Lunes 26 de febrero, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 04-12-2023 09:42

¿Por qué el estrés nos predispone a tener desórdenes emocionales? - Brand

Ansiedad, depresión y ataques de pánico.

Como se sabe, el pánico, la ansiedad y la depresión son desórdenes que tienen una prevalencia alta con respecto a algunas décadas atrás. El aumento de las dificultades de la vida diaria hace que nuestro organismo se encuentre sometido muchas veces a altos niveles de estrés sostenido en el tiempo. Por lo tanto, tenemos que trabajar en la estabilidad de la salud mental para poder disfrutar de una vida plena y feliz.

El estrés crónico, sobre todo en fase de agotamiento podría estar implicado en esta problemática. Se ha estudiado que el aumento de cortisol liberado por la glándula suprarrenal en la fase de agotamiento sería responsable de cambios funcionales en el cerebro, dejándonos más propensos a la ansiedad y la depresión.

El estrés es la respuesta del organismo ante una mayor demanda o amenaza y consta de tres grandes fases. En una primera fase se percibe la amenaza, el cuerpo activa el sistema nervioso autónomo, que desencadena la liberación de hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina. Aquí se produce una reacción de "lucha o huida", se experimenta un aumento en la frecuencia cardíaca y la respiración se vuelve más rápida y superficial. Si la amenaza persiste, el cuerpo intenta adaptarse continuamente para hacer frente al estrés crónico. En esta fase, el cuerpo sigue liberando hormonas del estrés, pero a un nivel más bajo que en la fase de alarma. Pero si el estrés persiste durante mucho tiempo, el cortisol en sangre puede llegar a un nivel de toxicidad para ciertas estructuras cerebrales.

El agotamiento prolongado puede provocar, entonces, cambios a nivel fisiológico, cognitivo, conductual y emocional. Se activa el sistema nervioso simpático y se inhibe el sistema nervioso parasimpático, que está asociado con la relajación y la recuperación, pueden aparecer problemas digestivos, insomnio. Etc. y se hace más difícil la recuperación después del estrés.

A nivel emocional suele aparecer irritabilidad, dificultad para gestionar correctamente las emociones, puede hacerse notoria la rigidez cognitiva (incapacidad de pensar de una manera alternativa ante un mismo evento), y un marcado aumento de la sensibilidad a los estímulos internos y externos.

Resulta imperativa la adopción de estrategias para manejar el estrés, como la práctica regular de ejercicio, técnicas de relajación, y la gestión emocional, para mitigar estos efectos negativos en la salud mental. Buscar apoyo profesional, puede ser fundamental para abordar y gestionar el estrés crónico de manera efectiva.

Lic. Flavia Cerutti. Psicóloga y Maestranda en innovación Educativa.

Mp.13357

Consultorio Online.

WhatsApp: https://wa.me/543512805422

Instagram y tiktok: @psicologa.fla @liberatedelpanico

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios