Domingo 5 de julio, 2020

CIENCIA | 24-06-2020 12:08

Los datos que alarman y alientan una cuarentena más estricta

La ocupación de camas de cuidados intensivos aumentó 21% en la última semana. La positividad de los tests supera el 40% en el AMBA y la cantidad de casos sube de manera exponencial.

“El uso de las camas de terapia intensiva ronda actualmente el 65%, y puede subir. La meseta de casos de entre 1.600 y 2.000 de la última semana es bastante manejable por el sistema de salud pero si esto se dispara y los casos se incrementan y acumulan el panorama se complejiza. Hay otra variable a tener en cuenta, y es que el personal de salud es un recurso agotable  que también se contagia del coronavirus y hay que cuidarlo, porque es complejo de relevar. Porque personal capacitado y formado para manejar pacientes críticos no se logra de un día para el otro, aunque sí se pueda comprar una cama, un respirador o un monitor”. El crudo resumen de situación es de Javier Fariña, director del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Y es que según científicos e investigadores de diversas especialidades, el panorama de cómo evolucionan los contagios por Covid-19 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y en el conurbano bonaerense, es preocupante no desde una sino al analizar diversas variables. Número de casos nuevos, cantidad de testeos, tiempo transcurrido entre que una persona con síntomas es hisopada, lapso que debe esperar para ser informada acerca de los resultados, rastreo de contactos estrechos a partir de un caso confirmado, cantidad de camas hospitalarias disponibles totales y las específicas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Es apenas una lista de los indicadores que en las últimas dos semanas encendieron las alarmas.

A punto tal que en el informe diario que ofrecen autoridades del Ministerio de Salud de la Nación ahora se agrega información detallada referida a la ocupación de camas de cuidados intensivos por Covid-19. Desde cuántas están ocupadas a nivel país y a nivel AMBA, hasta en qué provincias están internados los enfermos graves. Los datos de hoy de la viceministra de salud Carla Vizzotti son más que preocupantes: 433 personas en UCI, con un aumento del 22,6% solo en la última semana. 

Aumento exponencial

“En CABA y la provincia de Buenos Aires (en particular en el conurbano) se ve que ya desde mayo el promedio de los casos semanales se incrementa entre un 30% y un 50% -explica Soledad Retamar, ingeniera en sistemas, docente e investigadora de la Facultad Regional Concepción del Uruguay de la Universidad Tecnológica Nacional- . En la provincia de Chaco hay más fluctuaciones, pero el promedio de casos semanales sigue creciendo. Esto implica que, si una semana se informan 1.000 casos diarios, en la que sigue los casos diarios serán 1.500, en la siguiente 2.250, y así sucesivamente. El crecimiento exponencial es que a medida que pasan los días, los casos se van multiplicando por un número determinado. Es decir, mañana tendremos los casos de hoy multiplicados por ese número que, por más pequeñito que sea, siempre nos dará un número mayor de casos diarios que el actual”.

Para Rodrigo Quiroga, bioinformático de la Universidad Nacional de Córdoba, hay cierta sutileza en el proceso. “Si uno lo toma a largo plazo el crecimiento puede ser engañosamente lineal, pero llega un momento en el que ese crecimiento exponencial se puede dar de una manera explosiva y sostenida en el tiempo. Si uno mira por ejemplo el caso de las personas internadas en Chile, ve que creció de modo exponencial, y luego lento. Después, del 6 de mayo al 2 de junio se manifestó un crecimiento exponencial sostenido y en un mes pasaron de tener 314 internados a 1.100 en un mes. Se multiplicó por 3 en ese período”. ¿Pero es ley que un crecimiento exponencial sostenido siga siéndolo? Todo depende: de la actitud de la población en cuanto a salir menos, tomar más medidas de precaución, usar menos el transporte público; y también de las medidas que tomen el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales. 

Reproducción y positividad

Un concepto importante para comprender la evolución es el número de reproducción o factor R0, que describe la intensidad de una enfermedad infecciosa. “Si cada persona contagia a un individuo (R = 1), los casos crecen de manera lineal. Pero si cada persona contagia a más de 1 (R > 1), los casos aumentan de manera exponencial. Actualmente el R es mayor a 1 en todos los distritos calientes. En Chaco, por ejemplo, hace un mes el promedio de casos diarios estaba en torno a los 20 y hoy, a los 40”, detalla Santiago Olszevicki, becario en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires en bioinformática.

Otro concepto poco explicado pero fundamental en una pandemia como esta es el “índice de positividad”: cuántas personas se descubren en un número total testeado (100, por ejemplo).  Durante abril y parte de mayo, la positividad de los testeos hechos en la Argentina fue reduciéndose para ubicarse inclusive por debajo del 10% que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS): se testeaba cada vez más y los positivos no crecían.  

“Pero en estos últimos días hemos visto con preocupación que la tasa de positividad comenzó a subir, en particular en CABA y PBA donde supera ampliamente al promedio nacional siendo del 42% y 35% respectivamente, y con fluctuaciones, mientras que en el resto del país promedia el 9,4%. Este aumento, que a veces se intenta justificar con la implementación del plan DetectAr o la ampliación del caso sospechoso, nos esta alertando sobre un posible subtesteo y surgen las preguntas: ¿estamos encontrando a tiempo las personas contagiadas? ¿se realiza de manera efectiva el rastreo de contactos?”, explica y se pregunta Retamar. “Todo parecería indicar que no –enfatiza-. Cuando una de cada dos pruebas que hago me dan positivas, es porque estamos llegando tarde al rastreo de los contactos y, en la misma línea, uno puede suponer que la cantidad de infectados reales es bastante mayor que la que se alcanza a detectar”.

Sin embargo, muchas personas hacen, desde el sentido común, el razonamiento contrario: aumentan los casos por que se hacen más tests. Pero la realidad es que los tests no crean contagios, los contagios están allí. “Para considerar que aumentan los casos porque se testea mucho se debería observar lo contrario: un porcentaje de positividad bajo -razona Olszevicki-. Esto implicaría que se están haciendo muchos esfuerzos (muchos tests) para encontrar cada caso. Y el fenómeno observado hoy en en los distritos calientes es que se efectúan en promedio tres tests para encontrar cada caso (o 30% de positividad) cuando lo recomendado para prevenir el subtesteo es hacer 10”.

Como si ya no fuera todo complejo, algo importante a tener en cuenta es dónde se encuentra ese total de tests positivos. Cuando se dan en un lugar donde ya se sabe que hay infección, como pudo haber sido en su momento la Villa 31 en CABA o la Villa Azul en Quilmes, es esperable que el índice de positividad sea elevado. El gran problema es cuando es elevado en territorios extensos, desperdigados, en toda la ciudad o en diversos municipios. 

¿Estamos testeando lo suficiente? “No todo todo lo que deberíamos.  Además, según lo informado en los Datos Abiertos del Ministerio de Salud de la Nación, hay miles de personas esperando resultado de sus hisopados y más de mil casos sospechosos sin muestra tomada. En conjunto, esta situación implica que estamos viendo solo un pedacito de la realidad y, encima, tarde”, concluye Olszevicki.

A esto se suma que el cálculo de los días para la duplicación de casos, que nos indica la velocidad del crecimiento, pasó de 24 días a mediados de mayo a 15 días en la actualidad.

Todo esto y más es lo que preocupa a los expertos y también a las autoridades sanitarias nacionales y provinciales. La ocupación de camas hospitalarias ya se convirtió en un conteo que en provincia de Buenos Aires, por ejemplo, se hace tres veces al día. En algunos municipios la misma ha llegado a un pico del 70%. “En CABA, se triplicó la cantidad ocupada por Covid-19 en el último mes. Pasamos de 56 camas ocupadas el 20 de mayo a 166 el 20 junio. Si eso se vuelve a multiplicar por tres estamos bastante complicados -resume Quiroga-. Si se sostiene este crecimiento exponencial que estamos viendo desde el 11 de junio, con un tiempo de duplicación de 15 días eso implicaría una saturación en la ciudad para la primera quincena de julio”.

Cómo continuar

Al martes 23 por la mañana, el promedio de ocupación de camas de cuidados intensivos en el AMBA (sin CABA) era del 51,75%, sobre un total en la provincia de Buenos Aires de 3.701. En CABA, estaban ocupadas 179 (45%) de las 400 camas de terapia intensiva destinadas a pacientes con coronavirus y 751 (50%) de las 1.500 camas generales disponibles para pacientes moderados de los hospitales públicos porteños.

Estos números ya quedaron viejos. En su informe matinal dijo hoy Carla Vizzotti que la ocupación global de camas de cuidados intensivos en el país es del 45%, y del 52% en el AMBA. Y advirtió que no solo hay que prestar atención al aumento de la ocupación, sino que además hay que tener en cuenta que quienes se infectan hoy tienen síntomas dentro de 5 a 10 días y pueden complicarse, alrededor de 7 días más tarde.

Ningún sistema de salud del mundo puede crecer al ritmo de satisfacer una demanda exponencial de tests, personal y camas de cuidados intensivos. Los analistas de datos y los expertos en epidemiología coinciden: no es lo mismo pasar de hacer 20 a 40 tests, que ir de 200 a 400, o de 2.000 a 4.000. Todo eso requiere personal, equipamiento complejo y tiempo. Reducir la transmisión de la enfermedad para poder testear, rastrear contactos y aislarlos parece ser el camino que debería transitarse. Y, para eso, cada vez más, los científicos y los tomadores de decisión a nivel político piensan en una nueva fase de cuarentena capaz de frenar la movilidad y limitar contagios.
 

 

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario