Monday 17 de June, 2024

CULTURA | 09-06-2024 08:29

Leonora Carrington, Frida Kahlo, Diego Rivera y Remedios Varo: las cuatro estrellas de Malba

Una obra récord de Leonora Carrington se suma al acervo de Eduardo Costantini, en el que Frida Kahlo y Diego Rivera son artistas centrales.

“Es una obra maestra, una 'masterpiece', una obra meta histórica, con un nivel artístico que muy pocas veces se logra, aún en el trabajo de artistas reconocidos”. Así responde Eduardo Costantini a NOTICIAS cuando se le pregunta por la última adquisición de su colección: la pintura de Leonora Carrington, “Las distracciones de Dagoberto”.

La compra de la obra llegó a las tapas de los diarios días pasados cuando el empresario se quedó con el cuadro, después de una dura puja en Sotheby's, por un valor de 28,5 millones de dólares. La pieza era una de sus obsesiones. Hace treinta años estuvo a punto de quedarse con ella en otro remate y abandonó la lucha cuando la cifra se elevó demasiado. Esta vez, no dejó pasar la oportunidad. De este modo, Leonora Carrington se trasforma en una de las artistas más cotizadas de la actualidad, aún por encima de pintores característicos de la época como Max Ernst (quien fuera su pareja) y Salvador Dalí.

Nacida en 1917 en Lancashire, Inglaterra, Carrington se formó en Europa y desarrolló en México (adonde se exilió durante la Segunda guerra) la etapa más significativa de su obra como escritora y artista visual. El surrealismo fue el movimiento en el que se encuadró su trabajo imaginativo y lírico, surcado de símbolos y citas mitológicas.

“Las distracciones de Dagoberto” se considera una obra de referencia en la pintura de este movimiento, realizada por la artista dos años después de llegar a México. "Es la obra más ambiciosa de Carrington. Un indiscutible logro surrealista sólo posible en el México de los años cuarenta. El hogar adoptivo de Carrington y sus tradiciones ancestrales le proporcionaron un nuevo nivel de libertad y sirvieron como impulso de su producción creativa más profunda, sentando las bases para el desarrollo de su iconografía distintiva", explicó Anna Di Stasi, Jefa de Arte Latinoamericano de Sotheby’s.

“Por sí sola jerarquiza una colección. Es una artista que la colección no tenía y que, junto a las obras de Remedios Varo, van a deslumbrar sobremanera al espectador”, explica Costantini.

Remedios Varo

Surrealistas

Remedios Varo fue una gran amiga de Carrington. La obra de ambas suele asociarse, no sólo por motivos estéticos, sino también por similares datos biográficos: Varo, al igual que Carrington, adoptó México como su hogar después de huir de la guerra en España.

Tres pinturas de esta artista (“Armonía”, “Simpatía” e “Ícono”) hoy pueden verse, dentro del Museo Malba, reunidas en un espacio dedicado al surrealismo, acompañadas por las fotografías de otra creadora de ese grupo, también exiliada en México, Kati Horna.

A estas obras, se suman en la sala siguiente, las de otros artistas del movimiento en Latinoamérica como Juan Battle Planas, Roberto Matta, Roberto Aizenberg, Agustín Lazo y Aída Carballo.

En este contexto, el Museo planea exhibir, dentro de poco tiempo, “Las distracciones de Dagoberto”.

Malba

 

Frida y Diego

Centradas en esa época excepcional en que el suelo mexicano acogió a artistas e intelectuales fundamentales para la cultura latinoamericana, las colecciones paralelas de Eduardo Costantini y del Museo Malba, suman hitos como “Baile en Tehuantepec” de Diego Rivera y “Autorretrato con chango y loro” de Frida Kahlo, piezas centrales de la muestra general de la institución, “Tercer ojo”.

Malba

La sala donde se exhibió originalmente el núcleo de imágenes asociadas con la pareja, fue rediseñada para incluir estos dos cuadros, mientras “Diego y yo” (una de las últimas adquisiciones de Costantini, récord también en la obra de Kahlo) viaja en préstamo por Europa.

A esta sala se incorporó recientemente la litografía “El aborto”, de 1932. La obra pertenece a una serie que Frida obsequió a su amiga María Luisa Cabrera de Block, nacida de su experiencia personal cuando sufrió un segundo aborto espontáneo tras tres años de matrimonio.

Frida Kahlo

También se exhiben allí un conjunto de fotografías y documentos escritos de la pareja, que forman parte del archivo adquirido por Elina y Eduardo Costantini.

En una colección que revaloriza especialmente la obra de las artistas del continente, y en relación a un acervo que es una estación fundamental en el recorrido por el arte latinoamericano, la pregunta es inevitable. ¿Por dónde seguirán creciendo estas colecciones? ¿Y cuáles son las próximas obras que Eduardo Costantini planea adquirir?

“Hay varias obras espectaculares que me gustaría tener, pero no las puedo develar, para no perderlas. Algunas están en museos, como 'La Jungla' (1942), de Wifredo Lam que pertenece al MoMA de Nueva York, 'Antropofagia' (1929) de Tarsila do Amaral, que forma parte del Acervo de la Fundação Jose e Paulina Nemirovsky, en comodato en la Pinacoteca do Estado de São Paulo o 'The Earth is a Man' (1942) de Roberto Matta, de la Colección del Art Institute de Chicago. Y muchas otras que también rajan la tierra”.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios