Lunes 17 de mayo, 2021

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 07-02-2021 12:52

Francisco Saracino: Inocentes tras las rejas, una situación que se repite

¡Conoce más ingresando en la nota!

Podemos entender las causas armadas como aquellas en que la policía fragua pruebas (por ejemplo, "plantando" drogas o armas) para imputar un delito inexistente, o donde las investigaciones son dirigidas contra una persona que en realidad no cometió el hecho. Casi todos los casos de denuncias por “causas armadas” son del conurbano bonaerense.

Hay una serie de malas prácticas enquistadas en el funcionamiento de la policía y el Poder Judicial: patrones sistémicos que son el caldo de cultivo para que un "perejil" termine tras las rejas. Estos van desde información falsa dada por policías y atribuida a testigos de identidad reservada o informantes anónimos, confesiones obtenidas a la fuerza, la manipulación de ruedas de reconocimiento hasta la manera en que se producen, custodian y valoran las pruebas.

A mi entender, un gran problema es que muchos jueces son complacientes con este tipo de irregularidades. La posibilidad de que un juez dé marcha atrás en esos casos es casi nula, porque implicaría reconocer un error judicial grave: haber encarcelado a una persona que no es culpable.

Todo abogado defensor que se precie de tal debe pedir la nulidad de dichos actos, por encontrarse viciados. Con el primer acto ilegítimo declarado nulo, que se conoce en el derecho norteamericano como la doctrina del “fruto del árbol venenoso” no solo se invalida la prueba ilegalmente obtenida, sino además la que “era consecuencia de ella”.

Algunos jueces de Garantías de la Provincia de Buenos pretenden que en las “causas armadas” los defensores acreditemosla denominada “prueba diabólica” (CSJN-Fallos, 315-II:1361), la que requiere se demuestre que no se hizo lo que no se hizo, lo cual resulta absurdo. 

Aunque no existen cifras oficiales de cuántas personas están o estuvieron detenidas por delitos que no cometieron, por causas armadas o condenas erradas, los organismos estatales y las organizacionesde derechos humanos coinciden en que esas historias son apenas la punta del iceberg: Serían muchos más los casos que no llegan a ver la luz.

La Defensoría ante la SCBA lleva desde el 2000 un registro que suma más de mil causas armadas por la policía y el MPF. Desde mi íntima convicción espero que eso algún día cambie.

Datos de contacto: Estudio Saracino – Alicia Moreau de Justo 1150, piso 3, of. 306, CABA - Tel: 011-53534899

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios