Menú
Política / 22 de marzo de 2019

Florencia Kirchner en Cuba: enferma y con pánico a la cárcel

La verdad sobre la salud de la hija de Cristina. Qué es un linfedema. ¿Tiene anorexia? La hipótesis del exilio en vez de los fueros.

Por

Los mayores temores de Cristina Kirchner se conjugan en una sola persona: su hija menor, Florencia, a quien, además de enfrentar problemas judiciales, también la aqueja un problema de salud en sus piernas.

La noticia de que Cristina viajaría a Cuba comenzó a circular el miércoles 13 por la noche y desde ese instante comenzaron las consultas en el entorno de la ex presidenta. En el Instituto Patria a esa misma hora ya estaban dándole forma a un video que explicaba, pero sin dar detalles médicos, qué estaba sucediendo. El audio fue acompañado por una serie de imágenes de Florencia que, en su gran mayoría, fueron reveladas en los últimos años por esta revista.

El video se editó durante la noche del miércoles y parte del jueves a la madrugada. Cristina lo vio antes de tomarse el vuelo de las 4.43 AM de la empresa Copa Airlines, que hizo escala en Panamá. Arribó a La Habana a las 16 (hora de Cuba) del jueves 14.

Madre e hija hicieron varios vuelos internacionales en los últimos dos años.

El mensaje de Cristina comenzó con una crítica al sistema judicial y en especial a los jueces federales: “Una vez más, en Comodoro Py no solo se violan los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas que somos opositores al gobierno de Mauricio Macri, sino que también se violan los derechos de nuestros hijos y nuestras hijas. Hemos presentado un certificado médico sobre el estado de salud de Florencia en lo mismos tribunales en los que ella, mi hija, concurrió cada vez que fue citada”. La novedad causó conmoción debido al intenso celo sobre temas de salud que siempre pregonaron los Kirchner. Esta vez, CFK decidió tomar la iniciativa. “Mi hija, Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida empezó, hace ya un tiempo, a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud”, relató.

(Leer también: El video de Cristina Kirchner: un spot de campaña que inmoviliza a todos)

La última internación de Florencia Kirchner conocida por la opinión pública fue en agosto del año pasado cuando la llevaron a la Fundación Favaloro por un “edema crónico en miembros inferiores”. Es decir que sentía que le dolían y le pesaban mucho las piernas.

Según afirmaron a NOTICIAS fuentes del kirchnerismo, el principal motivo por el cual viajó la ex presidenta fue este problema que no fue mencionado en el video. Lo que sí dijo fue que, apenas Florencia llegó a Cuba, su estado de salud “se había deteriorado sensiblemente. Por eso debieron evaluarla y tratarla y el 7 de marzo le prohibieron viajar en avión por el momento ya que, por la patología que padece, no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo”.

(Leer también: La salud de Florencia Kirchner: linfedema, pánico y anorexia)

El certificado médico que se presentó en el juzgado de Bonadio da un diagnóstico más específico. La hija de la ex presidenta padece de una enfermedad llamada linfedema, que significa la acumulación de líquido linfático en las piernas. En un viaje anterior, en diciembre del año pasado, Florencia ya había hecho una consulta médica en La Habana “por el prestigio internacional que tiene el sistema de salud cubano, que como todos saben es de altísima calidad”, relató Cristina en su video. Y completó: “Allí la revisaron y le indicaron que debia comenzar un tratamiento”.

El resto de los trascendidos alrededor de la salud de la hija de CFK tuvieron que ver con cuadros de estrés, ataques de pánico e incluso se especuló con una anorexia. El ex embajador en el Vaticano, y amigo de Cristina, Eduardo Valdés, afirmó que había visto a la ex presidenta “muy conmocionada” y que a Florencia “todos los rumores sobre que la iban a detener la afectaron”. En octubre del año pasado comenzó a circular la versión de que podrían pedir su prisión preventiva en el marco de alguna de las causas que tiene abiertas en Comodoro Py. Las más importantes son “Los Sauces”, que investiga las propiedades y los alquileres de la familia Kirchner, y “Hotesur”, que investiga maniobras de lavado en el hotel Alto Calafate. Ambas causas están elevadas a juicio oral y ya tienen tribunal asignado, pero aún no está definida la fecha de inicio del juicio.

En la causa Hotesur, Florencia fue procesada por su rol dentro de la estructura societaria a través de la cual se hicieron maniobras de lavado. Quedó involucrada en este esquema a partir de la muerte de Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010 y, desde ese entonces, según sostuvo el juez Julián Ercolini, la joven “se valió de la estructura societaria creada por sus padres y su hermano y a partir de su ingreso a la firma como accionista, designó autoridades en el órgano de directorio, aprobó cada uno de los ejercicios económicos de la empresa Hotesur SA entre 2010 y 2013, ratificó la contratación con la empresa Valle Mitre SA, y se benefició con el crecimiento de la sociedad familiar y con el retiro personal de fondos”. Lo que se deberá determinar en el juicio oral es si Florencia fue un miembro activo de la estructura o solo ocupó una silla en el directorio, por el solo hecho de ser heredera.

En la causa Los Sauces, que fue unificada con Hotesur luego de ser investigada por el juez Claudio Bonadio, Florencia quedó procesada como integrante de una asociación ilícita, de la cual su madre Cristina sería la jefa. Al igual que en Hotesur, el argumento para incorporar a Florencia al esquema es la muerte de su padre. En la sucesión heredó acciones de Los Sauces SA.

(Leer también: La Justicia confirmó el embargo a Florencia Kirchner: por suerte le queda el amor)

Uno de los hitos más recordados sobre Florencia Kirchner en las causas judiciales que la involucran es el día que encontraron más de 4 millones de dólares en una caja de seguridad a su nombre. Cuando esto salió a la luz, fue una de las pocas veces que la hija de la ex presidenta se refirió a un tema judicial. “Las dos cajas de seguridad del banco Galicia de las cuales soy titular contienen el dinero proveniente de la sucesión de mi padre y de la cesión de ganancias que efectuara mi madre, de acuerdo a la ley, y que consta en el expediente sucesorio. Amaría tener a mi padre y no tener que estar hablándoles hoy de ninguna sucesión. Pero mi realidad es esta. Solicité que las abran de inmediato porque no tengo nada que ocultar. Y así quedaba una vez más en claro la transparencia con que nos hemos manejado siempre”, se defendió. Y además agregó: “Todos los plazos fijos que originaron nuestras tenencias actuales fueron declarados por mis padres en todas y cada una de sus declaraciones juradas, tanto fiscales como ante la Oficina Anticorrupción”.

Florencia de niña, con CFK y Néstor.

¿Exilio en vez de fueros? Los detractores más fuertes no sintieron ningún tipo de empatía con la salud de la hija de CFK. Primero se analizó el uso de esta situación para victimizarse y en Twitter se arengó el hashtag #FuerosParaFLor. Se habló de un claro intento de evasión de la Justicia. A falta de fueros, la hipótesis de un exilio prolongado en Cuba con la excusa de un tratamiento médico podía alejar a la joven del peligro de una posible prisión. La idea de que Florencia podría ser candidata para conseguir los fueros que ya tiene su hermano Máximo fue incluso mencionada por el periodista “Chiche” Gelblung, pero rápidamente desmentida por el kirchnerismo. Florencia Kirchner nunca demostró tener interés por la actividad política. Su madre también aclara este punto en el video. Dice que la vocación de su hija está en el arte y la militancia feminista.

La especulación sobre el plano judicial se dio alrededor de la hipótesis de detención de Flor K. Según esta lectura, quedarse en Cuba sería una estrategia para evitar una posible prisión preventiva. El temor a una posible detención de Florencia es uno de los miedos que más preocupan a CFK y así lo dejó ver en el video que publicó en Facebook, Instagram y Twitter. “La persecución que han hecho sobre ella, y que la ha devastado, es porque es la hija de Néstor y Cristina Kirchner. Solo es por eso. Porque es nuestra hija. Por eso le pido a los que nos odian o nos ven como enemigos que por favor se metan conmigo, pero no con ella. No más con ella por favor”. El destinatario de este mensaje era uno solo: Claudio Bonadio. Cuando habló de “persecución”, se refirió a persecución judicial y aunque no nombró al juez, la alusión fue clara: “Es que es muy terrible para una joven que se la acuse de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre. El 27 de octubre de 2010. Ese día la acusan (sic) de haber ingresado a una asociación ilícita. Por una situación que ni ella ni ninguna persona, creo, que pierde a su padre elige. Los hijos se convierten en herederos forzosos de su padre por ley. No porque quieran serlo”.

Cristina tiene buena relación con los hermanos que siguen mandando en la isla. Admira a Fidel.

La novedad sobre Florencia no solo despertó especulaciones médicas y judiciales. También hay un costado político que aviva el interés de quienes analizan los movimientos de Cristina. ¿La salud de Florencia podría ser usada como coartada para bajarse de la carrera presidencial? Si las encuestas que miran en el Instituto Patria y sus posteriores análisis no garantizan un triunfo, y ante la falta de acuerdo con los otros líderes del peronismo como Miguel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y ahora Roberto Lavagna, dejar pasar el 2019 podría ser una opción. Pero ¿cómo encontrar un argumento que no choque con el espíritu combativo de sus seguidores? Florencia acaba de darle esa opción.

(Leer también: Premiaron un trabajo de Florencia Kirchner sobre Santiago Maldonado en Cuba)

Otra hipótesis es que esta situación personal repercuta en su imagen como madre y a la vez víctima y que sirva para empezar a caminar el sendero del lanzamiento hacia la presidencia por tercera vez.

El futuro electoral de CFK sigue siendo una incógnita. Es la candidata de la oposición con mayor caudal de intención de voto, pero aún no definió si se presentará o no. Desde su entorno son ambiguos respecto a esto y desde el Gobierno sostienen que se lanzará. No tienen dudas.

Florencia y Tristán Bauer en el festival de cine de La Habana, con el premio por su film sobre Maldonado.

Pánico. En su raid mediático, Eduardo Valdés también agregó sobre la salud de la hija menor de CFK que “hay mucho de ataques de pánico. Permanentemente Florencia Kirchner sentía a través de trascendidos periodísticos, que en cualquier momento la iban a detener”. En el canal de Noticias del Grupo Clarín, TN, Valdés agregó otro diagnóstico: “Lo de Florencia está más vinculado a una cuestión de estrés, de anorexia…”. Esto último le valió un reto por parte de la jefa, por lo que tuvo que retroceder sobre sus pasos. “En una entrevista en TN hice referencia al cuadro de salud que atraviesa Florencia Kirchner. Quiero aclarar que no se trata de una anorexia. Su diagnóstico está en manos del equipo que la atiende en Cuba y de ellos vendrá la información oficial. Que se mejore pronto”, se retractó en la red social Twitter.

La salud de la hija de la ex presidenta ha tenido altibajos en los últimos años. Había estado en la Clínica Favaloro a fines del 2014, aunque en aquella oportunidad todo parecía más grave, porque llegó en ambulancia y quedó internada durante 24 horas. Por entonces no hubo parte médico oficial y el hermetismo fue total, aunque hubo rumores de que se habría tratado de un “problema ginecológico menor”.

En agosto de ese año, la joven había estado internada durante algunas horas en el Sanatorio Otamendi, otra vez, por un problema ginecológico (las sospechas por entonces es que se trató de pólipos en los ovarios) que no revestía gravedad, algo que repetía casi calcado lo que había sucedido meses antes en el Sanatorio Mater Dei.

Florencia y su madre en la reelección del 2011.

En los últimos meses se habló de que la joven estaba sufriendo, además, de ataques de pánico. En todas las oportunidades el secretismo fue casi total.

Florencia Kirchner llegó a Cuba “para realizar un curso intensivo para guionistas de cine que tendría lugar entre el 18 de febrero y el 8 de marzo”, explicó Cristina en su video. Antes había contado que “el 5 de diciembre del año pasado, Flor fue invitada al festival de cine de La Habana, para la presentación de la película ‘El Camino de Santiago’, sobre la trágica muerte de Santiago Maldonado. Flor estudió cine y fue coguionista de este documental que obtuvo un premio en ese festival”. En las redes sociales hay fotos de aquella premiación que NOTICIAS reproduce en estas páginas. Pero ahora el cine deberá esperar. Primero está la salud. Y la Justicia.