Menú
Economía, Empresas / 19 de febrero de 2019

Volkswagen: entre alianzas y renovaciones

Por

Producción. Pablo Di Si, presidente de Volkswagen América Latina, en una fábrica de T-Cross en Curitiba, Brasil. En Pacheco se produce la pick-up Amarok.

El año empezó lleno de novedades en Volkswagen (VW) y, a pesar de que prevén una caída del 40% en el mercado para los primeros cuatro meses, esperan revertirlo gracias a una transformación industrial de la marca. Mejoramiento de la fábrica, diseños regionales, lanzamientos tecnológicos y la llamativa alianza con Ford son algunas de sus claves para encarar el 2019.

Con una inversión de 800 millones de dólares (650 millones en la fábrica de Pacheco y 150 millones en la de cajas de cambio de Córdoba), la evolución de la producción es un hecho. El fin de la fabricación de la Suran en marzo próximo generará más espacio para una cabina de pintura a agua y una nueva plataforma MQB que, aseguran, da mucha flexibilidad en relación con los productos. Por su posibilidad de estirarla o reducirla, permite hacer desde un sedán hasta una pick-up, pasando por las city vans.

El reemplazo del monovolumen familiar llegará el año próximo con la Tarek, una SUV del segmento C. El personal que estaba encargado de la fabricación del modelo que dejará de existir pasará por un proceso de entrenamiento. Pablo Di Si, presidente y CEO de Volkswagen para América Latina, afirma: “La etapa de la reinvención de la fábrica industrial es la parte más pesada, son casi un año y ocho meses. Tenemos que cubrir ese bache, que será entrenando la gente. Vamos a quedarnos con todos los empleados con un programa rotativo. Lo estamos discutiendo con el sindicato de buena forma, alguna manera encontraremos”.

La noticia de la Suran llegó de la mano de la alianza con Ford. El proyecto conjunto que suena con más fuerza es el de las pick-ups. Aunque todavía no terminaron de definirlo, una de las posibilidades es que se fabriquen modelos de las dos marcas en una misma planta –en Pacheco, al lado de la de VW está la de Ford– y que cada empresa facture por separado. No habrá intercambio accionario. En ese sentido, se aclaró a ministros de Brasil, la Argentina y el sindicato que no va a haber ningún impacto negativo.

“La eficiencia llega si tenés una plataforma y un desarrollo en común. No quiere decir que hagas el mismo auto, pero que se respeten los parámetros de ingeniería para Ford y para Volkswagen”, señala Di Si sobre el acuerdo.

(Leer también: Volkswagen lucha en un mercado a contramano)

El diseño es una de las fuertes apuestas para este año. Por primera vez, los proyectos estarán a cargo de un diseñador brasileño y no se implementarán los traídos de Europa. Tienen planeados 20 autos hasta el año próximo en América Latina. Algunos de ellos, en la Argentina, pero todavía no serán anunciados. Los nuevos productos llegan luego de un crecimiento del 15% de la marca en distintos países de la región y un 35% en la Argentina.

Lanzamientos. Con el objetivo de acelerar la velocidad de salida,
Volkswagen cambió el modelo de negocios tradicional. En vez de llegar al mercado con productos perfectos, salen con pilotos y los prueban con los clientes. Ese es el caso de las islas digitales que están implementando en las concesionarias. Durante noviembre y diciembre del año pasado, y los primeros meses de 2019, agregaron pantallas en los salones de Brasil donde el cliente puede elegir el modelo, el color y las características del auto de manera digital.

Luego, entra en una realidad virtual dentro del vehículo. Ya llevan cinco actualizaciones con recomendaciones de usuarios y en marzo estarán disponibles en tres concesionarias argentinas. Además de la transformación en la experiencia de compra, esperan reducir el costo porque no se invertirá en tiendas tan grandes.

Otros cinco pilotos de proyectos que tienen pensados para este año en la región están relacionados con el car sharing. Están experimentando soluciones de movilidad para los clientes que puedan usar un vehículo de la marca y dejarlo en un perímetro amplio, y no en un punto fijo. Además estudiaron otras modalidades como el MOIA en Alemania, donde se hacen acuerdos comerciales con empresas a las que se ofrecen city vans premiums como servicio de movilidad sin tener que ser propietarias del vehículo. VW esperan lograr que una de estas modalidades se pruebe en la Argentina.

Convencida de que la ecología es lo que viene, la automotriz alemana tiene preparados cinco autos eléctricos híbridos. Sin embargo, Di Si descree de que en América Latina vaya a explotar este mercado.

(Leer también: Autos eléctricos, un city car bien argentino)

Volkswagen ya probó también autos autónomos. “Nadie duda de que como tecnología es el futuro. Hay un cambio de modelo de negocio y el que no se adapte va a morir”, analiza el argentino que preside la compañía a nivel regional.

Clásicos. A pesar de las novedades, los modelos más vendidos seguirán siendo el Gol, el Polo y la Amarok. Incluso, prevén aumentar la producción de la tradicional pick-up de 55.000 a 62.000 unidades en 2019. El año próximo, con la Tarek, esperan alcanzar los 115.000 vehículos anuales. En consonancia con el último cuatrimestre de 2018, en el que ajustaron el stock en la Argentina y dejaron la producción local casi en cero, la exportación para este año será de más del 65%. De las cajas producidas en Córdoba, el 96% se exporta.

Di Si augura un repunte económico en abril o mayo. Si se logra, confía en que será un buen año. Pero cree que depende de que bajen las tasas de interés y se controle la inflación: “En el momento de la devaluación éramos más competitivos, pero después la inflación te lo va comiendo. A eso se suma el problema puntual de los reintegros. Todos los países que quieren ser exportadores dan este tipo de beneficios y la industria sintió el golpe de la reducción de reintegros más el impuesto a la exportación. Entiendo que estamos en una etapa de transición, pero el reintegro precisa ser reintegrado”.

Delfina Tremouilleres
@dtremou