Domingo 22 de mayo, 2022

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 29-05-2020 11:55

El plan K para “el día después”

El Gobierno se enamora de la táctica de acribillar cualquier vestigio de normalidad pasada, para hacer del virus su profecía autocumplida.

Tanto en el oficialismo como en la oposición, se empieza a hablar del plan para “el día después”. Un poco ansiosos y un poco previsores, todos piensan cómo será el país cuando termine la cuarentena y se haya resuelto -bien o mal- el nuevo default de la deuda externa. Para aprovechar la oportunidad que, según varios opinadores, ofrece la pandemia, el Gobierno ya discute su estrategia de ataque para controlar la difícil Argentina que viene. Y para muchos kirchneristas, cada vez más, el gradualismo que insinuaba el primer Alberto Fernández ya no es una opción.

 

La idea que manejan en torno al Presidente es ensayar una especie de “blitzkrieg”, la táctica de guerra relámpago que revolucionó las artes bélicas en el siglo pasado. La clave es lograr un shock en las filas enemigas, aplicando distintas fuerzas combinadas en los puntos débiles del adversario, avanzando hacia nuevos objetivos, pero a la vez cercando a los hostiles hasta neutralizar cualquier tipo de resistencia o contraataque. La misión es obtener una victoria rápida, sin discusiones ni desgastes propios de una campaña prolongada.

 

Alberto Fernández mencionó -y lo reforzó el noticiero de la Televisión Pública esta misma mañana- sus ganas de cambiar el IVA y otros impuestos regresivos, lo cual sugiere que el proyecto de Carlos Heller y Máximo Kirchner implicará mucho más que una contribución de emergencia exigida a los ricos. La reforma impositiva será apoyada por la reforma judicial, que viene acompañada por un operativo clamor de dos caras: por un lado, desactivar rápido las causas contra Cristina Kirchner y sus “presos políticos”, mientras se acelera el juicio y castigo integral a la herencia macrista. En el plano financiero, se está reforzando el cepo cambiario al máximo, con la fantasía de volcar a la circulación general los miles de millones de dólares argentinos guardados “bajo el colchón”. Y apenas salga de su reposo médico, Ginés González García tiene al tope de la agenda la reformulación económica del sistema de salud.

 

En definitiva, el oficialismo se tienta con la posibilidad de acribillar por sorpresa cualquier vestigio de normalidad pasada. Sea cierta o falaz la idea de que el Coronavirus vino a poner el mundo patas para arriba, el gobierno de científicos insiste en esta profecía autocumplida.

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Columnista de Noticias y Radio Perfil.

Comentarios