Saturday 13 de April, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 05-07-2023 10:20

“Dar todo te vuelve invisible”

(Facundo Olivares – Terapia a Martillazos).

Todos tenemos la necesidad de ser vistos. Reconocidos. Valorados. Es algo inherente al ser humano. Pero a veces vamos por la vida llevando esas ansias por ser reconocidos a lugares extremos. Lugares insanos. Lugares que, paradójicamente, en vez de sentirnos reconocidos, nos sentimos totalmente invisibles.

Hacés de todo para que te vean. Te ocupás de todo y de todos. Das, y das mucho. Y no una vez, ni dos, ni tres. Siempre das todo y no te ven. Y te frustra, y te enojás con el otro y le reclamás. “¿Cómo puede ser que no me valore?” “¿Qué más tengo que hacer?” Parece que nada es suficiente.
Y no. Nunca va a ser suficiente porque nadie va a dar todo por vos. No tienen porque hacerlo y está bien. Se cuidan. Se priorizan. Se valoran.
Nadie va a dar todo porque en ese dar todo se olvidan de ellos mismos; y eso si que es jodido.
No te van a valorar por decir todo que sí. Al “si” le da valor las veces que se dice que “no”. ¿A quién se valora más? ¿A alguien que siempre está disponible o a alguien que elige cuando estarlo?
No te van a valorar porque atiendas todas las necesidades del otro. Al contrario. Es una subestimación implícita hacia el otro. Como si el otro no tuviese la capacidad de ocuparse de sí mismo.
Pero seguís dando, ahí vas ocupando todos los espacios del otro, dando tanto que no le das lugar para que sienta tu falta, tu ausencia. Y acá viene la paradoja. Das todo para que te vean y no te ven, te volvés invisible. Acaparás tanto que el otro termina no viéndote.
Es que nadie valora a alguien que se deja de lado. Nadie valora a quien no se valora.

Grabátelo, tatuátelo a fuego: No te tienen que valorar por lo que hacés por los demás, te tienen que valorar por lo que sos.

Datos de contacto:

IG: @terapiaamartillazos

Cel: 1149168671

Foto: @pablospot

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios