Menú
Empresas / 17 de abril de 2019

Celular mata billetera: crece su uso como herramienta de pago

Mercado Pago, Valepei y Todo Pago impulsan el desarrollo. También promueven el teléfono como reemplazo del POSnet.

Por

Para el filósofo Marshall McLuhan, cualquier tecnología o medio, según sus características, podría ser considerada una extensión del hombre, de sus sentidos y su cerebro. Un auto reemplazaría a las piernas; la imprenta, a la voz; la ropa, a la piel… pero ¿qué hubiera dicho del celular? El smartphone concentra un sinfín de posibilidades, que van desde socializar, trabajar y comunicarnos, hasta jugar y hacer transacciones. Así se metió en nuestro bolsillo. No sólo porque no vamos a ningún lado sin él, sino porque hoy puede ser nuestra billetera a través de las apps de pago.

Según la consultora Claves, de 2017 a 2018 la cantidad de billeteras electrónicas se disparó 73% en la Argentina, por lo que alcanzaron un total de 3,3 millones, con un promedio de 1,7 operación mensual por usuario. Para McLuhan, el medio era el mensaje y las gigantes del sector parecen haberlo recibido: respondieron con el lanzamiento de diferentes opciones de pago móvil. “La app de Mercado Pago es la billetera virtual más grande de la región y cuenta con más de 10 millones de descargas en la App Store de IOS y Google”, resalta Paula Arregui, vicepresidente senior de producto de Mercado Pago, aplicación de MercadoLibre que en el último cuatrimestre de 2018 alcanzó los 2,4 millones de usuarios activos. La sigue en el podio Todo Pago, del grupo Prisma.

“En 2015 lanzamos Todo Pago y en 2016 la billetera electrónica. Hoy se trata de una plataforma integral que permite pagar, cobrar, realizar recargas, entre otras funciones online”, explica Tomás Reboursin, gerente general de medios de pago de Prisma, que ostenta 1,5 millón de usuarios de este servicio. Completa el podio VALEpei, que está bajo el paraguas de Red Link.

(Leer también: El desafío de las nuevas aplicaciones para llegar a otras generaciones)

“Es una billetera digital gratuita multibanco, que permite operar en forma segura y simple para enviar y solicitar dinero en forma inmediata”, explica el gerente comercial de Red Link, Jorge Larravide. La aplicación supera los 130.000 clientes, de los cuales 100.000 son los más activos, con un promedio de 14 operaciones mensuales de $ 1.900. “En menos de dos años, el mercado de las billeteras virtuales ha crecido cerca de un 600%”, recalca.

Este sector fintech está integrado además por variantes como PIM (billetera del Banco Nación) y las apps de las entidades onlines Ualá (que incluye la Mastercard prepaga) y Wilobank, la de Rapipago y la del gestor de pagos electrónicos Yacaré.

Este formato de pago atraviesa un boom. Para ejemplificar, las cifras de Prisma son más que elocuentes: las transacciones 2018 versus 2017 reflejan un salto del 35% para el sistema Todo Pago, del 19% para tarjetas de débito, 12% para las de crédito y 11% para PagoMisCuentas.com. Así las cosas, los jugadores invierten en nuevos desarrollos que complementan e impulsan el servicio: recargar el celular y la SUBE, hacer transferencias y pagos y, en el caso de Mercado Pago, hasta invertir en fondos comunes de inversión.

(Leer también: Control y geolocalización: las nuevas apps para padres)

POSnet. Pero el ubicuo celular no actúa solo. Bien lo explica Larravide: “Están creciendo enormemente los pagos móviles bajo los códigos QR y los lectores de tarjetas o dongle”. La primera opción implica pagar escaneando el código con el celular, prescindiendo del plástico. Con la segunda, un comercio o profesional utiliza el dispositivo para leer la tarjeta y generar una operación PEI (pago electrónico inmediato). El dongle es sucesor del POSnet (POS viene de point of sale, punto de venta) que, adaptado a mobile, fue rebautizado mPOS. Más simple: es el aparatito que transforma al smartphone en terminal de cobro.

Detrás de estas innovaciones es que se erige el secreto del éxito de los pagos con el celular. “Se pueden procesar tarjetas de crédito, débito o prepagas no bancarizadas y ofrecer financiación. De esta forma, no se pierden oportunidades de hacer crecer el negocio, al tiempo que se cumple con la reglamentación de AFIP”, se refieren en Mercado Pago a Point, el dispositivo de la marca.

“Desde el punto de vista del comercio, reunir en una misma plataforma todos los medios de pago implica un beneficio para su negocio, ya que promueve las ventas”, destaca Reboursin, de Prisma. Los rubros donde más crecieron estos sistemas son varios, pero sobre todo entre los profesionales independientes, desde plomeros y mecánicos, hasta veterinarios, remiseros y feriantes. Además, se sumaron pequeños comercios (bares y locales de indumentaria) y grandes marcas (Burger King, YPF, Freddo, Tea Connection, Axion, Havanna).

“Más de 260.000 tiendas implementaron el QR”, dice Arregui, de Mercado Pago, sobre un formato bajo el que se realizaron 3,5 millones de pagos desde mayo del año pasado y en el que se destaca la adhesión de más de 2.500 supermercados chinos.

Considerando que la mitad de los argentinos no está bancarizado, pero que un 90% tiene celular, queda un jugoso mercado de 60 millones de smartphones por explotar. “Para los individuos, tiene el beneficio de evitar el efectivo, los problemas para conseguir cambio y el tener que sacar plata del cajero”, enumera el referente de Todo Pago. Las billeteras fueron impulsadas también por el avance del e-commerce y los hot sale, pues se consolidan en las compras online.

“Se rompieron tabúes: resulta natural que para efectuar pagos se utilice la misma herramienta que es agenda o alarma”, simplifica Arregui, al tiempo que revela: “A nivel regional, las operaciones mobile de Mercado Pago ya representan más del 58% del total de dinero transaccionado”.

Para Reboursin, Todo Pago es una “lifestyle platform”. Remite a que no se trata de un mero software, sino que tiene injerencia en el estilo de vida: está presente “en los hábitos y costumbres, facilita más que un pago simple, rápido y seguro, es una experiencia”. El ejecutivo de VALEPei va más allá y plantea que uno de los ejes del crecimiento de los pagos móviles es que se están creando nuevos “ecosistemas digitales” que avanzan en torno al omnipresente smartphone.