigue concentrado en su preparación. Su mentor cree que está listo para comenzar la carrera política: sólo falta su decisión.