DANZA | 18-03-2022 17:38

Cuando el pueblo baila

Cantata. Coreografía: Mauro Bigonzetti. Música: Grupo Assurd, con Enza Pagliara y Enza Prestia. Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín. Dir.: Andrea Chinetti.

★★★★★ Que el Ballet del San Martín haya sumado a su repertorio esta obra es una gran noticia. Mauro Bigonzetti no solo es uno de los coreógrafos europeos más interesantes en este momento, sino que ‘Cantata’ es una obra que luce espléndida en esta compañía vital, diversa, maleable.

No es la primera vez que Bigonzetti interactúa con bailarines argentinos: recordemos su ‘Sinfonía en trelazada’ montada para el Ballet Argentino de Julio Bocca en los 90, y repuesta para el Ballet del Colón en 2015. Sin embargo, la identificación del coreógrafo con nuestra propia idiosincrasia nunca fue tan fuerte como en esta oportunidad.

“Cantata” sorprende con un comienzo coral a ‘bocca chiusa’ interpretado por el elenco. Luego, siempre ‘a capella’, entonarán una canción de cuna en dialecto, con llanto de bebé incluido, donde las chicas son acunadas por sus parejas. Las voces crudas de los bailarines remiten a la expresión popular, visceral, franca, que es la constante que recorre toda la obra. A partir de allí, un torbellino de imágenes rescata lo más profundo de una Italia colorida y pasional, en una artillería visual y dinámica que se precipita sobre el público y lo interpela.

Bigonzetti manipula un lenguaje coreográfico simple y complejo a la vez. Simple, porque hay en su coreografía elementos básicos, ‘a terre’, propios de las danzas populares; pero con una complejidad explícita en las insólitas elevaciones de las bailarinas sobre las espaldas de los muchachos, por ejemplo, o en las intrincadas secuencias de pasos breves, o en los arriesgados saltos detenidos en el aire por otro bailarín. Como sea, se trata de un ballet absolutamente musical, indisolublemente unido a la melancolía que emanan los sonidos del Grupo Assurd y las voces de Enza Pagliara, Enza Prestia y Cristina Vetrone, admirable acordeonista también. Y aquí nos detenemos un instante para agradecer el rescate del rico acervo contenido en esta música ancestral, que hacia la mitad de la obra hace virar el ambiente hacia el desenfreno festivo.

Sin descanso, a lo largo de la escasa hora que dura ‘Cantata’ puede verse una serie de viñetas pueblerinas donde no faltan personajes como el torpe del pueblo y un sensual dúo de mujeres (poderosas Carolina Capriati y Daniela López). Párrafo aparte merece la actuación de Antonella Zanutto, de reciente incorporación a la compañía, prestando su máscara e impactante técnica a un oscuro e intenso personaje. Toda la compañía del San Martín disfruta y se embarca con entusiasmo en este viaje danzado que nos conecta con nuestros propios orígenes. Una obra para ver más de una vez.

En el Teatro Coliseo, dentro del Ciclo Italia XXI, en coproducción con el Istituto Italiano di Cultura. Próximas funciones: desde el 19 de marzo en la Sala Martín Coronado del Teatro San Martín, martes y miércoles a las 20 horas y los sábados y domingos a las 15 horas, hasta el domingo 24 de abril.

Galería de imágenes

En esta Nota

Patricia Casañas

Patricia Casañas

Periodista crítica de danza.

Comentarios