Martes 17 de mayo, 2022

CULTURA | 23-07-2020 20:15

El consejo que el director del Museo del Prado le dio a los argentinos

En una charla por zoom organizada por Malba, Miguel Falomir respondió las preguntas de los referentes de los principales museos del país. Experiencia y consejos.

En una reunión por zoom convocada por RAME (Red Argentina de Museos y Espacios de Arte) en la que estuvieron presentes miembros de algunos de los principales museos del país; Miguel Falomir, director del Museo Nacional del Prado de Madrid, dialogó con Gabriela Rangel, directora artística de Malba.

En la charla, Falomir explicó la particular situación de la institución que dirige, una de las más prestigiosas de Europa, en relación con la pandemia que afecta al mundo y a España, de modo particular.

Del zoom participaron personalidades como Andrés Duprat, director del Museo de Bellas Artes, Adriana Rosenberg, directora de Proa y Victoria Noorthoorn, directora del Museo de Arte Moderno, miembros fundadores junto a Malba de RAME, que ya reúne a 150 instituciones de todo el país. La Red se encargó de preparar un protocolo para la apertura de las instituciones que se propuso al Ministro de Cultura Nacional, Tristán Bauer, y al Ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro. Por esta razón, la experiencia del Prado resulta particularmente valiosa.

Entre otras cosas, Falomir resaltó la lucha que tuvieron las instituciones culturales frente al gobierno español a la hora de lograr reabrir sus puertas al público.

“Nunca se consumió más cultura que en el período de encerramiento -dijo Falomir-. Pero parecía que nosotros estábamos solo para situaciones especiales y después teníamos un lugar secundario. Abrían bares y restaurantes pero no los museos”.

Para poner en marcha nuevamente el Prado, fue necesario reducir tanto la colección a mostrar como el espacio dentro del edificio en el que iba a desplegarse esa exhibición acotada. Además, según contó el director, un porcentaje importante de los empleados no podían trabajar por estar dentro de grupos de riesgo. “Hoy la colección se muestra en lo que fue el museo primigenio, que coincide con los espacios más grandes y que mejor cumplen con los requisitos sanitarios”, dijo.

Historia. Este ha sido uno de los peores momentos históricos del Prado, que tiene una colección reunida por los monarcas, con joyas del siglo XVI y XVII. Son famosas sus pinturas de El Greco, Velázquez, Goya y El Bosco. Anteriormente, en su época más difícil, durante la guerra civil; la colección fue evacuada a Ginebra y, pese al traslado, no se perdió ninguna pieza.

“Nuestro problema hoy es la dependencia económica exclusiva del turista”, explicó el funcionario. Normalmente, el Prado es un museo casi completamente autónomo en el que el Estado sólo aporta un 30 por ciento del dinero necesario para el mantenimiento. Hoy las visitas se han reducido en forma notable. Falomir da un ejemplo concreto. En un sábado cualquiera el museo tiene 13.000 visitantes. En la actualidad, solo acuden 2000 personas en un día similar.

“Muchas instituciones que generaban recursos propios, van a necesitar de nuevo el aporte del estado -explica Falomir-. Además, esperamos que haya una segunda ola de la pandemia, por lo cual esta situación de apertura podría volver a punto cero”.

¿Las cosas que cambiaron para siempre? Es probable que las mega exposiciones que exigen que los cuadros viajen de país en país ya no se realicen. Otro cambio, el hincapie que se hace en las muestras digitales. Durante este año las visitas a la página de internet del Prado crecieron exponencialmente, por lo cual, este es un aspecto que seguramente se cuidará mucho más en el futuro.

¿Su recomendación para los museos argentinos? Estar en contacto, intercambiar información. “Va a ser difícil salvarse de ésta a título individual”.

 

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios