Viernes 23 de octubre, 2020

CULTURA | 14-10-2020 11:31

Quiénes son los más afectados por la crisis en arteBA

Con la renuncia de Julia Converti, gerenta general de la Fundación, la Feria de Arte debe plantearse cómo continuar de aquí en más.

La feria arteBA está en agonía a raíz de la crisis interna de la fundación que la organiza. La acefalía, su mayor síntoma, ha llegado a su cenit con la renuncia en el día de ayer de Julia Converti, luego de 20 años como Gerenta General. La noticia la refirió en las “redes sociales” Alec Oxenford, ex presidente de la feria, y -según señalan fuentes cercanas a la institución- uno de los miembros más atentos de la Fundación a las posibilidades financieras del evento.

La ex presidenta de arteBA, Amalia Amoedo, renunció luego de poco más de un año, a principios de agosto. Luego se designaron como presidente y vice, a Juan Carlos Lynch y Matilde Grobocopatel. El primero fue señalado por sus expresiones en las redes sociales, de tono misógino y hasta racista, lo que lo llevó a la renuncia a dos días de la designación junto a su par. Otro renunciante fue el histórico fundador Jacobo Fiterman, gesto que no hizo más que cuestionar el rumbo de la muestra así como aumentar la tensión política interna.

En sí, sin gerente, sin presidente y vice, arteBA está a la deriva y su reconversión o desaparición pende de un Consejo que, forzando la renuncia de Converti, tal vez está buscando un chivo expiatorio para “despejar el futuro”, mostrando un cambio de actitud y cierta democratización. Pese a esto, sigue pendiente el fundamento de una exposición de este tipo, así como qué rol tienen aquellos que la justifican: los artistas plásticos, vale decir, la fuente de su esencia, sus obras.

Pero no puede quedar fuera de esta crisis el testimonio de aquellos que hacen posible un evento de esta naturaleza. Consultada por Perfil, una ex colaboradora del equipo comandado por Converti, que pidió mantener el anonimato, explica: “Son 10 mujeres que trabajaron y trabajan para que arteBA sea posible, con un esfuerzo que va más allá del trabajo de oficina. Existe una convicción absoluta de que eso que se hace es valioso, con un compromiso serio y profesional. Tal vez no tienen la visibilidad ni el reconocimiento que merecen o merecían, pero son pieza fundamental para realizarla. La fundación fue afectada económicamente por la pandemia, como todo el país, pero el equipo que la ejecuta es una pieza fundamental para su continuidad y merecen ser preservadas, además, es su trabajo.”

Y como toda debacle propaga sus efectos, están las otras ramas en la realización de un evento, más invisibles todavía. Se trata de los trabajadores en distintos rubros: constructores, administrativos, atención al público, transportistas, y un largo etcétera que también incluye al personal de limpieza. Si la variable de transformación de una feria del arte tan importante está en la cúpula, en su dirección, que esta no se extienda a los trabajadores, con más precarización o lanzándolos al desempleo. Por último queda el público, a esta altura más preocupado por la posible pérdida de un evento cultural que por las rencillas y desplantes de ciertos notables que no ofrecen obra artística alguna.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Omar Genovese

Omar Genovese

Comentarios