Domingo 5 de julio, 2020

CIENCIA | 23-06-2020 15:32

¿Es posible que el coronavirus desaparezca?

El virus no se ha debilitado, ni ha perdido capacidad de contagio. Tampoco se ha alcanzado inmunidad de rebaño. Ya son varios los países que experimentan reaparición de brotes. ¿Qué dice la ciencia?

¿Se irá alguna vez el coronavirus pandémico? ¿Desaparecerá la enfermedad Covid-19? No son preguntas que la ciencia esté en condiciones de responder porque la ciencia no hace futurología. Sin embargo, la gran mayoría de los expertos consideran que el coronavirus seguirá entre nosotros por mucho tiempo más, aún cuando haya una vacuna que prevenga su contagio.

De tiempo en tiempo surgen voces disonantes opinando, por ejemplo, que el virus está perdiendo agresividad. Sin embargo, no hay ninguna investigación al respecto que avale tales afirmaciones.
Una investigación publicada hoy en la revista The Lancet analiza si realmente hay una disminución de casos en Europa, y por qué. “Los descensos observados en casos y muertes podrían deberse a aislamientos (que incluyen órdenes gubernamentales de quedarse en casa, prohibiciones de hacer reuniones públicas con menos de diez personas y toque de queda de todos los grupos de edad), distanciamiento social y otras intervenciones -dicen los autores del paper-. Esto implicaría que la epidemia aún se encuentra en una etapa relativamente temprana y que, por lo tanto, una gran proporción de la población sigue siendo susceptible. Bajo tal escenario, existe un alto riesgo de transmisión renovada si las intervenciones o modificaciones de comportamiento se relajan por completo”. 

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) los técnicos Maria Van Kerkhove y Michael Ryan aseguraban ya a principios de junio que “nada ha cambiado” en la transmisibilidad del virus ni en su tasa de gravedad (un 15% de infecciones requieren internación y un 5%, directamente en terapia intensiva). Ninguno de los muchos estudios de genética que se están haciendo dan muestras de que el virus haya mutado hacia uno menos agresivo. 

En un sentido similar se expresó Santiago Fernández, director del grupo de investigación en infección e inmunidad del Institute for Research in Biomedicine, en Suiza. “Desde mi punto de vista es muy precipitado decir que el virus es ahora menos virulento -comentó, en una entrevista para la RTVE.es-. Seguimos en un terreno desconocido con respecto a la evolución de la pandemia, y la mayor parte de los especialistas coinciden en que existe un peligro real de que se reproduzcan puntualmente nuevos brotes".

De hecho, se están registrando nuevos casos en diversos países. Uno de los ejemplos más llamativos es el de Alemania, que ha vuelto a registrar contagios cuyas tasas de reproducción (o R0) pasaron de ser 1,06 a 2,88, según informes del Instituto Robert Koch. Esto implica que 100 personas contagiadas tienen el potencial de infectar otras 179. Para contener la propagación del virus lo ideal es que esa tasa sea inferior a 1. 

De hecho, el distrito de Gütersloh y sus 360.000 habitantes estarán bajo una nueva cuarentena hasta finales de junio tras un brote en una planta procesadora de carne. Es el primer bloqueo local desde el alivio de la cuarentena en mayo: pero más de 1.500 trabajadores en un matadero dieron positivo. No habrá eventos culturales, ni gimnasios, cines o bares. Los 7.000 trabajadores del matadero entrarán en cuarentena domiciliaria.

En Corea del Sur, las autoridades advirtieron que pueden estar atravesando una segunda ola de la epidemia cuyo comienzo habría sido a principios del mes de mayo. Y China tuvo un brote que comenzó hace dos semanas en las ciudades de Beijing, por mencionar apenas algunos ejemplos. 

A pesar de algunas mejoras en las tasas de infección en Europa, la situación global de Covid-19 está "empeorando" una vez más, aseguró recientemente el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. El 7 de junio, se reportaba la mayor cantidad de nuevos casos de Covid-19 desde el comienzo de la pandemia. Según Tedros, la vigilancia activa y el seguimiento de contactos siguen siendo esenciales para limitar la progresión del virus. 

El paper de The Lancet analiza: “Los descensos observados en casos y muertes podrían deberse al logro de la inmunidad del rebaño. Esto implicaría que una gran proporción de la población ahora está protegida contra la infección, ya sea mediante la adquisición de inmunidad después de una infección previa o por otros medios naturales (como la protección cruzada de otros coronavirus). Bajo tal escenario, es de esperar una mayor disminución de casos y muertes incluso en ausencia de intervenciones o modificaciones de comportamiento”. Sin embargo, la inmunidad de rebaño sin vacunas es muy baja, y se ubica en entre el 5% y el 20%, según países. 

De modo que, acuerdan grandes nombres de la comunidad científica, es muy probable que convivamos con el coronavirus SARS-CoV-2 tal y como en la actualidad lo hacemos con otros virus respiratorios. Que la Covid-19 sea una enfermedad endémica, aún cuando hubiera vacuna, es una posibilidad que hay que tener en cuenta y aprender a manejar. 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

  • OMS
Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario