Menú
Sociedad / 17 de enero de 2019

Actrices Argentinas en el barro: el riesgo del pensamiento único

Luces y sombras del grupo que instaló el debate feminista. Internas y código de obediencia. Desborde de denuncias y planes a futuro.

Por

Fotos: Marcelo Escayola y Cedoc.

Son más de cuatrocientas y están en todo el país. En menos de un año, el colectivo de Actrices Argentinas no sólo logró unirse bajo un mismo objetivo sino que consiguió una visibilidad más que envidiable para cualquier otra organización. Cuando ellas hablan, sus declaraciones se convierten en tema de debate nacional. Y, aunque renieguen del mote de “famosas”, esa es la característica que les confirió su máximo poder: el de legitimar las denuncias por violencia de género en la farándula.

Pero, como no podía ser de otra manera, con el crecimiento de su militancia, aparecieron los problemas. Sus detractores las acusan de ser sesgadas, de seleccionar causas de acuerdo con empatías personales y de estar alineadas al kirchnerismo o, al menos, de ser fervientes anti Macri.

Ellas prefieren no involucrarse en polémicas y sostienen que los ataques tienen origen en el mismo sistema que quieren derribar: “En una sociedad acostumbrada a la polarización y al señalamiento desde la inacción, es probable que una fuerza como la que ejercemos, asuste”, escribió en un mail a NOTICIAS Jazmín Stuart, una de las voceras, que no quiso ser entrevistada y respondió preguntas por escrito.

(Leer también: Actrices argentinas: la historia de un grupo que cambió todo)

Asustados o no, lo cierto es que, en las últimas semanas comenzaron a acumularse las críticas. El viernes 4 de enero, Isabel Macedo manifestó sus diferencias con el colectivo. Dijo que no comparte “las maneras” del grupo y que prefiere construir desde su lugar como esposa del gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey. Antes que ella, personalidades tan variadas como Valeria Bertucelli, Cinthia Fernández, Cristina Tejedor y Juana Viale también habían hecho públicas sus diferencias.

Tejedor inicialmente integró el colectivo de actrices pero se alejó por diferencias con el grupo. Según contó, su salida se debió a que el movimiento no quiso respaldar a Valeria Bertucelli y a Érica Rivas en su denuncia contra Ricardo Darín. “Les dije ‘la sororidad es para todas’”, asegura la actriz.

A pesar de que se muestran inquebrantables, las integrantes de la agrupación se hicieron eco de esta situación y organizaron una asamblea para el sábado 12 de enero tendiente a deliberar sobre las funciones del movimiento. “Se va a hablar de vislumbrar un alcance y fijar trazos del grupo”, comentó una de las militantes menos activas.

(Leer también: Acoso en la TV argentina: 30 historias en primera persona)

Porque, como en toda organización, Actrices Argentinas ya tiene repartidos sus roles: un grupo selecto de artistas, “las activas”, se puso a la cabeza y toma las decisiones del grupo. Las otras, leen con atención las directivas en el chat de WhatsApp y evitan pronunciarse de forma individual para no salirse del guión consensuado en las asambleas: “Mejor que hablen las de la comisión de prensa”, repiten.

Fotos: Marcelo Escayola y Cedoc.

Organización. No hay dudas de que Actrices Argentinas logró algo que era impensado: llevar a la consideración pública temas que en el pasado eran tabú como aborto, acosos y abusos en el mundo del espectáculo. Ni bien se organizaron, los programas de chimentos que siempre se habían dedicado a desentrañar sus vidas privadas, amores y desamores, las empezaron a contactar para discutir sobre machismo.

A pesar de que hoy tienen una estructura, Actrices Argentinas surgió de forma espontánea. La primera en tomar la posta fue Dolores Fonzi que, a los pocos días de que Mauricio Macri anunciara que se iba a dar el debate por el aborto, decidió crear un grupo de WhatsApp con unas veinte colegas. Cada una fue sumando a otras y, a fines de marzo, 24 mujeres del espectáculo se reunieron para firmar una carta abierta dirigida a los legisladores, pidiéndoles que se pronunciaran a favor del proyecto de legalización.

(Leer también: Aborto: los 10 monjes negros que forjaron el NO)

Pertenecer a la farándula fue lo que les dio la fuerza para ser escuchadas y las organizaciones sociales que venían trabajando en el tema desde hacía décadas las alentaban a estudiar argumentos para poder ir al prime time a debatir. La línea fundadora, encabezada por Fonzi, contó con figuras como Andrea Pietra, Mirta Busnelli, Marina Glezer, Nancy Duplaá, Carla Peterson y Verónica Llinás, entre otras. Sin embargo, con el correr de los meses se fueron sumando otras actrices con una fuerte vocación militante. “Nos sorprendimos con la velocidad y la destreza con la que logramos organizarnos. En pocas semanas éramos más de 400 y estábamos estructuradas en diversas comisiones”, contó Stuart.

El trabajo consistía en poner el cuerpo: viajar por Argentina relevando la situación en el interior, dialogar con legisladores y difundir información. En el camino, comprendieron que “el aborto era la punta del iceberg” y que debajo había otros asuntos que atender como la “ausencia de políticas de Estado en materia de salud reproductiva, carencia de Educación Sexual Integral en las escuelas (muchísimas veces por bloqueo de la Iglesia), falta de suministro de anticoncepción gratuita, índices alarmantes de abuso intrafamiliar. Estaba claro que había que ir a fondo y por eso decidimos continuar”, agregó Stuart.

Organizadas y decididas a que Actrices Argentinas fuera más que una reunión circunstancial para apoyar una ley, el grupo siguió después de que el Senado rechazara el proyecto. El acompañamiento a Fardin en diciembre fue, sin dudas, un antes y un después. Hasta ese momento, las actrices que se sentían identificadas con el pañuelo verde lo militaban y, las que no, no se sumaban. Salvo contadas excepciones, como los cruces con Amalia Granata o los ataques de los grupos pro vida, durante los primeros meses el movimiento no se había enfrentado a la ferocidad de las críticas ni a las fisuras internas.

(Leer también: Caso Darthés: Quién es Sabrina Cartabia, la abogada de Thelma Fardin)

Post Fardin. La decisión del grupo de no acompañar la denuncia pública a Darín por maltratos en la obra “Escenas de la vida conyugal”, fue un quiebre. Según explicó Verónica Llinás en un tuit, la decisión se tomó durante una asamblea y “no hubo quórum para apoyar”. En los días que siguieron, Fonzi, Julieta Cardinalli y Griselda Siciliani fueron algunas de las actrices que respaldaron al actor a través de sus redes.

Bertuccelli se refirió a la indiferencia de sus colegas y, aunque con tono diplomático, fue contundente: “Me dolió. Porque aparte ninguna estuvo ahí. Pero más allá de eso, no quiero verlas como enemigas. Entiendo que es así como funciona el patriarcado: romper los lazos de solidaridad entre las mujeres. Me obligué a no opinar de las compañeras por más que me da mucha tristeza”. Sin entrar en detalles, Stuart se limitó a responder sobre el tema Darín: “Nuestro apoyo siempre estuvo. Al sistema imperante le convino hablar de fractura, mostrarnos debilitadas. No somos todas iguales pero de alguna manera estamos juntas”.

Además, compartió como ejemplo de acompañamiento un comunicado emitido por el grupo semanas después de que Bertucelli contara su experiencia con Darín que, sin aludir a nadie en particular apoyaba a actrices que “dejan el trabajo y son tratadas de locas o despechadas”.

(Leer también: Caso Juan Darthés: la vieja costumbre de poner el foco en las denunciantes)

Stuart, sin embargo, prefirió no referirse a Cinthia Fernández, que aseguró haber sido víctima de acosos por parte del capocómico Tristán. “Nunca me llamaron ni se solidarizaron conmigo. Yo vengo del palo del teatro y no soy una artista cool, por eso no me apoyan”, comentó la ex participante del “Bailando por un sueño”.

Juana Viale fue otra de las que, aunque sin nombrar al grupo, manifestó sus diferencias. Dijo que no se consideraba feminista y rechazó la militancia: “No voy con ninguna bandera porque no siento que tengamos que tenerla. No es una cuestión de géneros sino de seres humanos, de conciencia y entendimiento. Nunca me interesó ningún tipo de militancia”, dijo.

Corporativas. A medida que crecían en fuerza y se convertían en blanco de críticas cada vez más variadas, desde Actrices Argentinas comenzaron a afinar su estrategia de comunicación y su preparación. Stuart insiste en que ellas no son las encargadas de legitimar ni de rechazar denuncias: “No somos el Estado, ni la Justicia, ni siquiera representamos a la sociedad en toda su complejidad. No ‘tomamos’ ni ‘descartamos’ absolutamente nada”, subrayó.

De hecho, contó que desde la acusación contra Darthés, el grupo recibió incontables denuncias sobre situaciones de abusos: “Tuvimos que organizar jornadas de formación y asesoramiento para poder contener y derivar a los cientos de casos. Elaboramos una guía de acción de 40 páginas que compartimos con muchísimas organizaciones feministas de todo el país para que todas sepamos cómo actuar”, dijo y agregó: “A la persona que diga que somos selectivas porque no publicamos determinado hashtag en el momento en que los medios lo determinan, la invitamos a reflexionar sobre cuán selectivo es el sistema cuando señala la agenda de lo ‘relevante’ y deja en las sombras a una cantidad abismal de casos anónimos. Ahí donde nadie mira, es donde nos van a encontrar”.

La relevancia de Actrices Argentinas es incuestionable. Ellas, que lograron llegar a públicos que probablemente escucharon por primera vez la palabra feminismo en boca de la protagonista de su novela preferida, ahora decidieron blindarse. Desconfían de la banalización del debate en los medios y adoptaron una actitud solemne. A pesar de ello, no pudieron evitar caer en el barro mediático. En definitiva, su fuerza y su debilidad están donde nacieron, en la farándula.