Saturday 20 de July, 2024

COSTUMBRES | 20-03-2024 07:51

Por qué acostarse en el piso hace bien

Diversos especialistas recomiendan tumbarse sobre el suelo como una manera de desconectarse.

En un informe presentado por The New York Times, varios especialistas debatieron sobre la tendencia de recostarse en el suelo y qué ventajas tiene para la salud.  Aunque no existen muchos estudios realizados sobre este tema que ensalcen los beneficios de tumbarse en el suelo, los psicólogos dicen que es poco probable que hacerlo haga daño, e incluso puede ayudar a que la persona se sienta más conectada con el presente.

Acostarse en el piso

“Cuando te tumbas boca arriba, tu postura es abierta y relajada, lo que puede tener un efecto calmante”, afirmó Ellen Hendriksen, psicóloga clínica de Boston y acotó: “Tu cuerpo y tu estado de ánimo quieren alinearse. Por eso es difícil sentirse esperanzado y optimista si estás desplomado en la silla, con la cabeza colgando hacia abajo”.

Alan Fogel, profesor emérito de psicología de la Universidad de Utah y autor de "Restorative Embodiment and Resilience", explicó: “En nuestra cultura occidental, no tenemos muchos espacios para restaurarnos. No hay descansos. No hay recreos. Quizás supones que un colchón cómodo sería más apropiado para relajarte. Pero lo que suele ocurrir, sobre todo en lugares familiares como nuestra cama, es que nuestra mente sigue trabajando. Pensamos en lo que ha pasado durante el día. Pensamos en lo que podríamos haber hecho o deberíamos haber hecho".

Acostarse en el piso

Para el experto, recurrir a una superficie distinta, que sale del lugar de confort, otorga una visión diferente de cada uno. “Sin embargo, al tumbarte sobre una superficie más dura, como el suelo, puedes estar más atento a lo que siente tu cuerpo y menos concentrado en tus pensamientos”. Pero para desarrollar la actividad, Fogel recomienda: “Para estar cómodo, es necesario dejar reposar todo tu cuerpo en el suelo y ablandar los músculos. Concentrarte en dejarte llevar facilita la descompresión del cuerpo y la mente, para simplemente existir”.

Algunos ejemplos, en otras culturas, son la postura de yoga savasana, que ayuda a las personas a relajar lentamente cada parte del cuerpo tumbadas boca arriba; la meditación zen o las ceremonias del té, que a menudo tienen lugar en el suelo. “Concéntrate en tu respiración, realmente presta atención a tu interior”, sugirió Rachel Goldman, psicóloga y profesora clínica adjunta de psiquiatría en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios