Menú
Cultura / 21 de mayo de 2019

Game of Thrones: por qué a Slavoj Žižek no le gustó el final

El filósofo esloveno, uno de los más importantes de la actualidad, analizó el último capítulo; según él, típicamente machista. También, la conclusión de Stephen King.

Por

Game of Thrones” da para todo. Hace pocas horas el filósofo esloveno Slavoj Žižek , uno de los más destacado de la actualidad, acaba de publicar en The Independent de Inglaterra su opinión sobre el final de la serie de HBO. (Alerta spoilers)

Empieza por reconocer que la lectura de Stephen King, el gran maestro de la narrativa contemporánea, puede ser la más justa. King dijo en su cuenta de Twitter que, no importa cuál hubiera sido el final, el hecho de la serie terminara, en sí mismo, es motivo de insatisfacción. Si lo sabrá él que mantiene en vilo a millones de lectores, en todo el mundo, desde hace muchas décadas.

(Te puede interesar Game of Thrones: la fórmula ganadora)

Žižek, también disgustado con el último capítulo, interpreta su culminación como una afirmación del patriarcado, que prefiere alejar del escenario político la posibilidad de que las mujeres gobiernen el mundo. El triunfo de Daenerys hubiera representado la asunción del poder por parte de un líder diferente, interesado -en principio- en reparar las injusticias del mundo.  Transformar a esta líder social en una reina loca es para Žižek, una típica fantasía machista.

(Te puede interesar: ¿En qué consistió el congreso dedicado a “Juego de Tronos”?)

La otra mujer fuerte de la historia, Arya Stark, se va lejos del reino y del poder. Y Sansa, para el filósofo, representa a la típica heroína femenina del capitalismo: suave, comprensiva y un poquito intrigante. Perfecta para el nuevo paisaje político poder en Westeros.

(Te puede interesar: GOT: las explicaciones científicas de mundo de fantasía, terror zombie, sexo y trampas políticas)

En cuanto a Bran, Žižek es demoledor: es el típico represente de una ideología que supone que los que rechazan el poder son mejores. “La reina radical que quiso más libertad para todo, no importa su raza o condición social, fue eliminada. Las cosas volvieron a la normalidad”, concluye el pensador.