Menú
En la mira de NOTICIAS / 15 de julio de 2019

La extraña alianza entre Cristina y Vidal

En los bunkers de ambas campañas bonaerenses, ven con sorpresa la emergencia de ese extraño corte de boleta. Hombres con candidaturas débiles y sororidad por conveniencia.

Por

Vidal Cristina Kirchner

Cristina Fernández y María Eugenia Vidal parecen el agua y el aceite, y ellas se encargan permanentemente de dejarlo bien claro. Sin embargo, hay votantes que las quieren juntas.

Aunque parezca mentira, los analistas de encuestas de los principales bunkers de campaña se encuentran hoy con la soprendente alianza entre la jefa del kirchnerismo y la gran estrella del macrismo.

Se trata, por supuesto, de una alianza que solo se hace posible en la mente de algunos electores bonaerenses que prometen cortar boleta para llevar a ambas mujeres al poder, o mejor dicho, para mantenerlas allá arriba desde el 2020.

Y por más que suene raro este corte de boleta transversal, no son pocos los que aseguran que pondrán a Cristina y a Vidal en el mismo sobre.

(Te puede interesar: Los hijos de Vidal: blancos de la campaña sucia)

Los expertos en analizar sondeos de la Provincia, que trabajan en ambos frentes, calculan sorprendidos que alrededor del 10% de los consultados quieren juntar a esas damas injuntables. Esta anomalía ideológica, que desafía la presunta grieta que divide al país, tendría como derivación de campaña la conveniencia mutua de que CFK y Vidal aflojen con los dardos cruzados entre ellas. En todo caso, la estrategia más razonable sería disparar hacia otro lado, para no resignar ese preciado aunque curioso voto cruzado.

La explicación principal que dan los que coquetean con votar a ambas es que desean ver mujeres fuertes al frente del país. Y la contracara obvia de esta visión es que, hoy por hoy, la oferta electoral quedó protagonizada por hombres débiles, al menos en su rol de candidatos.

(Te puede interesar: Quiénes son los hombres de confianza de Alberto Fernández)

Alberto no puede parar de explicar que no es un títere. Macri pasó buena parte del 2019 resistiendo el clamor amigo para que desista de la reelección y le deje su lugar a Vidal. Massa y Pichetto quedaron chamuscados en la panquequera de esta elección. Y a Kicillof le convendría estudiar de memoria un viejo manual del alumno bonaerense para disimular un poco su tonito palermitano.

Todos opacados por la ola de los pañuelos, no importa tanto de qué color, siempre que huelan a mujer con ganas y chances de dar pelea.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.