EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 09-12-2020 17:48

Lic. Vanina Garro Bustos: alimentación inteligente

Nueva tendencia de alimentación natural, sin harinas ni azúcares y “plant-based”.

El estrés y la inmediatez de la vida moderna, donde se cocina poco y abundan los alimentos procesados y ultra procesados, sumado a la presión constante -directa e indirecta- de la publicidad y el acceso exagerado a éstos productos, son los principales factores de riesgo para la aparición de enfermedades relacionadas con la alimentación, y que afectan nuestro organismo, al margen del alto impacto y costo ambiental que implican.

La “nueva normalidad” exacerbó la dificultad para relacionarnos saludablemente con los alimentos ante situaciones de estrés e incertidumbre. Este 2020 atípico y complejo me presentó un nuevo objetivo centrado en analizar, investigar y reflexionar sobre las actuales tendencias en el abordaje alimentario, basados en estrategias y modelos de alimentación tales como “Alimentación Consciente y Funcional”, “Agricultura Sustentable”, “Nutri-aging”, “Plant-Based”, “Low Carb” entre otras, y la relevante relación que existe entre nutrición-intestino-cerebro, tanto  a nivel bioquímico, biológico, metabólico e  inmunológico.

Este desafío es el corolario de una percepción y visión que tanto en el consultorio, como en el ámbito universitario como docente e investigadora, me propuse hace unos años poner en práctica, promoviendo una alimentación sostenida en estos conceptos, que le brinde a las personas herramientas para fortalecer su nutrición, optimizar su salud y generar buenos hábitos para una vida longeva y saludable.

Este nuevo paradigma de alimentación inteligente, que nos invita a introducir en nuestra vida alimentos de origen natural y menos procesados, otorga grandes beneficios en la salud, previniendo enfermedades crónicas no transmisibles y degenerativas (cáncer, diabetes, hipertensión, alzhéimer, párkinson, artritis  entre otras). Además, esta nueva tendencia según estudios relacionados al “anti-aging”, han demostrado que consumir alimentos fuente de “antioxidantes”, fortalecen el sistema inmune combatiendo el proceso natural de envejecimiento.

Estas alternativas propuestas, enfatizan la modificación de hábitos alimentarios saludables pero también ambientales, ya que lo que comemos influye directamente en “qué” y “cuánto” se produce para satisfacer esta demanda, y en este punto no debemos desatender el impacto ambiental que el consumo no sustentable ocasiona, para alcanzar una armonía entre alimentación, nutrición, salud y medioambiente

Datos de contacto: Vanina Garro Bustos - Lic. En Nutrición MP.p 5111 - Esp. En Educación Superior - Esp. En Salud Social y Comunitaria - Docente e Investigadora de la Facultad de Salud. Universidad Nacional de San Luis.

Consultas: Instagram y Facebook: @sinazucarsinharinas_please  -Amine (San Luis). Turnos: +54 92664205081- Pelvine (Recoleta.CABA)   +5491157418578. 

PH: Luci Moyano

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios