Domingo 25 de febrero, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 06-02-2023 09:15

Fracasos repetidos en los tratamientos de fertilidad. ¿Cuál es el límite?

.

En la búsqueda de un hijo la vida puede presentar desafíos que nunca se imaginaron, como, por ejemplo; necesitar ir a un centro de fertilidad, hacer tratamientos de reproducción asistida e incluso puede suceder que no siempre estos tratamientos tengan el desenlace deseado.

Los fracasos repetidos en los tratamientos de fertilidad suelen generar mucho dolor y afectan la autoestima de los involucrados. Es esperable que aparezca tristeza, angustia, miedo, culpa, desesperanza, etc.  muchas veces, los pacientes refieren que sienten que se cierran las alternativas.

Aceptar que los tratamientos no funcionan no es una tarea sencilla y lleva tiempo. Algunos llegan a esta decisión antes, otros más tarde y otros sienten que aún no agotaron las alternativas.

El camino que recorre cada persona es diferente y no poder tener hijos como se deseaba es muy doloroso, es importante no juzgarse con las emociones que aparezcan. Aceptar que no se va a poder de ese modo, implica atravesar otro duelo, es necesario darle lugar, por más doloroso y difícil que sea.

A medida que los obstáculos aparecen muchas creencias que se encontraban al inicio del proceso empiezan a flexibilizarse, pero no siempre .Pensar en tratamientos de mayor complejidad, en donación de gametos, en adopción, en subrogación de vientre, etc, son pasos que se van aceptando o no. Y es fundamental que cada uno pueda ser consciente de sus deseos y de sus límites y ser respetuoso con ellos. Hay que darse el tiempo para procesar, para duelar, y para decidir cómo se quiere seguir.

Los pacientes que deciden frenar y tener una vida sin hijos son aquellos que, tras haber atravesado los sucesivos duelos, aceptan que pueden tener una vida plena y satisfactoria. Son aquellos que logran transformar el dolor y la angustia en un crecimiento personal y refieren sentirse más fortalecidos que antes de iniciar el proceso de búsqueda de un hijo. Sienten que han podido resignificar y revalorizar las otras áreas de su vida que también consideran importantes y seguir teniendo un proyecto de vida interesante.

La finalización de tratamientos no tiene por qué ser el fin del proyecto de familia, este concepto también se redefine en esta altura del proceso donde se conectan con lo que consideran familia en este momento y no con lo que imaginaron en otro momento de sus vidas. Muchas veces también encuentran otras maneras de maternar o paternar. 

Por otro lado, muchas veces los pacientes refieren que  poner fin a los tratamientos les generó alivio. Sienten que  volvieron a recuperar su tiempo y espacio emocional para cuidarse mejor, enfocarse en la familia que hayan consolidado hasta ese momento, enfocar en otros proyectos pendientes y  retomar el control de sus vidas.

Cuando los tratamientos no funcionan, los niveles de angustia y ansiedad pueden ser muy altos, y si así fuera, sugerimos recurrir a una consulta terapéutica especializada. Son procesos difíciles de afrontar y aceptar el acompañamiento terapéutico puede ser necesario ante tanto dolor y situaciones de desgaste psicológico y emocional y aceptar cuándo es el momento de frenar. Suele ayudar a transitar el camino con herramientas, poder hacerse preguntas, poder encontrar las respuestas, hacer los duelos que sean necesarios y llegar a una aceptación que permita avanzar al siguiente paso, sea cual fuere.

 

Lic. Cecilia Lukaszewicz y Lic. Patricia Méndez Torterolo

@bienestarenfertilidad

www.bienestarenfertilidad.com.ar

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios