Lunes 26 de octubre, 2020

CULTURA | 28-08-2020 10:59

5 cuentistas notables y por qué vale la pena leerlos

Se llaman Deborah Eisenberg, Ali Smith, Carolina Sanin, Eduardo Halfon y Tali Goldman y, cada uno en su estilo, escriben grandes relatos.

El cuento ha vuelto con todo a las mesas de las librerías después de años de ediciones consagradas por completo a la novela. Aquí presentamos cinco colecciones de relatos que acaban de salir al mercado. Los autores son muy distintos entre sí, pero cada uno muy especial en su estilo. Les contamos cuáles son las claves de cada volumen.

Deborah Eisenberg

“Taj Majal”

Cuentista de raza y una de las más notables en lengua inglesa, resulta sorprendente que su obra no circulara antes en la Argentina. Una editorial nueva y pequeña se ha propuesto traducir muchos sus textos para el público local. El sello se llama Chai (muy exitoso en casi todas sus elecciones) y el libro, el primero que llega, “Taj Mahal”.

Deborah Eisenberg nació en el año 1945, vive en Nueva York y da clases de escritura en la Universidad de Columbia. Ha recibido todos premios importantes de los Estados Unidos y el cuento es su género preferido. Sus relatos están construidos alrededor de uno o varios personajes y se disgregan en consideraciones varias sobre opiniones y sentimientos. En ellos el mundo interior está en balance perpetuo con el contexto. Vale la pena descubrirla y disfrutarla. Habrá más novedades sobre esta autora en el resto del año.

Ali Smith

"La historia universal y otros relatos”

Otra autora interesante, con una gran carrera en su país de origen, Gran Bretaña (en realidad nació en las Tierras Altas de Escocia) que sin embargo es una desconocida entre nosotros. Este volumen de cuentos fue editado por Nórdica. El relato que da nombre a la colección, “La historia universal”, es uno de los mejores textos que se pueden leer por estos días en las librerías argentinas. Smith es además, periodista y dramaturga. Recibió la Orden del Imperio Británico y es miembro de la Royal Society of Literature. Sus novelas integraron varias veces la lista del Man Booker Prize, pero es de esas raras escritoras que nunca abandonó los cuentos. Muchos, en su país, esperan que alguna vez gane el Premio Nobel.

Carolina Sanin 

“Somos luces abismales”

Sanin es colombiana y no es una desconocida entre nosotros porque Blatt y Ríos, la misma editorial que hoy publica este volumen de cuentos, ya editó su novela “Los niños”. Ha escrito novelas, ensayos y libros para chicos. Ha sido docente de literatura y colabora en varios medios de su país. Sus relatos avanzan hacia la poesía con pasos certeros, con muchos momentos de auténtica belleza. Vale la pena conocer su escritura, muy fuera de lo común.

Eduardo Halfon

"El boxeador polaco"

Este es el segundo libro en pocos meses que se publica en la Argentina de este escritor nacido en Guatemala, de origen judío, que vivió gran parte de su vida en los Estados Unidos. El primero en salir se llama “Biblioteca bizarra”, lo publicó Ediciones Godot y tuvo muy buena acogida entre nosotros. Este nuevo libro, lo publicó Libros del Asteroide. El relato que da nombre al volumen trata acerca del abuelo del autor, ex prisionero en Auschwitz, y el secreto alrededor del número que lleva tatuado en el brazo. El exilio, la desadecuación, la extrañeza parecen ser una clave de la creación de Halfon, que como otros guatemaltecos ha sido un emigrante expulsado por la violencia política de su país de origen. Hoy el escritor tiene 49 años, es uno de los autores más destacados de Latinoamérica. Creador de textos breves, la primera persona es su marca, así como también la autenticidad de las emociones que comparte. No lo dejen pasar.

Tali Goldman

"Larga Distancia"

Es la única argentina del grupo, tiene 33 años y este es su primer libro de ficción, editado por un sello muy joven, Concreto. Es periodista y antes escribió “La marea sindical”, publicado por Octubre en 2018. El cuento “La doctora Venturini”, que integra este volumen, ganó la Bienal Arte Joven Buenos Aires en 2019. Sus relatos transcurren dentro de los límites de la colectividad judía, que lejos de resultar el círculo asfixiante que vimos en series recientes y muy exitosas, es un espacio de inocencia, locuacidad y afectos familiares. Dos cosas resaltan en la escritura de Goldman: su gran manejo de la oralidad y la capacidad de contar buenas historias a partir de situaciones de todos los días. La voz que lleva adelante sus relatos convoca indefectiblemente la simpatía. Es muy grato leerla.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios