Menú
Noticias Uruguay / 13 de agosto de 2019

Robert Silva, el nuevo reformador

Talvi se jugó por un docente del interior como candidato a vice. Robert Silva cree en la educación como pilar del futuro.

Por

FÓRMULA. El profesor Silva, del ala sanguinettista, fue reconocido por la Corte Electoral como compañero del economista Talvi. //Fotos: Javier Calvelo / ADHOC.

El martes 23 de julio, y como era previsible, la Corte Electoral dictaminó que el profesor Robert Silva estaba habilitado a pugnar por la vicepresidencia del país, como compañero de fórmula del candidato colorado Ernesto Talvi. La decisión fue aprobada por seis de los nueve ministros de la Corte y así se entendió que el cargo de vicepresidente de la República no es a los efectos de las elecciones, el de un legislador (en rigor, se interpretó el artículo 201 de la Constitución). Con la incertidumbre atrás, Silva ofreció una conferencia de prensa y el mismo día, unas horas después, concedió una entrevista a NOTICIAS en su pequeño despacho apenas personalizado por un cuadro tallado de José Batlle y Ordóñez y un banderín del Tacuarembó FC, club emblema del departamento del que Silva es orgullosamente oriundo.

En la charla, el exconsejero de la Anep, abogado, y posgraduado en Habilidades Gerenciales, se refirió al modelo de país que quiere llevar adelante junto a Talvi, a la fe que le tiene para llegar al balotaje en noviembre y a su obsesión: el ambicioso Plan Nacional de Educación.

Noticias: ¿Más aliviado ahora? ¿O siempre supo que sería habilitado?

Robert Silva: Siempre estuvo el convencimiento de que habíamos hecho las cosas bien, de que habíamos actuado conforme a derecho, porque cuando Ernesto Talvi me hace el ofrecimiento se conversó el tema y se hicieron consultas. Eso claramente nos daba ciertas garantías de que pisábamos terreno jurídico seguro, como decía Ernesto. Sin perjuicio de que cuando uno se somete a un órgano que tiene que resolver, se genera cierta incertidumbre.

“HAY QUE MIRAR AL ALUMNO INTEGRALMENTE, DESDE QUE INGRESA AL SISTEMA EDUCATIVO FORMAL A LOS 3 AÑOS HASTA QUE SALE A LOS 18”. //Fotos: Diego Ituño.

Noticias: Ahora empieza la campaña. ¿Cuáles temas serán prioritarios para usted? ¿Con qué va a insistir de acá a octubre?

Silva: Por deformación profesional, hay un tema bien importante que es la educación. Tiene que ser el gran proyecto que debe unirnos, y por el cual debemos reunirnos todos los uruguayos. Pero además creo que la educación es la gran herramienta transformadora, que nos abre a todos ventanas de oportunidades. Pero no sólo la educación misma, sino también para otros temas como ser el empleo, donde tiene directa incidencia, así como también la tiene en la productividad y el desarrollo del país. Para mí la educación es el eje transversal de una política transformadora del país. Si acepté este desafío fue, en gran parte, porque Ernesto me decía: “El presidente, el economista, el que va a trabajar por la transformación del país, y el educador en la vicepresidencia, y ahí vamos a generar una sinergia entre los dos”. Y creo que en los momentos de mayor esplendor del país fue cuando apostó fuertemente a la educación.

Noticias: ¿Tuvo algo que ver, desde su asesoramiento, en algunas de las medidas que Talvi ha manejado en temas de educación o en su plan de gobierno directamente?

Silva: Mi vínculo con él comienza antes que él fuera precandidato, de cuando estaba en Ceres y hablábamos sobre qué habría que hacer, cómo habría que trabajar a futuro. Me siento muy identificado con la fuerte impronta que este programa le da a los docentes, y esa es una prédica mía. No hay posibilidad alguna de cambiar la educación del país, y a raíz de la educación, esas otras áreas que hablamos, si nosotros no empoderamos, no reivindicamos y valoramos a los docentes. Los docentes son los grandes hacedores de la transformación del Uruguay.

Yo siempre sostuve, recorriendo el país, que nosotros no estábamos peor en educación, gracias a los docentes, porque la enorme mayoría trabaja terriblemente bien en sus centros educativos. A pesar del sistema burocrático, a pesar del sistema centralista, carente de coordinación, ellos están al firme ¿Y qué le damos? Le damos una muy mala formación general y de grado, que sabemos que desde 2008 venimos barranca abajo en cuanto a egreso, carencias en la formación de los docentes… No le damos una formación permanente, porque no hay una política en ese sentido que les permita irse desarrollando profesionalmente durante su carrera. Y tenemos una carrera del demonio porque premia primordialmente la antigüedad. Vos sólo vivís, y ascendés. Ha llegado el momento de tomar decisiones que permitan transformar eso: generar esos cambios necesarios.

Noticias: ¿Cómo cuáles?

Silva: Te lo digo así: la creación de una política nacional docente, que transforme la carrera de grado, que la haga pertinente, que le dé formación en cuestiones socioemocionales, en tecnología, en segunda lengua, que le dé formación efectiva a los docentes en enseñar. Porque vos hablás con muchos maestros y te dicen: “A mí nunca me enseñaron a enseñar a leer. ¿Cómo se enseña a leer?”. Eso es muy grave. Esa es tu esencia como docente: enseñar.

“QUEREMOS UN PAÍS PRODUCTIVO, INCLUSIVO, CON ACENTO EN EL TURISMO Y LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA, EL INTERIOR DEL PAÍS”. //Fotos: Javier Calvelo /ADHOC

Noticias: Talvi tiene mucha simpatía por EdUy21, un “think tank” que usted integra. ¿Por dónde pasan las principales propuestas de EdUy21 que llevaría adelante un gobierno colorado?

Silva: En primer lugar, la coincidencia con la profesionalización docente. Luego, la política curricular reformadora. Para entendernos: qué se enseña, para qué se enseña, cómo se enseña. La educación está teniendo un proceso de transformación en lo curricular a través del marco curricular que se diseñó. Vos tenés que mirar al alumno de forma integral, desde que ingresa al sistema educativo formal a los 3 años, hasta que sale a los 18. Que exista un marco curricular común que establezca los lineamientos pedagógicos transversales, y que se sepa qué esperás de ese alumno cuando llegue a tercero de escuela, qué competencias tiene que tener, e ir previendo los logros que debería tener para que te permita adelantarte al problema. Hay muchos insumos a considerar para generar lo que para mí es imprescindible: un Plan Nacional de Educación, que en grandes líneas sea abarcativo de qué se va a hacer… Debe ser un plan que establezca objetivos, que establezca metas, los responsables, los plazos y la evaluación. Acá se diseñan políticas y no se piensa en las evaluaciones.

Noticias: ¿Está en contra del cogobierno en la educación? ¿Le sacaría poder a los sindicatos de la educación?

Silva: Acá ha habido una confusión y los sindicatos a veces han ocupado lugares que no deben ocupar en el gobierno de la educación. Creo que la ley del 2008 generó un espacio que es la representación de los docentes. Muchas veces esa representación de los docentes fue utilizada por actores que habían sido electos por las listas sindicales o a veces los propios sindicatos por un accionar no del todo institucional incidieron en la toma de decisiones que afectaron la institucionalidad. Creo que un desafío del próximo gobierno es recobrar la plena institucionalidad del sistema educativo, y poner en su lugar: quienes tienen responsabilidad de gobernar, gobiernan; quienes tienen responsabilidades de defender los intereses colectivos de los trabajadores, lo tienen que hacer, en un diálogo permanente.

Noticias: ¿Está orgulloso de haber participado de la reforma educativa que lideró Germán Rama en el segundo gobierno de Sanguinetti?

Silva: Uno de los grandes orgullos de mi vida. Yo tengo vocación por la educación por dos cuestiones. Una, de cuando estaba allá en Tacuarembó, familiar, porque tengo una abuela y una madre maestra… Mi madre no tenía con quién dejarme, y mientras ella planificaba, yo con 4 años hacía dibujos y cuando me preguntaban qué estaba haciendo, decía: “planificando”. Y luego, el gran insumo fue vivirlo consustanciadamente en una reforma educativa con Rama, porque el tipo trabajaba 14 o 16 horas por día. Y trabajaba con algo que para mí es clave: trabajaba por la educación más allá de lo que vos votes, no le importaba tu filiación partidaria. Y mucho equipo técnico y solvente -incluso siendo del Frente Amplio (FA)- no estuvo en los gobiernos del FA, el FA los dejó afuera porque habían participado en la reforma de Rama.

POLÉMICA La ministra Muñoz cuestionó a Silva y éste le contestó que defiende la laicidad y que cuando era consejero nunca le dijo nada.

Noticias: La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, dijo a Panorama 1410 que usted “está en contra de la libertad de los estudiantes”. Dijo Muñoz: “Silva ha enjuiciado muchas veces lo que es la libertad del estudiantado, fundamentalmente del estudiantado más joven que es el que está en los liceos y que se expresa cuando hay signos en la sociedad de querer volver a poner militares en la calle”. Esto por su posición ante la postura de los alumnos que colgaron carteles de “La reforma no es la forma” en algunos liceos.

Silva: Me llama la atención que la ministra haya tenido esas expresiones, cuando durante todo el tiempo que convivimos ella como ministra y yo como consejero (del Codicen), sus comentarios fueron sustancialmente opuestos, fueron de conformidad hacia mi trabajo. Además, siendo una ministra y si tenía la convicción de que una autoridad de la educación tenía ese proceder, ese pensamiento, no haya intentado advertirme de que eso no correspondía. Si yo fuera ministro, tomo el teléfono y le digo: “Estimado colega, vamos a conversar sobre sus posiciones”. Pero además, eso es una falacia. Y reivindico la defensa de la laicidad, la prohibición de hacer proselitismo y la imperiosa necesidad de preservar los centros educativos públicos como centros educativos para todos y no para algunos. Si faltaba algo, hubo una sentencia judicial que dijo que ese cartel era violatorio de la laicidad y mandó retirarlo, y la autoridad de la educación -que tiene un responsable político que es el MEC no apeló ese fallo, así que estuvo de acuerdo.

Noticias: ¿Cuál es el modelo de país que quisiera impulsar desde el binomio con Talvi?

Silva: Creo que tiene que ser un país como supimos ser, un país inclusivo, que tenga un fuerte componente social, que desarrolle ese país productivo con acento en lo que el mismo Talvi dice: la producción agropecuaria, el interior del país. Vos te ponés a pensar los servicios que el país ofrece, el 50% de los ingresos tienen que ver con el turismo. Creo que dentro del desarrollo de un país natural, que apueste al agro como puntal, tenemos que a su vez desarrollar servicios: el turismo, no sólo con foco nacional sino regional. En definitiva, un país con foco en la inclusión, en el interior, y que apueste fuertemente a hacer un diferencial. Y la producción agropecuaria con acento en lo natural, combinándolo con servicios, creo que va por ahí.

Noticias: Si fuera vicepresidente, ¿cuál sería su preocupación? Tendría que liderar un Parlamento, tener poder de negociación y articulación con todos…

Silva: Cuando me ofrecieron esta función, lo primero que dije es que yo no tengo experiencia parlamentaria. Pero en la vida uno ya sabe que el gran desafío es no sólo aprender, sino estar dispuesto a aprender permanentemente. En los ámbitos donde tuve que estar (en la secretaría general del Codicen, en un proceso bien complejo con la reforma de Rama, luego en plena crisis económica del gobierno de Batlle, donde tuve que negociar con sindicatos, con proveedores, con distintos actores, cuando fui secretario general del Codicen, tuve que desocupar centros educativos), me dio mucha experiencia en gestionar, en negociar, en articular y gestar acuerdos. Eso es algo importante a tener en cuenta en esa función legislativa en un Parlamento que no tendrá mayorías. Mi gran foco -y colaboraré desde la vicepresidencia- sería legislar una Ley de Educación que ya se ha dicho que tendremos que aprobar, en el presupuesto nacional con un fuerte componente de educación para los próximos cinco años; y acompañar a todas las autoridades en sus comparecencias al Parlamento, que seguramente sean muchas.

Noticias: ¿Se ve llegando al balotaje y definiendo la elección?

Silva: Creo que sí. Nosotros tenemos que buscar un lugar en el balotaje, y tal como están las cosas hoy será el FA y el Partido Nacional o el FA y el Partido Colorado. Lo que veo en Ernesto y fue una de las cosas que me motivó es que yo estaba en mi zona de confort, en el gobierno de la educación como uno de los consejeros, y él me fue a buscar para este desafío, saliendo de mi zona de confort. Igual que le pasó a él, que estaba en su zona de confort, en lo académico, reconocido internacionalmente, trabajando en universidades extranjeras, y volvió al país para hacerse cargo de los problemas de los uruguayos. A este país hay que transformarlo porque está muy mal en diversas áreas, ¿por qué no salir de mi zona de confort y apostar? Mucha gente ve en Talvi una esperanza. Lo veo cuando voy a la estación de servicio, al supermercado, en la calle…

Francamente te digo, tenemos una oportunidad como proyecto. En Uruguay tenemos que apostar a las cosas que nos unen, no a las que nos dividen. No creer que el que no está en mi proyecto, o el que no me vota o no está en mi partido es un enemigo, lo descalifico, lo destrato, digo que tengo que dar una guerra contra él. La apuesta de Talvi a la que me sumo es: tenemos un proyecto, estamos convencidos que es el mejor proyecto para transformar el país, apostamos a los votantes batllistas y colorados, pero queremos que todos confíen en nosotros y nos den una chance por cinco años para liderarlo.