Domingo 22 de mayo, 2022

COSTUMBRES | 25-04-2022 14:30

Cuáles son las dietas de moda para perros y gatos

La alimentación de las mascotas sigue el mismo camino que la humana: hay cada vez más variantes para un nutrición natural.

Durante la pandemia, la adopción de perros aumentó un 200%. Y si bien los argentinos siempre estuvimos entre los países con más mascotas per cápita (se estima que un 78% de nuestros hogares tiene un animal de compañía), la angustia del encierro hizo trepar a las nubes esa cifra.

La necesidad de un compañero fiel con el que amenizar la soledad fueron el puntapié para que muchísimas familias terminaran de tomar la decisión. Una responsabilidad para toda la vida, que implica distintas variables de cuidado. Y entre ellas, la alimentación es una de las más estudiadas. Los alimentos balanceados siguen siendo los más elegidos, pero también son muchos los que han comenzado a incluir otras opciones.

Volver a la esencia

“Si nos remontamos a 60 o 70 años atrás, los animales vivían afuera de las casas y se alimentaban de lo que cazaban. Si un gato cazaba un pajarito, se lo comía entero: sus músculos, los huesos con calcio, la carne con proteína, el contenido del estómago con semillas, las plumas, el pico. Eso generaba una dieta absolutamente balanceada”, ilustra Graciela Castillo, médica veterinaria. Pero a medida que los animales empezaron a incorporarse a las casas y limitar su radio de acción, los humanos fueron los encargados de alimentarlos, en general, con carne o restos, desequilibrando la dieta por completo.

La respuesta del mercado llegaría unos años más tarde en forma de alimentos balanceados, lo que produjo un enorme cambio en la salud de las mascotas. “Se vieron animales que recuperaron el brillo de su pelo, que lograron mejor calidad de vida y resistencia a enfermedades”, apunta Castillo. La especificidad fue haciendo su magia y la industria alimentaria veterinaria fue lanzando productos para distintas razas, necesidades y patologías.

A la vez, los humanos comenzamos a poner bajo la lupa nuestra propia nutrición y adoptando distintas corrientes de alimentación. Esto tuvo su espejo en el mundo animal con diversas tendencias que imitaban la filosofía alimenticia de sus dueños. Una de las más difundidas hoy es la dieta BARF, que significa Biologically Appropiate Raw Food, comida cruda biológicamente apropiada. Creada por el veterinario austrialiano Ian Billinghurst, propone que las mascotas puedan, de cierta forma, volver al acceso natural a sus presas. Respeta la dieta ancestral de lobos y perros salvajes y se compone en general de huesos carnosos, vísceras y vegetales, todo siempre crudo. También exige complementos como el huevo y suplementos como aceites con Omega 3. “Está demostrado que el hueso crudo astilla de una manera totalmente diferente a como lo hace uno cocido. Esta es una dieta que cuando se hace como corresponde es balanceada y funciona muy bien. De hecho, hay criaderos que la utilizan desde el inicio de sus camadas de cachorros. Pero es una cuestión no solo de decisión sino de tiempo, porque implica gran preparación y organización”, detalla la veterinaria.

Mayor transparencia

Otra tendencia en alza es el “cross-feeding” o alimentación mixta. Esta propone una mezcla del alimento balanceado seco con el húmedo, a fin de que el animal obtenga una mejor hidratación. De fuerte crecimiento en los últimos años en Estados Unidos y Europa, desde la empresa de alimentos Vitalcan apuntan que es especialmente beneficiosa en felinos, porque enfermedades de las vías urinarias bajas y mejora la palatabilidad, entre otros beneficios. Eso sí, siempre debe ser supervisada por un veterinario que calcule la combinación correcta de raciones.

Perro comiendo

La extrapolación de tendencias del mundo humano al animal también implicó una búsqueda de transparencia en los ingredientes y etiquetado de los alimentos veterinarios. Por eso, no sorprende el lanzamiento de productos realizados con insumos naturales y frescos. Uno de los productos más novedosos en el mercado de los alimentos para mascotas, contiene ingredientes de vanguardia como arándanos, aceite de coco, chía o probióticos.

¿Seguirán los animales la misma búsqueda alimenticia de sus dueños, con opciones cada vez más variadas y exóticas? Es probable que sí, aunque el esfuerzo de preparar comidas tan variadas suponga toda una prueba de amor de parte que las familias que los adoptan.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios