Friday 1 de March, 2024

CULTURA | 17-10-2023 06:30

Prilidiano Pueyrredón vuelve a su casa en el bicentenario de su nacimiento

Hace dos siglos nacía uno de los artistas emblemáticos de la pintura argentina. El Museo Pueyrredón lo celebra con una gran exhibición.

Este año se conmemoran 200 años del nacimiento de Prilidiano Pueyrredón, uno de los pioneros de la pintura argentina, creador de retratos inolvidables de la sociedad local del siglo XIX. El artista, que nació el 24 de enero de 1823 en Buenos Aires, era hijo de Juan Martín de Pueyrredón y de Calixta Josefa Tellechea y Caviedes. Una parte importante de su vida transcurrió en Europa y Brasil acompañando el exilio de su padre, quien fuera Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En París, se habría formado como arquitecto e ingeniero, estudios de los que darían prueba su intervención en varios proyectos públicos, una vez establecido definitivamente en su ciudad natal, en 1854.

Museo Pueyrredón

Pero sus retratos y paisajes son la obra por la que siempre será recordado y la que hoy celebra, con una gran muestra homenaje, el Museo Pueyrredón de San Isidro; instalado desde hace 70 años en la que fuera la casa familiar del pintor, donde murió su padre. Hasta diciembre, podrá visitarse en sus salas la exhibición “Celebrando a Prilidiano”, con entrada gratuita. La secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro, Eleonora Jaureguiberry, junto con Cecilia Lebrero (que gestiona habitualmente las colecciones del Museo) y el curador Patricio López Méndez fueron los encargados del montaje y la selección de obras.

Prilidiano Pueyrredón

La exhibición realiza un recorrido diferente por la trayectoria del artista, que sorprenderá a especialistas y admiradores de sus pinturas. Con el atractivo extra, para quienes nunca visitaron el Museo, de conocer una de las construcciones coloniales mejor conservadas de la Argentina, que mantiene la barranca histórica junto al río, cuidada con amoroso rigor ambientalista.

Prilidiano Pueyrredón

La muestra por dentro

La primera diferencia de esta muestra con otras que se han hecho en el pasado, es el rescate de obras que pertenecen a colecciones poco o nada accesibles para el público. En primer lugar, el magnífico retrato de Juan Martín de Pueyrredón, patrimonio de la Facultad de Derecho de la UBA, que abandona por primera vez su lugar de residencia para formar parte, como préstamo, de una muestra.

Juan Martín de Pueyrredón

Lo mismo sucede con el retrato de Rivadavia que integra la colección del Jockey Club, el autorretrato del artista que pertenece al Museo Mitre y el paisaje “El alto de San Isidro” que pertenece a la Fundación Fortabat.

Del Museo Nacional de Bellas Artes, que tiene una de las colecciones más numerosas de obras de Prilidiano (entre ellas, el famoso retrato de Manuelita Rosas), se suma a la muestra el célebre “El Baño”, que los curadores acompañaron con una bañera de lata similar a la de la pintura, en la misma sala.

Prilidiano Pueyrredón

Por supuesto, el Museo Pueyrredón tiene obras de gran valor del artista en su acervo, entre ellas los retratos de José Gerónimo de Iraola y el de Antonia Pereyra Arguibel de Iraola. Este último integra una serie de pinturas (algunas de las cuales se exponen en la exhibición) que reproducen la imagen de mujeres notables de la sociedad porteña. El investigador Roberto Amigo, en el catálogo del Museo, se refiere a este conjunto como un “nicho de mercado”, en el que Prilidiano se sentía cómodo.

Enrique Lezica Thompson

En relación a los retratos, Cecilia Lebrero, curadora de la exhibición, explica: “Prilidiano Pueyrredón ocupa el lugar de precursor, en parte, porque es el primer pintor nativo que tiene la formación necesaria para afrontar las necesidades de esa nueva burguesía porteña de mediados de siglo que, separada de la Confederación, necesitaba retratarse, configurar una nueva imagen y ubicarse en lo más alto de la sociedad”.

Enrique Lezica Thompson

Un tema muy interesante en el que ahonda la exhibición es la relación de la fotografía, muy incipiente en esos años, con la pintura. Con la superposición de imágenes de daguerrotipos y cuadros, se prueba que muchas de las obras de Prilidiano fueron realizadas a partir de tomas fotográficas, como el retrato de Juan Chassaing o la escena campestre de “Apartando en el corral”. Esta temática se completa con un audiovisual realizado por Guillermo Srodek-Hart con el testimonio del historiador de la fotografía, Carlos Vertanessian. A propósito de este tema, el artista Tam Muro creó para esta muestra fotomontajes de retratos firmados por Prilidiano.

Prilidiano Pueyrredón

Una última sala muestra objetos que pertenecieron a la familia Pueyrredón, como un magnífico vestido de seda amarilla calado en los pliegues de la falda, que perteneció a la madre de Prilidiano.

El recuerdo de los amores contrariados del pintor es otro de los capítulos interesantes del recorrido, que señala la forma en que la decepción del artista se incorporó a sus pinturas. Por ejemplo, en el retrato de Magdalena Costa Ituarte de Ferreira, quien lo habría rechazado, un brazo y una mano aparecen inconclusos.

Prilidiano Pueyrredón

El “pintor por pocos pesos”, como él mismo se describía, dejó el mejor retrato de la sociedad de su época y murió a los 47 años, después de una larga agonía.

“Para nosotros es una gran oportunidad de celebrar a este notable artista -explica Eleonara Jaureguiberry- desde la casa que habitó. Profundizar en su obra, sus afectos, su relación con su paisaje, San Isidro, y comprender que fue un hombre adelantado a su tiempo”.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios