Viernes 30 de julio, 2021

EMPRESAS | 19-03-2021 17:40

Telefónica busca socio o comprador

La compañía está tras un "experto en mercados regulados" para hacerse cargo de una operación que perdió atractivo y tiene un futuro gris.

El cartel ya está puesto hace rato y la coyuntura dieron la razón a quiénes decidieron no batallar más en este mercado. Telefónica de Argentina está ofrecida al mejor postor. No sorprende porque es una historia que se remonta a una decisión estratégica tomada por la asamblea de accionistas en Madrid y que implica una reconfiguración global de la empresa que, casualmente, pudo transformarse en una A fines de noviembre de 2019, la empresa anunció que se concentraría en mercados estratégicos como España, Reino Unido, Alemania y Brasil; con lo que la operación en los países que anteriormente pertenecían a Hispam Norte (Colombia, Ecuador, Venezuela y México) e Hispam Sur (Argentina, Chile, Uruguay y Perú), iban a conformar un solo bloque: Telefónica Hispanoamérica.

Los dos grandes mercados de la región se bifurcaron: en Brasil tenía una posición relevante, pero en México inmediatamente le colocó el cartel de “se busca socio o comprador”. Es que, aun siendo el segundo de la región, allí reina el imperio de Carlos Slim (en nuestro país representado, por ahora, con la marca Claro).

Anteriormente ya se había desprendido del negocio de telefonía móvil en Centroamérica y se retiró dejando ese mercado que en conjunto atendía a casi 13 millones de usuarios a América Móvil (Claro) y Tigo.

El bloque al que se puso en marcha la búsqueda de socios locales abarca las operaciones de en las filiales de México, Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, Ecuador, Uruguay y Perú. En su último balance conocido representaba aproximadamente 20% de la facturación del grupo de telecomunicaciones español.

Las alternativas que explicitaron las autoridades de Telefónica incluían la asociación con empresas locales o incluso la venta, si existía un genuino interés y el precio era el estimado como conveniente. Hay dos países en que las cosas han ido de mal en peor: Venezuela y Argentina. No hay que ser muy sagaz para explicar las razones que ansían poner fin a un mercado que supo estar a la vanguardia por su fuerte expansión. Pero la maraña de controles y la multiplicidad de tipos de cambio, principalmente, achicaron e hicieron inviable el negocio.

En cuanto a las cifras, la pandemia también las afectó en 2020. Los ingresos de Telefónica en su unidad Hispam, cayeron un 17,9 % en 2020 hasta € 7.922 millones, a causa de la depreciación de la moneda en la región y el impacto del coronavirus. En el caso particular de Argentina, Telefónica Argentina facturó € 1738 millones, un 19,6 % menos que el año anterior. O sea, apenas dos puntos más de caída que el promedio de la región. Los beneficios fueron de € 355 millones, un 28,9 % menos.

Sin embargo, la decisión de arriar su bandera tiene una larga historia. En nuestro país, hace 20 años que nunca pudo volver al paraíso tarifario del que gozó desde su privatización hasta el estallido de la convertibilidad y la pesificación de sus balances. El último año también tuvo varias noticias adversas que fortalecieron su decisión: el control de precios, la declaración de servicio público de su oferta y las restricciones cambiarias que amenazan devaluar aún más su lugar en el conglomerado.

Interesados nunca falta. Es más, en estas semanas se autoproclamó como firme candidato el Grupo Olmos, que gestiona medios de comunicación (Crónica TV, Diario Crónica, Diario BAE Negocios y Revista 23, entre otros) y empresas de servicios (medicina y seguros) vinculados con las obras sociales sindicales. Quizás recordando a lo que ocurrió hace una década con el traspaso de C5N y Radio 10 al holding oficialista de Cristóbal López o recientemente con la venta de Edenor al grupo de Vila-Manzano, algunos ven en esta empresa algunas de las atribuciones que fortalecieron la posición negociadora de los mencionados anteriormente: aceitadas relaciones con el Gobierno y su expertise en “mercados regulados”.

¿Alcanzará para quedarse con Telefónica? En Madrid no ven con malos ojos salir totalmente de este laberinto, pero trasmiten que no tienen apuro. No tienen urgencia por liquidar a cualquier precio y son menos vulnerables que los que son “invitados” a vender, y como decía don Corleone, no se podrían rehusar. Nuevamente, será parte de una larga negociación con tiempos con fuerte ritmo político.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Comentarios