Viernes 14 de agosto, 2020

CIENCIA | 01-07-2020 14:30

Estudios sugieren que el coronavirus puede desencadenar diabetes

Científicos hallaron evidencia de que el virus afectaría a las células productoras de insulina. La Covid-19 causa un enorme daño a los tejidos del organismo, incluyendo el páncreas.

La diabetes es uno factor de los factores de riesgo que pueden llevar a un cuadro grave de Covid-19. Cuando las personas con diabetes desarrollan una infección viral, la enfermedad puede ser más difícil de tratar debido a las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre y, posiblemente, la presencia de complicaciones de la diabetes. De acuerdo con Paul Zimmet, presidente de la Federación Internacional de Diabetes, estudios realizados en diferentes países muestran que entre un 30 y un 40 por ciento de las muertes en las unidades de terapia intensiva son de personas que sufrían diabetes. 

Pero, además, va cobrando cuerpo la hipótesis de que el mismo virus puede desencadenar diabetes en algunas personas. “Aún no conocemos en su totalidad cuál es el mecanismo por el cual la Covid-19 puede causar diabetes -explica Zimmet-. Sin embargo, manejamos varias posibilidades. En primer lugar hay que tener en cuenta que la Covid-19 es muy dañina y que el virus causa un daño terrible a los tejidos del organismo, incluyendo pulmones y páncreas”. 

Se han observado en hospitales de diferentes lugares del mundo pacientes con Covid-19 que desarrollaron diabetes de manera espontánea, mientras que otros llegaban a las instituciones de salud con niveles extremadamente altos de azúcar en la sangre y cetonas, sustancias que se producen a partir de depósitos grasos en el hígado. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina para descomponer el azúcar, usa cetonas como fuente alternativa de energía.

Experimentos hechos en páncreas en miniatura cultivados en laboratorio sugieren que el virus podría desencadenar diabetes al dañar las células productoras de insulina, fundamentales para regular los niveles de azúcar en la sangre. 

 

Shuibing Chen, bióloga especializada en células madre que trabaja en Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York, y sus colegas demostraron que el virus puede infectar las células alfa y beta del organoide, algunas de las cuales mueren. Mientras que las células beta producen insulina para disminuir los niveles de azúcar en la sangre, las células alfa producen la hormona glucagón, que aumenta el azúcar en la sangre. El virus puede además inducir la producción de proteínas conocidas como quimiocinas y citocinas, que pueden desencadenar una respuesta inmune que también podría matar las células, según un estudio publicado en la revista científica Cell Stem Cell.

Según Chen, los experimentos indican que el virus es capaz de alterar la función de las células clave involucradas en la diabetes, ya sea matándolas o activando una respuesta inmune que las ataca. Durante el ensayo, el virus también atacó a los organoides pancreáticos que habían sido trasplantados en ratones y a las células en los organoides del hígado. El hígado es fundamental para almacenar y liberar azúcar en el torrente sanguíneo cuando detecta insulina.

Pero todavía hay que realizar más estudios epidemiológicos y experimentos de laboratorio. Porque podría haber más aspectos que estarían influyendo: el virus podría desencadenar un estado inflamatorio extremo, lo que perjudicaría la capacidad del páncreas para detectar glucosa y liberar insulina, y amortiguaría la capacidad del hígado y los músculos para detectar la hormona, dice. Ese podría ser también uno de los desencadenantes de la diabetes.

Como antecedente, ya se tenía evidencia de que varios virus, incluido el que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, que estalló en el 2003), se relacionan con afecciones autoinmunes como la diabetes tipo 1. Además, muchos órganos involucrados en el control del azúcar en la sangre son ricos en una proteína llamada ACE2, que el SARS-CoV-2 usa para infectar las células.

A principios de este mes, un grupo de científicos que trabajan en varios países puso en marcha una base de datos internacional para recopilar información sobre personas con Covid-19 que tengan altos niveles de azúcar en la sangre, sin antecedentes de diabetes o de resistencia a la insulina.

Los investigadores esperan utilizar los casos para comprender si el SARS-CoV-2 puede inducir diabetes tipo 1 o una nueva forma de la enfermedad. Y quieren investigar si la diabetes de aparición repentina se vuelve permanente en las personas que han tenido Covid-19. También buscan comprobar si el virus puede llevar a las personas que ya estaban en camino a desarrollar diabetes tipo 2 a un estado diabético.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios