Sunday 14 de July, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 29-11-2023 12:20

Sentar las bases para el futuro - Brand

En un escenario donde las predicciones sobre el futuro son inciertas, Luisa Andreoli neuropsicoeducadora resalta la necesidad imperiosa de redefinir la educación actual para preparar a los niños para un mundo que cambiará de manera vertiginosa en las próximas décadas.

“Lo que los niños aprenden hoy probablemente sea irrelevante para dentro de 20 años. Debemos garantizarles una educación que aborde los 4 pilares fundamentales para su desarrollo; cognición, metacognición, salud mental y ética ciudadana. Sin eso seguiremos fracasando como sociedad” enfatiza la neuropsicoeducadora Luisa Andreoli.

- Entonces, ¿cómo considera que debería adaptarse la educación para preparar a los niños frente a la incertidumbre del futuro?

Si pensamos en un sentido amplio, podríamos decir que la educación tiene como finalidad aleccionar a los alumnos para que puedan adaptarse a la realidad que les tocará vivir según las hipótesis de lo que sucederá en un futuro. Pero la realidad es que por muchas predicciones que se hagan, nadie sabe con exactitud qué nos aguardará a mitad de siglo.

Por ello, frente a este contexto surge la pregunta ¿cómo educar y qué métodos de aprendizajes son necesario incorporar para que aptitudinal y mentalmente los jóvenes sean menos vulnerables?  A la vez reflexionar sobre ¿cuáles son las consecuencias que nos esperan en este futuro inmediato si no logramos nivelar y brindarles a todos los miembros de nuestra sociedad una formación aggiornada que les permita reinventarse o capacitarse en algún tipo de oficio o habilidad particular?, ¿qué ocurirrá una vez que las inteligencias artificiales y la bioingeniería tomen las riendas en varios ámbitos, abriendo lugar a nuevas formas de trabajo dejando al mismo tiempo otras obsoletas? ¿Cuáles serán los costos sociales, económicos y en materia de salud y seguridad si no hacemos nada al respecto? Por eso, estará siendo necesario no solo actualizar la currícula tradicional, sino además crear nuevas escuelas para adultos.

- Según su mirada ¿qué es lo esencial para que un niño logre triunfar en su vida adulta?

Bueno, en parte las neurociencias nos ayudan a contestar esto; una persona “triunfa” cuando es capaz de identificar un objetivo y luchar por ello más allá de los contratiempos y dificultades. Por lo tanto, se requiere de ciertos ingredientes como la autoestima, autoconfianza, autoconocimiento, valentía y resiliencia.  Se sabe que el cerebro usa las mismas áreas para las emociones negativas que para centrarse en un objetivo específico. Por lo tanto, un niño que desarrolla mayor control cognitivo estará más entrenado para enfocarse, superar contratiempos, tendrá mejor salud, economía, relaciones personales y éxito académico.

- ¿Cómo sería un modelo educativo basado en resaltar la individualidad de cada niño?

Cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia y sin dudas este debería ser el desafío educativo fundamental. Los avances en los últimos años desde la neuropsicología y la neurociencia revelan que la mente es modular, que existen redes de neuronas diferenciadas especializadas en diferentes tareas. Y esta nueva forma de entender la inteligencia, implica una nueva forma de trabajar en el aula y estimular a los alumnos.

Conocer cómo aprenden, reconocer lo que los hace singular, cultivar la creatividad, conocer sus aspiraciones, cuáles son sus motiv-acciones (motivos para pasar a la acción), son los aspectos que posibilitan que se superen a ellos mismos en el tiempo. Podemos ignorar estas diferencias y suponer que todas nuestras mentes son iguales. O tomar las diferencias para explorarlas y desarrollar su potencial.

- ¿Cuál es el desafío principal al que se enfrenta la escuela en la actualidad, según su perspectiva?

Está claro que la escuela no debería vivir al margen de los nuevos tiempos, de las grandes transformaciones culturales y científicas que se están gestando. Sin embargo, en la actualidad los tests y currículums tradicionales suelen unificar a todos los alumnos pasando por alto las inteligencias múltiples, cuando en realidad la diversidad de aptitudes de los niños podría ser evaluada de otra forma y permitir desde edades tempranas potenciar aquellas áreas en las que cada niño destaca. Por eso cuanto más sepan los maestros distinguir las aptitudes de sus alumnos mejor podrán ayudarlos a desarrollarlas. Pero para esto necesitaran primero ellos adquirir distinción de las propias. Las inteligencias múltiples no niegan la importancia de los temas tradicionales del currículum en educación infantil, primaria y secundaria, sino que trata de descubrir las aptitudes en las que cada niño destaca y que puedan ser luego formas creativas de integrarse en su trabajo y vida adulta.

- ¿Qué beneficios y por qué sería importante dedicar más tiempo a estimular esas inteligencias múltiples?

Para atender adecuadamente a los niños y adolescentes que sistemáticamente se desmotivan y fracasan en la escuela. Porque la hegemonía de las inteligencias ha bloqueado la oportunidad de hacer frente a la diversidad de necesidades y desafíos de nuestra sociedad. Porque no todo el mundo tiene los mismos intereses, aspiraciones y capacidades. No todos aprendemos de la misma manera. Y porque cuando una persona no se dedica a tareas, profesiones u oficios para lo que es a fin, pierde vitalidad y alegría en el medio.

- ¿Cómo definiría una educación inteligente y como contribuiría eso al progreso de la sociedad?

Podríamos decir que la inteligencia es un potencial para procesar información del entorno y utilizarla para resolver problemas o crear productos y servicios que sean de valor para una sociedad y su cultura. Por lo tanto, una educación inteligente se lograría con un tipo de escuela que sirva de ensayo para lo que será luego la vida real. En este sentido, podría implementarse por ejemplo el método ABP de Aprendizajes Basados en Proyectos. Un método de enseñanza orientado a ejercitar el pensamiento crítico, el debate, detectar problemas reales, la resolución de problemas, la toma de decisiones, el discernimiento, la puesta en marcha, el pasar a la acción, el mantenimiento del esfuerzo y aplazamiento de las recompensas inmediatas, la creación de metas a largo plazo; la constancia, entre otras. Todas habilidades que deben ir hacia el cuerpo, que no pueden ser educadas desde la palabra.

- ¿Creé qué nos animaremos a ir por algo nuevo?

Eso dependerá de todos. Si sé que estamos frente a una gran posibilidad y que hagamos lo que hagamos, estaremos reescribiendo las reglas del juego. Elegiremos entre unir a la sociedad, capacitarla, la salud y el progreso, o lo burdo y el estancamiento.  ¿Lo seguro? es que nos queda mucho por andar y que las cartas ahora se están repartiendo de nuevo.

[email protected]

IG: @luisa_andreoli_

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios