Lunes 3 de octubre, 2022

ECONOMíA | 08-06-2020 13:02

Otro revés para la Argentina por la estatización de YPF

La Audiencia Provincial de Madrid falló en contra de un reclamo del país para evitar el juicio de los fondos Burford y Eaton en Nueva York.

Argentina sufrió otro revés en la demanda del fondo británico Burford y el norteamericano Eaton por la estatización de YPF. Después de que el pasado viernes, la jueza neoyorquina Loretta Preska rechazara el intento del Gobierno de remitir la causa a los tribunales de Buenos Aires, hoy el portal español El Confidencial publicó que el 22 de mayo la Audiencia Provincial de Madrid “dio un portazo a la estrategia” argentina para derribar el concurso de acreedores que desde allí derivó el caso a Nueva York. Por tanto, sigue firme la embestida de Burford y Eaton. 

La maraña de pleitos se originó en la estatización del 51% de YPF que era de Repsol en 2012. Entonces el Estado decidió invertir las ganancias en exploración y producción y dejar de repartirlas entre los accionistas, con lo cual los Eskenazi ya no pudieron pagar lo que le debían a la firma española y a bancos por el 25% que habían adquirido de la petrolera argentina en 2008. Las sociedades con las que los Eskenazi habían comprado ese 25%, Petersen Energía (PESA) y Petersen Energía Inversora (PEISA), entraron en convocatoria en Madrid, donde estaban radicadas. La familia argentina de buena relación con el kirchnerismo entregó su 25% a los acreedores, pero aún les debe 2.000 millones: el 80% a Repsol y el 20% a entidades financieras. Como PESA y PEISA carecían de más recursos para abonar, la justicia española puso a remate una opción a juicio contra el Estado que tenían ambas sociedades. Y ese derecho quedó en manos de Burford y Eaton.

El gobierno de Mauricio Macri había reclamado que esa cesión del juicio en España se había valido de una "simulación del contrato” y que por tanto Burford y Eaton carecían de derechos para demandar a la Argentina en Nueva York. Buscó trasladar la causa del juez concursal español a la Audiencia Provincial de Madrid. Las sociedades de los Eskenazi se opusieron por escrito y la Audiencia falló en contra de la petición gubernamental. Ahora ya no hay opción de apelar y entonces el gobierno de Alberto Fernández deberá convencer al juez concursal. 

En caso de que prospere el juicio por 3.000 millones de dólares en Nueva York, serán Burford y Eaton los que cobren, pero deberán pagar a los acreedores de los Eskenazi en Madrid. Así, la familia argentina se librará de la deuda que mantiene con Repsol y bancos. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Rebossio

Alejandro Rebossio

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

Comentarios