Jueves 3 de diciembre, 2020

CULTURA | 19-11-2020 19:09

El célebre grupo literario OuLiPo en tres libros recién editados

Dos novelas y un volumen de pequeños relatos tienen en común la relación con el Taller de Literatura Potencial. Raymond Queneau, Boris Vian y Eduardo Berti.

Tres libros relacionados entre sí han llegado en forma simultánea a las librerías. El primero es “Zazie en el metro”, de Raymond Queneau, traducido con paciencia y talento por Ariel Dilon y publicado por Ediciones Godot. Se trata de una novela de culto de 1959, ejemplo desopilante de experimentación lingüística, que fue un gran éxito, llevada al teatro y el cine casi inmediatamente.

 

Zazie en el metro

 

Un año después, Queneau junto a Francois Le Lionnais fundaban el Seminario de literatura experimental que más tarde se transformaría en OuLiPo (Taller de literatura potencial).

OuLiPo marcó un hito en la literatura experimental, haciendo de las matemáticas y las “constricciones” un principio rector de sus textos lúdicos y formales, en el sentido de que el juego de las “formas” siempre fue el objetivo primordial de la escritura.

Editorial Caja Negra acaba de publicar “No hay manera de escapar”, una novela que Boris Vian inició (y dejó inconclusa) y OuLiPo continuó muchas décadas después de la muerte del mítico escritor, que sucedió en 1959. Una larga nota al final en el texto aclara cuál fue el punto de partida de la novela y cuáles los criterios de los personajes y situaciones que OuLiPo le sumó a la historia, que está firmada por el colectivo y por Vian.

 

No hay manera de escapar

 

La cadena de publicaciones se completa con “Círculo de lectores”, editado por Páginas de Espuma, de Eduardo Berti, el único argentino que integra el grupo OuLiPo (desde 2014) y que vive desde hace muchos años en Francia. Además, justamente, es el traductor de “No hay manera de escapar”.

 

Circulo de lectores

 

“Círculo de lectores” es un conjunto de textos breves sobre el arte de escribir, de leer, de narrar, de ser escritor y de ser personaje. Un corto ejemplo como prueba del contenido:

 

Cuento lleno de lugares comunes

 

La historia de un lector que, con las páginas de papel del libro entre sus dos manos, ojos posados como pájaros en las palabras, se enamora con el alma y el corazón de la bella y noble heroína cuya boca es una rosa y sus ojos, encima de la nariz, se parecen a una fuente de agua fresca.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios