Wednesday 28 de February, 2024

CULTURA | 11-09-2023 07:51

Eduardo Costantini y su pasión por el arte

Recibió un reconocimiento en ARTEBA por su gran colección, que siempre está en crecimiento. El detalle de las obras que compró en la Feria.

Borges pensaba que en la tarea de leer estaba el verdadero genio literario y que había que jactarse más bien de las propias lecturas que de los escritos producidos. A las artes visuales podríamos aplicarles un criterio similar y considerar tan notable la capacidad de comprender una obra, detectar un nuevo talento o difundir a los artistas importantes, como la de crear una pintura, performance o escultura valiosas.

Esas cualidades tuvo en mente el Consejo de Administración de la Fundación ARTEBA al entregar, días pasados, a Eduardo Costantini; por primera vez, una distinción que será anual a partir de ahora: el Premio al Coleccionismo.

Eduardo Costantini

"La pasión de Eduardo F. Costantini por el arte contemporáneo y su compromiso con el desarrollo del arte argentino merecen ser celebrados”, expresó Larisa Andreani, presidenta de la Fundación ARTEBA, al entregarle el galardón. Entre los fundamentos de la distinción, el organismo destacó el valor crucial de los coleccionistas para el estímulo de la actividad artística y el aporte que las colecciones privadas hacen a la preservación de un patrimonio para las futuras generaciones. En un país tan inconstante como la Argentina, estas cualidades se vuelven fundamentales.

Las razones

Y no es casual que el primer premiado por ARTEBA sea el hombre que supo reunir una de las colecciones de arte más maravillosas del país y no solo eso; también tuvo el gesto de ponerla a disposición de la comunidad en un museo, Malba, que ya es parte esencial de la cultura de los argentinos.

“Los museos se han convertido en templos laicos, refugios del alma. El arte trasciende los tiempos de crisis y es refugio, no sólo económico sino espiritual, emocional”, nos dijo Costantini cuando le preguntamos qué significaba el arte en un momento tan complejo del país.

Se han escrito páginas y páginas en las últimas dos décadas sobre el protagonismo del sector privado en la actividad artística argentina. El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires no sólo es una institución de referencia en lo que hace al arte del continente, también exhibe excelentes muestras todos los años, es un centro de estudios de muy buen nivel, acoje exhibiciones de cine para exquisitos y mantiene una sostenida actividad de formación en el campo de la literatura. Y si bien esto excede el coleccionismo de Costantini, sin su pasión por el arte, todo lo demás no hubiera sucedido.

Gyula Kosice

Las joyas de su colección son conocidas por todos: “Diego y yo” de Frida Kahlo, “Baile en Tehuantepec” de Diego Rivera, “Omi Obini” de Wifredo Lam, “Urso” de Vicente do Rego Monteiro, “Pudor” y “Tocadora de banjo” de Victor Brecheret, entre muchísimas otras obras de artistas argentinos como Emilio Pettorutti, Xul Solar, Antonio Berni, León Ferrari, Jorge de la Vega y Lucio Fontana. Para aumentarla, en esta edición de ARTEBA, Costantini adquirió dos acuarelas de La Chola Poblete, dos obras de Gyula Kosice y una escultura de María Simón.

Gyula Kosice

Cuando, después de recibir el premio, le preguntamos qué obra soñaba con agregar a su colección, mantuvo el misterio: “Son muchas las piezas que desearia tener, incluso aquellas aún no conocidas, que ya conoceré en mi apasionante camino como coleccionista”.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios