Domingo 25 de febrero, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 04-07-2023 07:54

La teoría se enseña, la experiencia se transmite. Origen de Mentoría para Abogados

.

Desde Rupturas Inteligentes, disfruto plenamente el ejercicio de la profesión, acompañando a clientes en los procesos de sus conflictos legales vinculares.

Un buen escrito, argumento, planteo procesal, es la carta de presentación de nuestro cliente y, por ende, la nuestra, frente a los tribunales.

Una mañana me encontré pensando que nuestros hijos están eligiendo otros caminos:

¿A quién le dejaré mi legado luego de casi 30 años de ejercicio de la profesión? ¿con quién comparto mi experiencia y conocimiento?

El tiempo que transcurre durante el ejercicio de la profesión no es nuestro enemigo, porque nos permite adquirir herramientas, capacitarnos y comprobar esos conocimientos teóricos a través de la aplicación en los casos prácticos.

La facultad tiene una gran deficiencia en la práctica del ejercicio profesional.

Juntar mi experiencia y la deficiencia académica de los planes de estudio en el ejercicio de la práctica profesional, me dio la idea de capitalizar ese vacío.

Me puse a buscar y no había nada como lo que yo imaginaba.

Así surgió Mentoría para Abogados.

Mi idea de mentor era y es,   alguien que acompaña al novel en la formación de abogado, no se limita a contestar dudas sino que comparte con el profesional, las herramientas propias,  para que quién se inicia,  pueda encontrar sus propias respuestas.

Así surgió el primer servicio de la Mentoría, Acompañamiento de Abogado Novel, consta de cuatro encuentros de una hora y media cada uno, donde analizamos los casos del abogado que contrata el servicio y si ese abogado no tiene casos propios, analizamos casos en trámite real de Rupturas Inteligentes. El servicio es uno a uno. Si los abogados son de Ciudad de Buenos Aires o AMBA pueden concurrir conmigo a alguna audiencia.

El segundo servicio, Supervisión de Abogados, apareció para dar respuesta a situaciones puntuales, porque a veces los abogados llevamos un caso que se encuentra estancado y no podemos encontrar la forma de avanzar.  Este es un servicio para el abogado que ya ejerce y lleva sus propios casos. Consiste en poder consultar las actuaciones y determinar qué está impidiendo continuar con el trámite. La idea es similar a lo que hacen los psicólogos que se supervisan entre si en su práctica.

El tercer servicio, Asesoría de Abogados, consiste en efectuar el encuadramiento legal del caso. Dirigido a abogados que tienen experiencia en el ejercicio de la profesión, pero deciden delegar esta tarea.

Tanto en la Supervisión como en el Asesoramiento, tenemos una charla telefónica, la confección de un cuestionario acorde al contexto descripto en el primero de ellos, la revisión de las actuaciones en el segundo, y un encuentro posterior donde se hace la devolución. 

Para más consultas www.rupturasinteligentes.com

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios