Saturday 2 de March, 2024

CULTURA | 21-03-2023 07:01

Las pinturas robadas por los nazis que vuelven a Polonia

Dos cuadros desaparecidos, en la Segunda Guerra Mundial, fueron descubiertos en un museo de España.

La “Mater Dolorosa” y el “Ecce homo” del artista belga Eryk Bouts formaban parte del díptico que se encontraba en el castillo polaco de Goluchów desde 1883 y desde allí fueron trasladadas a Varsovia, donde fueron sustraídas por los nazis en la invasión que desencadeno la Segunda Guerra Mundial.

Desde ese momento, se perdió el rastro hasta que reaparecieron en el Museo de Pontevedra, ubicado en el noroeste de España. Las pinturas fueron localizadas, en 2019, por funcionarios del Estado polaco que llevan a cabo una campaña para localizar y retornar las obras de arte y objetos históricos sustraídos a Polonia durante el conflicto bélico del siglo pasado.

Según la agencia EFE, el ministro polaco de Cultura, Piotr Glinski, recordó que Polonia “perdió más de 500.000 obras y objetos artísticos” en los saqueos desencadenados durante la Guerra, que hasta el 70 % de los libros de las bibliotecas polacas fue “robado o destruido” y que en total se extraviaron bienes culturales por valor de unos 10.000 millones de euros.

Museo de Pontevedra

Por su parte, el embajador de España en Polonia, Ramiro Fernández Bachiller, tras confirmar que las dos pinturas ya se encuentran en Polonia desde el viernes 17 de marzo, afirmo que la integridad territorial de todos los países también incluye su patrimonio cultural. El director del Museo de Pontevedra, José Manuel Rey, explicó cómo la petición del Estado polaco sorprendió a las autoridades de la institución que, en cuanto fueron conscientes del verdadero origen de los cuadros, no tuvieron duda de que había que proceder a su restitución.

En la actualidad, todavía existen obras que continúan desaparecidas. La obra “Retrato de joven”, del artista Rafael, es una de las pinturas que fue robada a Polonia y todavía se continúa el rastro de muchas otras.  Según el director del Museo de Poznan, Tomasz Lecki,  la entidad que gestiona la colección expuesta en el castillo de Goluchów, las peripecias sufridas por las obras de arte restituidas simbolizan las trágicas circunstancias que afectaron a múltiples pinturas por la invasión nazi.

Rafael

Dado que el proceso de investigación se llevó a cabo a través de internet y existen algunas réplicas de estas obras, los técnicos polacos tuvieron que recurrir a relacionar pistas proporcionadas por expertos, fuentes originales y documentos históricos que confirmaron que en efecto se trataba de los cuadros expoliados.

En cuanto al proceso de restitución, Glinski destacó la profesionalidad mostrada en todo momento por las autoridades españolas y expresó su deseo de que los futuros procesos de restitución con otros países implicados “se lleven a cabo del mismo modo, lo que hasta ahora no está siendo el caso”.

Galería de imágenes

Comentarios