Menú
Personajes / 7 de marzo de 2019

Pamela David: “No nos fue fácil ensamblar la familia”

La conductora asegura que está en pleno disfrute y que se permitió liberarse de la opinión de los otros. Acoso, amor y parientes.

Foto: Juan Ferrari.

Después de un verano de descanso en Mendoza, “Pamela a la tarde” vuelve a la pantalla de América. Pamela David está mucho más relajada después de pasar casi dos meses de vacaciones junto a su marido Daniel Vila (65), presidente del Grupo América, y sus hijos Lola (6) y Felipe (12, fruto de la relación con el basquetbolista Bruno Labaqué). En una charla distendida en la coqueta oficina que su marido tiene en el tercer piso de la emisora, la conductora recorrió su historia y dio detalles de su relación con una hermana por parte de padre que conoció hace apenas un año. Con la seguridad y el aplomo que le dan sus 40 años, dice lo que piensa porque ya no le importa lo que puedan murmurar sobre ella.

Noticias: En su programa se involucra con todos los temas que proponen y opina, ¿perdió el miedo?
Pamela David: En “Pamela a la tarde” encontré un público diferente, y siento un ida y vuelta de la gente. Me parece que empecé a involucrarme más en la segunda etapa de Desayuno, después de tener a Lola. Hace tiempo que me permito opinar. Ya no le tengo miedo al que subestima, a que digan que la que es linda no puede opinar.

Noticias: ¿Y cómo fue perder ese miedo?
David: El público me ayudó demostrándome que puedo. Los números hablan solos, el programa funciona y está bien vendido.

Foto: Juan Ferrari.

Noticias: Hace unos años confesó que es muy insegura, ¿lo superó? David: Todavía me siento insegura. Es que tiene que ver con mi signo: soy libriana. Y sufro la indecisión. En otros momentos tuve mucha más inseguridad en mi trabajo. Ya mucho menos. Siempre quiero aprender más, estar mejor y me preparo aunque este año pude dedicarme menos. Fue un año muy particular, en el que acompañé a Daniel. No veía la hora de escupir el 2018, que se fuera de una vez por todas. Gracias por las enseñanzas, pero chau.

(Leer también: La “nueva” Pamela David: cursos de oratoria, lentes y política)

Noticias: ¿Cuáles son esos balances positivos y negativos?
David: Finalmente el balance es positivo aunque transitar los momentos difíciles fue complicado. Fue un año bravo en el que operaron a Daniel dos veces, de la columna. Tenía dolores muy fuertes que sufrió durante mucho tiempo. Y una de esas intervenciones coincidió con que Felipe tuvo que operarse de urgencia de apendicitis y yo viajé desde Nueva York, a las corridas. Pero gracias a Dios pude hacerlo y todo salió bien.

Noticias: ¿Qué expectativas tiene para este 2019?
David: Cumplí los 40 y me está pasando lo que me advirtieron mis amigas: hay un antes y un después de los 40. Y me está pasando. Te tomas la vida de otra manera, mucho mejor. Estoy en el disfrute. Hay una decisión muy fuerte de no perder el tiempo en tonteras. Estoy filtrando mucho más, tengo menos paciencia. Ya no me preocupa tanto el afuera. Me permito tener el cuerpo de una mujer de 40 años que no se mata en el gimnasio. Obviamente a todas nos gusta estar bien, pero ¿a qué precio? Si el precio es no poder tomarme un vinito con mi pareja a la noche, no lo pago. Ni tampoco quiero privarme de comer algo rico en familia. Son momentos. Te pesa menos el qué dirán.

Foto: Juan Ferrari.

Noticias: Usted rompió con muchos prejuicios. Vino a los 18 años de Santiago del Estero, fue modelo, vedette, actriz y ahora conductora. Está en pareja con un hombre que le lleva 25 años.
David: Es verdad todo eso. Y nadie daba un peso por nosotros, ¿no? Somos muy compañeros con Daniel. Trabajamos mucho la pareja. Cuido la relación y no dejo pasar nada. Hay mucha confianza, conversamos todo lo que nos pasa. Me siento una psicóloga, a veces, porque no dejo pasar nada sin hablar. Y nos dedicamos mucho tiempo. Me costó pero le enseñé a hablar a Daniel. Porque a los hombres les hicieron perder algo maravilloso con esto de que no pueden llorar, ni emocionarse como les dé la gana. Y le estoy haciendo recordar esa parte emocional que tenía dormida; le hago poner en palabras todo lo que le pasa. También tenemos nuestras discusiones y me gusta que así sea porque sino me aburriría mucho. Las diferencias nos ayudan a aprender o a enseñar algo.

Noticias: ¿Cuál es el aprendizaje más fuerte de esta relación?
David: Creo que armar una familia. No es fácil ensamblar una familia. Uno ve la foto y somos un montón, y lo bueno es que esa foto es real porque nos llevamos todos muy bien. Me llevo bien con las dos madres de los hijos de Daniel, nos llevamos bien con Bruno, el papá de Felipe. Pero todo eso sucede hoy y llevó un trabajo enorme, de maduración de los mayores. Y los chicos, felices.

Noticias: ¿Cómo fue ensamblar a su familia?
David: No pongo el chip en las ex parejas de Daniel sino en que son madres de sus hijos. Y las madres son sagradas. Lo mismo con Bruno, que tiene una mujer espléndida. Me ayuda a la distancia, porque vive en Córdoba, y si Feli se pone rebelde, le mando un mensaje y tengo el apoyo inmediato de Bruno, en lo que yo decida. Me acompaña mucho y lo agradezco. Me crié en una familia ensamblada. Cuando mis padres, Patricia y Alberto, se separaron, en Navidad todos compartíamos la mesa porque se llevan súper bien. Nunca tuve un mambo con eso. Mi mamá vive en Buenos Aires y mi papá, en Santiago y últimamente viajo muy seguido. Además apareció una hermana que siempre supe que tenia pero que conocí este año. Se llama Carolina, tiene 36 años y es divina. Es hija de mi papá y tenemos una hermosa relación.

Noticias: ¿Cómo fue conocer a una hermana recién hace un año? David: Emocionante. Mi mamá es un sol que nos enseña con ejemplos. Hace poco, Carolina vino a Buenos Aires y mi mamá la abrazaba y le decía que estaba re contenta de la relación linda que teníamos mi hermana Carina, ella y yo. ¡Cómo no me voy a llevar bien con las madres de los hijos de Daniel si veo a mi mamá que dejó de lado el dolor y recibe a Caro con los brazos abiertos! Porque si hacemos cuentas, no dan. Eso es el amor. No quiero dar detalles porque involucran a otras personas, pero de chica mi papá me contó que tenía una hermana aunque no la conocía. Caro fue criada por su mamá y su papá adoptivo y cuando él falleció, mi papá la buscó, se hicieron el ADN. Después Caro me escribió en Instagram. Es el clon de mi hermana Carina. Ahora tienen un emprendimiento que se llama Ohana que significa familia en la cultura hawaiana. Y tiene muchas cosas mías también, mis gestos, su forma de hablar, lo que piensa. Es muy parecida a mí. Es increíble. Es tan madura, tan amorosa, tan genial.

(Leer también: Acoso en la TV argentina: 30 historias en primera persona)

Noticias: ¿Alguna vez padeció una situación de acoso?
David: Una vez, cuando era modelo publicitaria, busqué un representante porque era muy famosa en Paraguay, como la cara de una marca de telefonía celular. Me agarró de la mano y me preguntó si le gustaba. “No me gustás, sos un vómito”, le contesté. Y me fui. No sé qué hubiese pasado si yo recién llegaba de Santiago y me topaba con este hombre. Es alguien que sigue trabajando en el medio y es muy conocido pero no doy nombres públicamente porque no suma.

Liliana Podestá
@lilianapodesta
Foto: Juan Ferrari.