Lunes 23 de mayo, 2022

EMPRESAS | 17-03-2021 15:57

Economía del conocimiento: la guerra por el talento 3.0

El incremento de servicios tecnológicos, frente a la paradoja de la escasez de recursos humanos.

Los avisos de búsqueda se contraponen con la realidad del mercado laboral argentino. Las empresas solicitan nada menos que 1.000 personas para ocupar diferentes cargos. Y lo más sorprendente es que no tienen la respuesta esperada. “Hay más demanda que oferta”, admiten todos y cada uno de los ejecutivos consultados. El dilema no es casual y tiene su explicación: la brecha cambiaria. No es para menos: en su conjunto, generan 440 mil puestos de trabajo.

El sector que está sufriendo esta situación es el de la “economía del conocimiento”. Son las que intentan atraer a profesionales con dificultad. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón de este fenómeno tan particular? “El panorama es complicado. Este sector competía entre empresas, en un mercado tradicional. Pero hoy tienen competencia fuera del sistema. La gente se va, pero no a empleos regulados, sino a otros que están por afuera: se pagan en el exterior”, detalla Luis Galeazzi, Director Ejecutivo de Argencon.

La escasez de recursos se centra en aquellos que utilizan las habilidades “STEM” (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, en inglés). “Son las que salen de las facultades de Ingeniería o Exactas”, explica Galeazzi. “Esto recrudeció por el aumento de la brecha cambiaria. Siempre hubo una parte del trabajo que se hacía en el formato ‘free lance’. Las empresas contrataban a individuos para completar un equipo. El problema es que esos free lance que pagaban impuestos y estaban regulados, se fueron al mercado informal, cobran afuera y no pagan tributos en el orden local. Es una competencia desleal con el trabajo de las empresas que están sujetas a las reglas locales”, se explaya.

En alerta. La preocupación del sector corporativo se basa en que el trabajo se haga cada vez más individualizado y se transforme al empleado en un “comercializador” directo de sus servicios, lo que, desde la óptica empresarial, “empobrece el ecosistema”. “Creemos que nuestros productos solo pueden ser tan grandes como los Googlers que los crean. Y sabemos que conseguir estos talentos muchas veces es difícil”, admiten desde Google Argentina. Un alto ejecutivo del sector profundiza en el diagnóstico: “Una empresa no es solo un ente que produce y factura. También es una escuela que forma. Cuando una compañía pierde su capacidad de reunir a sus recursos humanos y educarlos, se pierde la escuela. Toda economía requiere de empresas que maduren y desarrollen recursos humanos; la idea del personal al trabajo individual empobrece al ecosistema. no genera escuela, sino el sálvese quien pueda”.

¿Cómo compiten las compañías con el actual escenario? “Hay que trabajar mucho en lo que es la propuesta de valor integral y en el propósito que formula la compañía. Nosotros nos focalizamos en negocios responsables. en la responsabilidad e impacto en lo comunitario, propuesta de valor de formación, y la posibilidad de acceder a certificaciones, que es muy importante en este rubro”, indica Alejandra Ferraro, HR Latam Lead de Accenture.

La ejecutiva explica que “hay mucha demanda de niveles intermedios, estudiantes y de mucho nivel profesional. tanto en tecnologías tradicionales como las nuevas para hacer frente a esa demanda”. La tendencia de la compañía es ascendente: en 2008-2009 se reclutaban en América Latina hasta 4.000 personas, de las cuales 1.000 ingresos eran para la operación argentina. “Muchos meses estamos ingresando 350 personas por mes. Somos muy demandantes”, agrega Ferraro.

Buscados. ¿Qué tipos de perfiles se demandan? Responde Carolina Miranda, Talent Acquisition Director de Mercado Libre: “como empresa de tecnología, los perfiles IT son muy importantes, con oportunidades en todos los niveles y de formación variada. En ese sentido, una de nuestras prioridades es formar equipos diversos e inclusivos. Buscamos personas que vibren con nuestro ADN emprendedor, que quieran tomar riesgos y potenciar el trabajo en equipo”.

Para la selección, en Mercado Libre llevan adelante un proceso “estructurado” que en diferentes instancias “evalúan el trayecto de cada persona y, fundamentalmente, dos pilares: la agilidad de aprendizaje y la alineación con la cultura de nuestra empresa”. “A la hora de sumar a alguien, no hacemos tanto hincapié en el conocimiento técnico o especializado, ya que eso se puede aprender fácilmente. Lo más importante para nosotros es la agilidad que una persona tenga para aprender (incluyendo sus errores) y las ganas de vibrar con nuestra cultura; todo lo demás lo enseñamos”, agrega Miranda.

Hoy, en el mundo corporativo aseguran que los puestos más requeridos están vinculados al área de tecnología en general. Por eso, las empresas apoyan diversos programas que contribuyen a generar mayor interés por carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y para cerrar brechas sociales y de género vinculadas a estas carreras. A través de una alianza con el Programa Entropía de la UTN, Mercado Libre aporta 400 becas para que chicos de escuelas públicas puedan ingresar a carreras de ingeniería.

“Hay más demanda que la gente que encontramos. Debemos desarrollar, formar, ofrecer certificaciones. La mayor innovación y creatividad sale de los equipos diversos. En este rubro, el porcentaje de mujeres que estudian tecnología es muy baja”, cierra Ferraro.

Estrategias para conseguir un bien escaso: los recursos humanos adecuados.

por Marcelo Alfano

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios