COSTUMBRES | 05-06-2020 11:55

Fabiola Yáñez: La cara conservadora del gobierno

Fue la anfitriona de la participación de las Primeras Damas de Latinoamérica en el evento de Scholas Occurrentes, en el que intervino el Papa, por el Día del Medio Ambiente.

El gobierno liderado por Alberto Fernández podría caracterizarse como una conjunción de modelos ideológicos, bajo el paraguas de un Frente multifome, que según desde donde se lo mire, admite una definición diferente. Esa diversidad abarca desde cuestiones políticas muy concretas hasta sutiles variaciones estéticas y culturales, capaces de desorientar al analista más entrenado.

El rol de Fabiola Yáñez es una de esas zonas de desorientación. ¿A quién representa esta Primera Dama capaz de recorrer un mercado de trueque en Formosa con stilettos de 15 centímetros y de basar su trabajo social, en charlas por streaming con personas que padecen una discapacidad o luchan contra el Covid-19?

Lejos de nuestro ánimo cargar sobre sus hombros la responsabilidad de esta desorientación, si es que se trata de desorientación. Porque más bien, Fabiola parece hacerle el juego a una estrategia de diálogo con ciertos sectores conservadores, en la Argentina y en el mundo, instalada en un rol poco conflictivo, previsible y de una feminidad clásica. Una imagen que contrasta con la combativa acción de Fernández, firmemente decidido a hacer de la militancia femenista una de las bases de su poder.

El “diálogo” con la Argentina católica, a través de una fluida relación con el Papa, parece ser una de las funciones de Yañez. Y por eso, se sumó a la celebración del Día del Medio Ambiente en el ciber encuentro mundial que organizó Scholas Occurrentes, una institución en cuya creación fue muy activo Jorge Bergoglio, con la idea de acercar a los jóvenes a la discusión de las cuestiónes vitales del mundo.

Yañez se incorpora a este evento mundial unida a la Alianza de Primeras Damas de América Latina y el Caribe (ALMA).

Evento. Antes del discurso del Papa, en una pantalla de zoom, le tocó a ella abrir el segmento de participación de las primeras damas preguntándose: “¿Qué mundo queremos dejar a los niños?”.

Sentada en un escritorio, con la bandera argentina detrás, levantó una planta que, por un truco visual, apareció dentro de la pantalla de Belice. En el zoom estaban, además, las primeras damas de Paraguay, Colombia, Costa Rica y Brasil, entre otras.

Todas reinterpretaron fragmentos del “Laudato Si'” (Alabado Seas), la segunda encíclica del Papa Francisco sobre el estado del Planeta y las soluciones para restablecer el equilibrio en el medio ambiente.

Ocupando un lugar de honor en la celebración, casi una embajadora en las relaciones con el Vaticano; la participación en este evento confirmó que el rol protocolar y ritual está en manos de la Primera Dama. Una isla conservadora muy lejos de otros gestos y estéticas que también forman parte del gobierno.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios