EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 17-08-2022 11:47

COACHING ONTOLÓGICO, UNA DISCIPLINA TRANSFORMADORA

De la Grecia antigua al Siglo 21, un proceso que gana adeptos en todo el mundo.

Aquellos que comprenden inglés saben que “coaching” sería algo así como entrenamiento; ¿pero ontológico de dónde viene? La ontología es una rama de la filosofía que estudia al Ser. Ayuda a interpretarlo distinguiendo sus interacciones, sus comportamientos y sus creencias para intervenir en ellos resignificándolos con el fin de alcanzar objetivos concretos y mensurables.

En este punto siento la necesidad de desmitificar las funciones de un coach. Los coach no aconsejamos, no motivamos, no enseñamos, no juzgamos; hacemos una sola cosa, preguntas. Quién está siendo la persona hoy en día y en quién se quiere convertir para llegar a lograr su objetivo.

Hablamos de una disciplina transformadora ya que lo que hace es cuestionar aquellas estructuras mentales que considera obstáculos en pos de alcanzar un cambio integral. Por tal motivo no existe coaching sin un objetivo por alcanzar, sin una meta a la cuál llegar. Las respuestas a esas preguntas solo las tiene el cliente (no paciente) ya que no trabajamos con psicopatologías, adicciones, etc. Solo trabajamos con personas que tengan la capacidad de cumplir con aquello a lo que se van a comprometer para cambiar su realidad, que dependa pura y exclusivamente de ellos y de su compromiso.

Nuestra vida se basa constantemente en resultados a corto, mediano o largo plazo. Hay objetivos que se pueden obtener generando acciones y si esas acciones no sirven, realizamos otras; pero si con eso no alcanza lo que necesitamos es cambiar el observador que estamos siendo, para desde una nueva perspectiva poder generar nuevas acciones que sí lleguen a ese resultado deseado.

Para realizar este proceso primero debemos adentrarnos en otro término que es el de “Distinguir”.

Qué significa distinguir? Implica separar algo del todo, algo que está, que existe. Sólo que yo como observador no lo veía hasta aquí, no tenía la distinción.
Cuando distinguimos algo, primero lo distinguimos intelectualmente, conceptualizamos esa palabra, le damos otro valor, le damos otro significado. A partir de esa conceptualización intelectual, esa palabra pasa a formar parte de nuestra vida, se incorpora, se introduce en nuestro cuerpo y es ahí donde actuamos de manera diferente. Buscamos aumentar el nivel de conciencia acerca de lo que hacemos, del por qué lo hacemos o para qué lo hacemos. Y es entonces, con ese aumento del nivel de conciencia que conseguimos una capacidad de acción diferente.
Recién en este punto logramos ese cambio de observador que nos permitirá realizar nuevas acciones acordes para conseguir los objetivos planteados al iniciar el proceso de coaching.

Los coaches trabajamos en procesos, ya que se necesita varias sesiones para alcanzar ese nivel de conciencia que nos acerque a los resultados planteados al comenzar.

Te invito a descubrir el coaching!!!

 

URIEL GOLDSTEIN

Coach ontológico profesional (ICF)

IG @COACHINGABIERTO

WA +54 911 41743412

FACEBOOK /coachingabierto

 

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios