Domingo 19 de septiembre, 2021

COSTUMBRES | 04-06-2020 12:27

Flor K: "Mi madre se mete en todo. Adora a Helena"

Estuvo en el programa de Franco Torchia, No se puede vivir del amor, y habló de todo: su amor por la literatura, la muerte del padre y la relación con Cristina.

Anoche, en el programa “No se puede vivir del amor”, que va todas las noches entre las 12 y las 2 de la mañana por LaOnceDiez, con la conducción de Franco Torchia, Florencia Kirchner fue la invitada de honor. El programa está dedicado, tal como lo define su conductor, a distintas cuestiones relacionadas con la diversidad sexual. Por lo tanto las primeras preguntas fueron sobre ese tema.

“Este año se cumplieron 10 años de la sanción de la ley de matrimonio igualitario, ¿dónde estabas ese día?”, abrió la entrevista Torchia

“Acababa de volver de Nueva York, volvía al Sur, lo viví con mucha emoción. En mi familia nunca hubo diferencias sobre el tema. Siempre fue algo dado”, explicó Florencia.

Después, el diálogo se dirigió al tópico que hoy más preocupa a la hija de la ex presidenta, según consta en su cuenta de Instagram: la literatura.

“¿Hay una disputa en vos entre el cine y la literatura?”, preguntó Torchia. “Privilegié a la literatura y empecé a hacer contenido audiovisual relacionado con la literatura. Escribo relatos, cuentos, llevo un diario y estoy ahí con algunas ideas de novela”, contó Florencia.

Intimidad. “Mi relación con mi cuerpo es dramática. Por muchos motivos. Mi cuerpo me jugó muy en contra. Tuve una pelea con él, por no poder funcionar”, dijo también en la entrevista, pero con respecto a otro sentido de la relación con su anatomía confesó: “Soy pilchera, uso muchos jeans, muchas botas, muestro los hombros”.

¿Cuál es la foto mental o real que siempre ronda por tu cabeza?, le preguntó Torchia. “La última vez que vi a mi papá. Fue en 2010. Ellos habían viajado a las Naciones Unidas y yo estaba allá. La noche de la despedida en el hotel, yo me iba hacia donde vivía y ellos se quedaban todavía un día más. Esa imagen gira y gira y gira. Me agarra desesperación de querer volver ahí”.

“¿Se mete mucho tu madre en tu maternidad, interviene, es una maternidad enquistada en otra?”, preguntó a continuación Torchia. “Es re metida -contestó Florencia-. Tiene adoración por Helena, descomunal. Se mete en todo. Helena también la adora. Viaja con ella al Sur y no extraña ni a mí ni al padre”.

Con respecto a los lugares donde vivió contó: “Cuando nací mi papá fue gobernador así que vivimos en la casa de la Gobernación. Yo no viví en casas mías. Ni siquiera en Nueva York. Hasta los 25 fui pasajera en todos lados. Olivos no era mi casa. Cuando fallece mi papá me quedé a acompañar a mi mamá. Nunca fue mi casa, nunca lo sentí mi casa”.

También comentó que el hecho de haber vivido rodeada de gente y bajo observación la volvió fóbica: “No voy a lugares llenos”.

Actualmente no está en pareja. “Hay gente que todo el tiempo está con alguien. Yo no puedo. Si no hay una persona que me genere estar, prefiero estar sola”.

Recordó también que estaba embarazada en tiempos del primer NiUnaMenos. “Me tomó por sorpresa la enajenación del cuerpo y me hizo bastante mal. No me entendía en ese cuerpo. Tuve que hacer cama dos meses porque perdía líquido amniótico. Fui feliz cuando me sacaron a Helena. Nació por cesárea. Quería ir a cesárea y no me animaba a decirlo. Eso me puso bastante incómoda durante todo el embarazo. Cuando me animé dije: 'listo'”.

También confesó que nunca convivió con nadie, sólo un mes con el papá de la beba cuando nació. “Pero la idea era que cada uno siguiera teniendo su espacio. Excepto que sea una casa extremadamente grande, es muy difícil que me imagine conviviendo con alguien”.

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios